EXISTE MUCHO TALENTO DESPILFARRADO Y MALGASTADO EN EL SECTOR DE LAS AUTOESCUELAS


En esta vida y en nuestra profesión de formadores viales todos somos grandes a nuestra forma y manera. Lo único que tenemos que hacer es encajar esa grandeza en el lugar adecuado; darle la posibilidad de que se manifieste de forma correcta y clara. No hay nada peor en nuestra profesión que el talento fundido o malgastado. Todo hay que decirlo, existe mucho talento en nuestro sector disipado, despilfarrado y desperdiciado por estar fuera de lugar y de forma no adecuada. El profesional de autoescuela es una pieza del puzle de la profesión de la enseñanza de la conducción hecha vida y realidad. Tiene sus tareas, rol, sólo se trata de situar esa pieza en el lugar adecuado o que le corresponde. Cada profesional tiene la responsabilidad y obligación de encontrar su sitio. La grandeza  esta localizada y existe dentro de todos nosotros; no es coto cerrado de los superdotados y especiales.

Los profesionales que gozan del éxito o consiguen metas singulares, son aquellos concentrados en algo.  Saben que ello les lleva a renunciar a otras cosas, pero no les importa. El mal de la disgregación o dispersión está detrás de muchos proyectos y objetivos frustrados. <<Si tienes dos obsesiones, te sobra una>> James Dewey, biólogo
Por tener un nivel o situación de éxito excelente en nuestra profesión, no podemos dispersarnos y hacer cantidad de cosas. Se requiere un desesperado y obsesivo esfuerzo en tratar de conseguir aquello que queremos o deseamos. Tenemos que poner todo nuestro interés, corazón y nuestra creatividad en tratar de conseguirlo.

La sincronía existe y casi todos la hemos experimentado en algún momento u ocasión. Son instantes en que parece que todo fluye sin esfuerzo ni resistencia, momentos en que las piezas del puzle encajan perfectamente una detrás de la otra. En estos momentos precisos, aparecen los buenos y excelentes profesionales de la formación vial y las oportunidades más idóneas para conseguir algo. Y es que el universo de nuestra profesión siempre apoya y colabora cuando somos coherentes con nuestros sueños y mostramos un compromiso con nuestras decisiones. Nuestros profesionales solamente desean en estos momentos una cosa: “acción“, la palabrería y las promesas sobran. Se pide y se desea un cambio radical en el sistema formativo de los conductores. <<Decidir no es solo decir lo que se puede o  se va a hacer, o lo que se ha dicho que se va a hacer>>  Es comenzar a caminar tranquilo y seguro aunque se tengan dificultades para ver el horizonte o se vislumbre incertidumbre.

Existe un gran poder y fuerza increíble en nuestra profesión cuando tomamos una decisión con la que nos comprometemos y, a la vez, hacemos lo mismo con el sector de las autoescuelas. No somos un “efecto“, sino la “causa” de todas las cosas que suceden o nos suceden. Hagamos un reflexión y tomemos una decisión. Decidamos quién queremos ser. Simplemente, decidamos y tomemos una determinación firme y segura. Si no estamos construyendo una profesión más próspera y llevadera y que seamos mejores, entonces estamos desperdiciando y perdiendo el tiempo.

             José Manuel López Marín

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.