La “voluntad” y condicionamientos que se tratan de eliminar en el sector de las autoescuelas a través de ella


Nuestras vidas y profesión de enseñantes como formadores viales están sujetas a una serie de condicionamientos que intentamos  eliminarlos, la mayoría de las veces, mediante la “voluntad“. Entonces , ¿qué sucede? Un deseo se convierte en dominante y se resiste al resto de los deseos, lo que significa que, en todo momento, está presente todo el problema de la represión, de la resistencia y de la nombrada sublimación, por tal motivo, ¿puede un deseo, del tipo que sea, superar los “condicionamientos” de nuestras mentes? Por lo que : <<Un deseo dominante se impone a los demás deseos, mediante la acción de la voluntad>>

Podemos preguntarnos, si realmente comprendemos lo que implica utilizar la voluntad para liberarnos de algo o para tratar de conseguir y alcanzar algo, verdadero problema en las autoescuelas. A la vista de lo dicho, podemos preguntarnos: ¿Qué es la voluntad? En si misma y de hecho, <<es una forma de condicionar a nuestras mentes>>. En el periodo de acción de la “voluntad “un deseo dominante” sobresale, prevalece o predomina sobre los demás motivos, demandas, solicitudes o peticiones. Sin duda y es obvio que este proceso genera una oposición interna y, por lo tanto,  existe un completo conflicto. Por consiguiente,la “voluntad” no puede ayudarnos a dar libertad a nuestras mentes, no hay ningún otro cambio posible ni “revolución“. Entender y comprender esto requiere una profunda percepción interna, una meditación intensa; no una meditación que consista  en no ver, contemplar algún símbolo, imagen o frase imaginaria, sino esa meditación que revela todo el proceso del esfuerzo.

Meditamos, porque a través de la escucha veremos que sea, a través de la observación de lo que se dice y de mirar el funcionamiento de nuestras propias mentes; nos daremos cuenta que detrás de todo lo que hacen está el esfuerzo por “cambiar”, lo cual es la acción de la “voluntad”, y si escuchamos despacio y atentamente veremos que termina la acción de la voluntad, por lo que, el fin de la acción de la voluntad en si misma es el comienzo de una transformación o cambio radical como se pretende en la actual y activa DGT. Así pues,nuestras mentes se vuelven inocentes, libres de pecados y la verdad solo puede manifestarse en mentes libres, no tóxicas e inocentes. Ninguna búsqueda bajo la acción de la voluntad puede dar tranquilidad a nuestras mentes; estas solo pueden tener tranquilidad cuando han comprendido todo el proceso de la voluntad y del movimiento de ella de tratar de llegar a ser y conseguir lo que se pretende: “formación vial de calidad y obligatoria“. La voluntad termina no a través  de alguna forma o manera de presión, sino únicamente cuando nuestras mentes  realmente comprenden, y al comprender, sucede un cambio espectacular, una revolución transcendental que no pertenece a nuestras mentes, se busca el “bien común” y ser necesarios y útiles ante la sociedad. Sólo esa revolución puede edificar una nueva morada; pero, sin esa revolución, aquellos que lo intenten lo harán en vano, crearán desdicha y sufrimiento, multiplicarán los problemas. ya existentes en el sector.

                                                   José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.