LOS “VALORES” COMO BASE Y FUENTE PRINCIPAL DE LA “MOTIVACIÓN” EN EL APRENDIZAJE DE LA CONDUCCIÓN


Ahora muchos profesionales de las autoescuelas cuando hablan de la educación vial, que es una educación actitudinal, en valores, comportamientos..etc…siempre se insiste y recalca la palabra “valores“…. En su origen, el término “valor” se refiere  a “la valía de algo“. Bajo la influencia de los estudios filosóficos del máximo exponente Nietzsche, el uso del término se amplió en el siglo XIX hasta incluir una interpretación más filosófica. Según el diccionario Webste·s, los “valores” son principios, cualidades  o entidades que los resumen intrínsecamente “valiosos” o “deseables”.”

Teniendo en cuenta de lo asociados que están a los conceptos de valía, sentido, deseo. Los “valores” constituyen en la vida del ser humano aspirante a “aprender a conducir” y “no sacar el permiso de conducir” una fuente primaria y esencial de “motivación“. Cuando nuestros “valores” se ven satisfechos o correspondidos, sentimos satisfacción, armonía o sintonía. Cuando sucede lo contrario, solemos sentirnos insatisfechos, incongruentes o violentados. Me gustaría saber como se sienten esos “alumnos aragoneses” que acuden a “sacar el permiso de conducir” en esas autoescuelas franquicias novedosas y populistas que ofrecen “sacar el permiso de conducir en seis días” mediante sistemas “avanzados y truculentos de memorización de test” para superar las pruebas. ¿Donde quedan los valores, actitudes, comportamientos, ….?.¿ Estos conceptos fundamentales van incluidos en los seis días? Algo falla en el sistema para conseguir conductores, seguros, fiables, habilidosos, diestros, sociables y llenos de valores para prevenir y la toma de decisiones oportunas ante el siniestro de tránsito..Sinceramente, creo que no es una publicidad seria de formación de conductores…..más bien, estrafalaria y mercantilista que mal nos deja como profesionales de la educación/formación de conductores. Estos sistemas nos presentan ante la sociedad como no necesarios, fenicios y decadentes en prestigio.

A modo de exploración de nuestros propios “valores“, consideremos por un momento cómo responderemos a las siguientes preguntas sobre el “aprendizaje de los conductores“: En líneas generales , ¿Qué es lo que nos motiva? ¿Qué es lo más importante para nosotros, que “saquen el carnet de conducir” o que “aprendan a conducir“? ¿Qué nos mueve a la acción al levantarnos de la cama todas las mañanas?

Entre las respuestas posibles podrían  encontrarse: Encontrar el éxito de haber conseguido los objetivos, los elogios de nuestros alumnos, reconocimiento de la sociedad de ser necesarios y útiles para la seguridad vial, de ser responsables en nuestras tareas, de sentir placer del trabajo realizado hacia el bien común el amor  y la aceptación social, de haber logrado los objetivos de haber conseguido conductores seguros y responsables y, de gran importancia, haber sido innovadores y creativos en las nuevas enseñanzas.

Valores como éstos influyen  y dirigen fuertemente los objetivos que nos fijamos que son, en efecto, la expresión tangible de nuestros valores como educadores/formadores viales. Lo más probable es que la persona cuyo objetivo consista en crear un “equipo eficaz”, la mueva el valor de “trabajar con otras personas“, como ya se hizo de forma eficaz, en algún tiempo, en una comisión de Estudios, Proyectos y Legislación de la CNAE, que de forma extraña, quedó sin actividad.  Quien se fije el “objetivo” prioritario de “aumentar” los beneficios, probablemente lo hará porque llena  de satisfacción el “éxito financiero”. De forma similar,la persona que se sienta motivada por la “estabilidad de su profesión” como un valor, se marcará objetivos fiables relacionados con la satisfacción de este valor en su vida personal y profesional. Esta persona buscará  objetivos distintos a los de otras que solo busquen la codicia y el mercantilismo puro, bajo y barato.

Los “valores“de las personas también modelarán el modo en el que puntuará  o atribuirá significado a su propia percepción de situaciones concretas. Ello determinará qué clase de estrategias mentales seleccionará para abordar esa situación, así como en última instancia, las acciones que realizará en ella. Quien valore la seguridad vial, estará constantemente evaluando la situación o la actividad para detectar cualquier “peligro” en estado potencial.

Así pues, los “valores” constituyen la base de la “motivación” y de la “persuasión” actuado de poderoso filtro de percepción.

                                               J.M. López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.