¿POR QUÉ SE PRODUCEN LOS SINIESTROS DE TRÁNSITO? ¿QUÉ SE HACE PARA EVITARLOS?


Todos sabemos y es un tema muy debatido por los expertos e investigadores de los siniestros en el tránsito y, que los define claramente  la Organización Mundial de la Salud (OMS) como: una “pandemia” (enfermedad), por tanto, el accidente es un problema de “salud pública“, que hace años atrás esta misma organización adoptó como tema mediante campañas anuales con la fórmula de :<<El accidente no es accidental>> Pero años antes, el eminente científico y genio Albert Einstein declaraba que: << lo malo de los accidentes, es lo poco que sabemos de por qué se producen y lo poco que se hace para evitarlos>>.

Sin duda, nada de cuanto nos sucede a los humanos como individuos, a lo largo de nuestra existencia, obedece al azar. Incluso los hechos más irracionales e incomprensibles para nuestra inteligencia obedecen a la “causalidad“, ya pueda ser descubierta o desvelada  en algún momento, ya permanezca oculta para nuestra comprensión.

Siempre el “accidente” ha estado enmarcado y rodeado de una imagen de “azar“, de generación espontánea e “imprevisión” excluidos o ignorados en su propia definición. Sería, de la misma forma, irreal creer que los accidentes son cuestiones del destino o fruto de la casualidad que, por consiguiente, están fuera de nuestro alcance o control y no podemos hacer nada para evitarlos, Tanto el optimismo “irrealista” como la aceptación “fatalista” contribuyen de forma peligrosa  a no poner los medios  posibles para evitar la probabilidad de la ocurrencia del siniestro.

Estas creencias han dominado nuestra sociedad gran parte de estos últimos tiempos. Los investigadores y expertos en esta materia descubrieron que: << Los accidentes de tránsito no son acontecimientos fortuitos, impredecibles y dependientes del azar o la suerte, sino que siguen parámetros característicos de distribución, es decir, el accidente  es siempre una consecuencia>>.

Los accidentes y sus creencias, nos dicen que escapan de nuestro control, luego son imprevisibles, No dependen de nosotros, luego son inevitables. Son fortuitos, son debidos al destino y obedecen al azar.

Por otro lado, el “accidente” es un problema definido de “salud“, por lo que no es accidental. Por otro lado es “controlable“, por lo que es evitable. Es un “proceso“, luego es una consecuencia. Es prevenible y previsible

El “accidente“se puede considerar como el resultado final de un desarrollo o proceso en el que se enlazan diversas cuestiones, condiciones y conductas. Los factores importantes que desembocan en un accidente viario surgen dentro  de la compleja red  de interacciones entre el automóvil, el estado de las vías públicas (dependientes de diversos organismos), la normativa y señalización, la regulación externa, finalmente y, más importante, el “factor humano“: el conductor del vehículo y la situación de sus facultades y capacidades físicas y psicológicas, los ocupantes del mismo y demás usuarios de las vías.

Los accidentes de tránsito nos son, por lo tanto, el resultado de un factor simple, sino más bien  el producto de una conjunción de muchos factores que influyen en los mismos.

Los expertos en accidentes de tránsito, coinciden todos que a diferencia de los otros tres grandes problemas de “salud“: el cáncer, las enfermedades coronarias y el SIDA, el accidente de tránsito”  tiene los mayores niveles de evitabilidad, por lo que las investigaciones e intervenciones  deben dirigirse hacia la vacuna de esta enfermedad, o sea,  las estrategias de “prevención de los mismos” mediante una buena educación/formación de los conductores de los vehículos automóviles, como medida de salud prioritaria. Es un error, enfocar, la mayoría de las veces, este tema de seguridad sobre el vehículo, la vía, la norma, la señal, la sanción como medida educadora o reeducadora  olvidando el papel prioritario y más importante que es el “factor humano”  ( la educación y formación del conductor, en estado rutinario y obsoleto en estos momentos, dependiente de la DGT, responsable de este tema)

                                              José Manueñl López Marín

Miembro de la Comisión de Estudios, Proyectos y Legislación de la CNAE

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.