LA LECTURA, LA MEJORA CONTINUA, LA REFLEXIÓN SON EL COMBUSTIBLE Y OXÍGENO PARA MEJORAR LA MENTE DE LOS FORMADORES/EDUCADORES VIALES


La lectura y la reflexión son el combustible para el alma y el oxígeno para la mente. Los buenos profesionales de la formación vial ganadores siempre tienen en su mente la consecución de la mejora “continua “. En ese proceso de perfeccionamiento, los libros constituyen un armamento de incuestionable ayuda y buenos resultados. Muchos innovadores, creativos, ejecutivos, pensadores, emprendedores, profesores de formación vial especialistas en desarrollo de la seguridad vial y, a la vez, personal, han tenido la generosidad  de dejar escritos sus conocimientos, sabiduría y experiencia de muchos años, aunque algunos “inmortales” de nuestra profesión lo pongan en duda. El verdadero “líder” no cae en la soberbia y el orgullo de creer que lo sabe todo e intenta apoderarse o absorber las enseñanzas de aquellas personas mayores , más experimentadas de la vida que con resultados han demostrado ser capaces de conseguir metas que a ellos mismos les gustaría conseguir. <<No todos los lectores llegan a ser líderes, pero sí todos los líderes han sido buenos lectores>>

Dentro de cada profesional de la formación vial existe un “ganador” en potencia, pero muchas veces esa persona/ganadora está aletargada. Muchas veces y con frecuencia, el peso de una educación represora con exceso ha ido finiquitando o aniquilando el estado potencial y de riqueza que cada persona acumula o atesora. No obstante, ese estado potencial es innato, no desaparece nunca. Sólo se necesita activarlo, prender la chispa que hace que explote o arda. A veces, una conversación, un libro, una experiencia determinada o la propia sabiduría de los años pueden hacer que todo se precipite favorablemente o para llegar al buen fin de nuestros deseos o apetencias. Por eso, todos los profesionales de la formación vial líderes están obligados a ser inspiradores, a transmitir a sus compañeros la consigna de que ellos también  pueden convertirse y les gustaría ser buenos líderes en nuestro sector de la formación vial. <<Nunca se sabe cuándo un instante y unas palabras sinceras pueden tener un impacto y trascendencia para toda nuestra vida>>

Hoy podemos ser sabios y pretender cambiarnos a nosotros mismos, si antes eramos o creíamos que eramos inteligentes y pretendíamos cambiar esta profesión de educadores/formadores viales, Todo empieza por ahí, por dar ejemplo en nuestras propias autoescuelas con una “enseñanza de calidad orientada a mejorar la salud pública, y si todos hiciéramos esa tarea, aparentemente insignificante, nuestra profesión mejoraría y se convertiría ante la sociedad como “necesaria” e “imprescindible” generando prestigio para todos. Nuestra profesión ni el mundo necesita héroes, sólo que cada profesional desempeñe su rol con compromiso, seriedad y, sobre todo, con lealtad. <<Para nosotros, tener éxito ha de ser conseguir un equilibrio en todas las áreas de nuestra profesión, no podemos ser exitosos en nuestras autoescuelas como “negocios” si nuestra vida personal es una vergüenza>

El “carácter” es una fuerza del espíritu, es lo que impulsa a que nos lancemos a asumir riesgos. Siendo que el “compromiso” es determinación, lo que nos lleva y empuja a dar lo mejor de nosotros mismos. Por otro lado, la “disciplina” es constancia, que permite construir hábitos que nos conducen a obtener el éxito delante de nuestros alumnos en el aula. <<Es el “carácter” el que nos mueve ,el “compromiso” el que nos pone en acción y la “disciplina” la que nos permite seguir adelante y llegar a nuestras metas>>

Los marinos que saben atar no utilizan ni cuerdas ni nudos, y, sin embargo, nadie puede desatar lo que ellos ha unido. Todo lo que se hace forzado es difícil que sobreviva a largo plazo. Antes o después termina rompiendo o desvaneciéndose. Por el contrario, todo lo que se hace desde el convencimiento, la razón, desde el bien y la ganancia para todos, suele perdurar a lo largo de toda la vida. Las cosas importantes y determinantes de la vida como: el afecto, la lealtad sincera, el compromiso….no se pueden comprar, incluso por mucho dinero que estén dispuestos a pagar. Hay que ganarlas. Las cosas más importantes o valiosas que podemos aportar los humanos son las que damos o entregamos por nuestra voluntad y de manera libre. Para ello tenemos que pensar y recordar, que poseemos sentimientos. Nunca nos olvidemos que “liderar” es movilizar o mover emociones. Dijo Antonio Damaso, premio Príncipe de Asturias: <<No somos máquinas pensantes que sienten, sino maquinas con sentimientos que piensan>>

                                              José Manuel López Marín

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.