Una forma de determinar la “motivación” de los profesionales de la enseñanza de la conducción de los vehículos automóviles


Para poder ayudar a otros compañeros, y a nosotros mismos, a llegar a conseguir metas deseadas es importante que tratemos de evaluar todo el sistema de “creencias” abundantes que existen en nuestro sector de autoescuelas o centros de formación vial. Los objetivos, deseos y las acciones  no pueden ser llevados a buen fin con eficacia si hay conflictos, desconfianzas, malestar y duda con exceso entre nosotros. Por otro lado, como demuestra el efecto placebo, las “creencias” y las “presuposiciones” potenciadoras pueden liberar “capacidades” y “potencias subconscientes“, inherentes o ajenas a los profesionales de la formación vial o el grupo, pero que no habían sido movilizadas con anterioridad.

Una forma de determinar la motivación de estos profesionales o de su conjunto consiste en formular una afirmación de creencias clave, que pueden ser significativas para un proceso de “cambio“o “revolución” del sistema establecido. Estas “creencias” pueden ser evaluadas creando una declaración específica de cada una de ellas.

Por ejemplo: A) Lo deseable del resultado.  ¿El objetivo es deseable y nos conviene o vale la pena? B) Seguridad en que el resultado es alcanzable. ¿Es posible alcanzar esa necesidad u objetivo? C) Evaluación de lo apropiado o la dificultad de los comportamientos necesarios para alcanzar el resultado deseado, con independencia de que se crea  o no que lo producirán. ¿Lo que hay que realizar para alcanzar el objetivo es apropiado y necesario? D) Creer en la propia capacidad para producir los comportamientos requeridos para llegar al “cambio ¿Tenemos las “capacidades” necesarias y suficientes para poder alcanzar el objetivo deseado? E) Sentido de la propia valía para realizar los comportamientos requeridos y alcanzar el resultado deseado por todos de un cambio radical en el sistema de formación de los conductores- ¿Tenemos la responsabilidad nosotros de alcanzar ese objetivo deseable de cambio y nos lo merecemos?

Una vez de establecidas estas “creencias“, ¿podemos examinar y calibrar su grado de conformidad  con cada una de ellas?

También suele ocurrir que, como profesionales de la enseñanza de la conducción, deseemos ese “cambio” tan necesario para la formación de los conductores y pacificación del sector con acciones leales y solidarias para conseguir una estabilidad económica, laboral y social de nuestras empresas, a la par generar prestigio y ser necesarios para la sociedad con nuestras tareas cotidianas. Tal vez pensemos: ¿No somos lo suficientemente hábiles, perseverantes, inteligentes y centrados en el problema, etc…, para realizar lo que hace falta para alcanzar el resultado deseado y apetecido del “cambio de formación” hacia el camino de la calidad y frenar todos estos sistemas memorísticos que tanto daño nos hacen?

E incluso, en el caso que como profesionales  deseemos el resultado, pensemos que es posible, creamos que el camino propuesto es el mas adecuado y conveniente para lograr muestra meta, y no dudemos  de nuestras capacidades  para llevar a efecto las acciones necesarias, también es posible que cuestionemos si es o no responsabilidad nuestra realizar las acciones conducentes a lograr el éxito. ¿Esta es cuestión sólo de los expertos? ¿De la administración? ¿Nosotros no pintamos nada en este entierro?

                                            José Manuel López Marín

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.