Las tareas mal hechas y la falta de autoridad ante el alumno, consecuencias.


Los gatos dicen que tienen siete vidas, nosotros de momento, que sepamos, sólo una. Cada día, de alguna forma, es una pequeña vida, nace y muere todos los días. Cada día es por sí una vida entera. Tenemos que disfrutar y mantener un sentido lúdico de nuestra existencia. El “disfrutar” consiste en saber extraer la esencia y lo notable de cada instante de la vida, tanto en el tiempo de distracciones u ocio como de trabajo en la autoescuela. La intensidad de hacer las cosas bien, es un factor clave e importante de la felicidad. Es necesario saber darle mucho ímpetu a cada instante que vivimos. Estés donde estés y hagamos lo que hagamos, tenemos que intentar disfrutar. Si no es así, busquemos la forma de afrontar el cambio. Realicemos con gusto y agrado lo que hacemos, porque lo lograremos mejor y disfrutaremos de estas nuevas experiencias.

Las cosas en las que no somos buenos profesionales no le interesan a nuestros alumnos y no deberían ser interesantes para nosotros. Sin importar lo que hayamos logrado en la vida, en todo aquello que somos malos profesionales siempre serán mucho más en cantidad que las otras en las que somos buenos y eficaces. No dejemos que nuestras carencias y límitaciones bloqueen nuestra autoestima.  Pongamos esos límites en un lado y entreguemos lo máximo y mejor de todo aquello en lo que somos buenos.

Las “autoescuelas de calidad” son las que mejor resisten a los cambios que se establezcan. También, cuando pasa el tiempo, son las “mejores” las que sobreviven,  mejores experiencias y formación aportan a sus alumnos como clientes. Construir el buen nombre de una autoescuela es una labor de perseverancia y constancia. Una “marca” es buena cuanto mas buenas son sus enseñanzas, productos y servicios. Las chapuzas con el fin de ganar dinero siempre tienen malos resultados y recuerdos; nos son sostenibles a medio y largo plazo.

Si vamos a emprender la aventura en proyectos empresariales de autoescuelas, en estos momentos difíciles y complicados, necesitaremos socios, colaboradores y alianzas profesionales; todo tiene que ver con tener buenas relaciones, fomentar el compañerismo y solidaridad. Para ello es fundamental dominar el arte  de tratar a las personas y, relacionarse con otras personas, exige mucho tacto, flexibilidad, mano izquierda, empatía, asertividad y capacidad de escuchar sobre todo, aparte de una gran  inteligencia emocional y que agrade relacionarse con la gente. Si no nos gustan nuestros clientes/alumnos difícilmente podremos ser sus líderes.

 El rasgo que mejor define a los “perdedores” profesionales de nuestro sector (si así se les puede llamar) es: dedicar mucho tiempo a criticar a sus compañeros por envidia y soberbia, también por mucha ignorancia. Los profesionales de autoescuelas con mentalidad ganadora se dedican más a construir, trabajar y pierden menos tiempo criticando a los demás  con el deseo de  ser líderes y obtener poder. La gente frustrada, por el contrario,  necesita inventar cosas y maldades, hablar mal de los demás para justificar sus insatisfacciones. Quien está a gusto y satisfecho con su profesión y vida, no tiene necesidad de hablar mal de nadie, ni mirar para la puerta de su vecino-

Las autoescuelas que miman, cuidan bien a sus trabajadores y alumnos son las que a la larga obtiene excelentes resultados. Es de sentido común, pero muy pocas veces se aplica. Porque las autoescuelas/empresas no son nada más que personas y son ellas las que marcan la diferencia al generar buenos  resultados, formación y experiencias con sus alumnos.

Si los trabajadores y alumnos están orgullosos de su autoescuela como empresa y centro de formación vial, si se sienten bien atendidos y cuidados; todo lo hará una sonrisa. Cuidar a los profesionales o personas es más esencial e importante que cuidar a nuestros alumnos, porque si cuidamos bien a nuestros  profesores, ellos cuidarán mejor a los alumnos. En las autoescuelas, todo es el resultado del trabajo bien hecho y de las acciones humanas con los alumnos.

                                                        José Manuel López Marin

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.