EL “PERFECCIONISMO” Y LA SATISFACCIÓN DE HACER LAS COSAS BIEN


Siempre estamos insatisfechos con lo que hacemos, más en nuestro sector de las autoescuelas lleno o pleno de “divinos” como uno de Adra en Almería. El “perfeccionismo” nunca te lleva a la “excelencia” como muchos pretenden o creen con sus raros pensamientos. Tampoco la exigencia te lleva a la excelencia.

Los perfeccionistas nunca tienen paz  y apenas disfrutan de la vida o nada les satisface. Aunque hayan hecho las cosas bien, siempre piensan que podían haberlas hecho mejor. Son extraños animales de la vida, muy próximos al “yoismo” y “narcisismo“. Un caso especial lo constituyen las damas, intentan ser las madres perfectas, “algunas,” las esposas perfectas, las hijas perfectas,las amigas perfectas o las hermanas perfectas. Por donde transitan o caminan necesitan la mejor y única perfección, porque si no son perfectas, o no se ven a sí mismas de esta forma, no se sienten figuras ni líderes. Los “perfeccionsitasson críticos consigo mismo y, no menos, con los demás, y se concentran solo en los errores, menos en las virtudes. Siempre evitan correr riesgos para no equivocarse. y, en esa batalla o carrera por obtener la perfección, no arriesgan ni hacen nada, por miedo al error o la equivocación.

Revisan todo lo que hacen cantidad de veces, son extremadamente obsesivos con la perfección. Tienen la constante sensación de que siempre les falta algo para hacer las cosas perfectas Tengo un primo/hermano regional que padece de esta enfermedad o delicia. Digo delicia ya que él goza con estas tareas que casi le producen orgasmo o sentirse un verdadero artista o próximo a Picaso o Dalí. Cierto es, que sus tareas las hace de forma “excelente“, “exquisita” y le envidio.

El perfeccionismo, si no eres fuerte de carácter, puede llevarte a la depresión o frustración si no te sale bien el conseguir tus metas. Este tipo de personajes asocia su “autoestimaa sus éxitos o logros personales. Si consigue algo se siente bien, y si no lo alcanza, siente mal por la disminución de su autoestima que está relacionada  con su capacidad creativa de hacer cosas. <<La perfección es una pulida colección de errores>> Mario Saltz

Muchas veces el perfeccionista establece periodos de tiempo inalcanzables. De esta forma termina por sentirse frustrado, porque nunca llega a conseguir sus objetivos, que son imposibles y elevados, por lo que vive en una constante  y excesiva preocupación por el concepto que los demás tengan, el “perfeccionista” busca permanentemente, sin importarle los cotillas” profesionales. Esas personas sufren por todo, no quieren quedar mal con nadie, sufren mucho cuando les critican. Suelen repetir una tarea cantidad de veces hasta que les sale bien, jamás se sienten satisfechos, aunque en esa repetición gasten o pierdan energía y tiempo. Su forma de pensar es que: todo tiene que salir perfecto. Todo tiene que ser blanco, no permiten el gris  y el negro ni de coña. Siempre piensan en lo que los demás opinan o creen. Son personas dignas de admirar por su valentía y predisposición para el trabajo. Son negativos en su forma de pensar y rígidos en su manera de hacer las cosas. Tienen la mentalidad del “todo o nada“, de pensamiento polarizado en extremos, por el que cree  que solo puede elegir entre dos opciones ; bueno o malo, bello o feo,  perfecto o imperfecto. Tiene siempre presente la teoría de que: <<Querer es poder>> Si realmente desea algo, lo va a lograr, lo cual entra en el concepto de “voluntarismo“. Es la creencia  de que con solo tomar la acción de activar la “voluntad” uno logra todo lo que desea. Siempre tiene los ojos puestos en la meta.

El perfeccionista tiene un solo defecto, muchas veces no logra sus objetivos porque necesita además  el “equipo” y los principios necesarios. Es lo mismo que montar a caballo, tener los ojos puestos en la meta, pero nunca detenerse a mirar el caballo en que se monta si tiene hambre o sed o si puede llegar a su destino. Se exige a si mismo y exige a los demás porque pone sus ojos solo en la meta, con el pensamiento de que:<<Hay que llegar cueste lo que cueste y de la forma que sea>>, sin evaluar si cuenta con los recursos necesarios para hacerlo. Se olvida de estas palabras sabias de William Shakespeare: <<Procurando lo mejor, estropeamos lo que está bien>> que también se puede aplicar a los detractores del sistema PxP.

                                                                       JMLM del NW

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.