Dia mundial de recuerdo y consideración hacia las víctimas de los accidentes de tráfico y sus seres queridos


Hoy es un día de recuerdos y agradecimientos, digo agradecimientos hacia muchas personas anónimas que trabajan y han trabajado siempre con gentileza y esplendidez por el “bien común” desarrollando una labor encomiable, de elogiar y desinteresada desde hace muchos años, también a autoridades destacadas como el actual Director General de Tráfico Don Pére Navarro Olivella, que no sólo hizo acciones meritorias, de gran valor y eficacia para la Seguridad Vial en España sino que las exportó para los países hermanos iberoamericanos, mereciendo el título de “Apóstol de la Seguridad Vial de Iberoamérica“, como así se dijo y afirmó en un Congreso de Seguridad Vial en la ciudad de Buenos Aires. Al Sr. Don Bartolomé Vargas, Fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial, una persona de gran talante, responsable e incansable en su trabajo, el único que desde su puesto ha comprendido y puesto sentido desde la Administración y ha dado una visión:  <<que luchar por la disminución y erradicación de los siniestros de tráfico es una actuación legítima, importante y a no descuidar>>, son hombres que van ganando vidas todos los días y serán recordados siempre por la magnitud de su trabajo, también, muchas más personas que ahora no podemos recordar. Un merecimiento especial y alta consideración para las líderes de las Asociaciones de Victimas en la Carretera, que han sabido transmitir su dolor y sentimientos por la pérdida de sus seres queridos como Ana María Campo de la Cruz, JeannePicardMahaut, ChantalPerrichon (Francia), Ana Novella (Stop Accidentes) y muchas personas más de tierras iberoamericanas, sin olvidar nunca a Mar Cogollos de AESLEME, en su labor incesante, meritoria e incansable por tratar que exista una disminución en los siniestros de tráfico y con ello una contribución a la mejora de la Salud Pública.

La Seguridad Vial está siempre ligada a los factores de riesgo, o lo grave que tienen estas conductas de riesgo que se toman con mucha benevolencia y tolerancia social; por lo que cualquier conducta deliberada, por tanto, evitable, se debe considerar como peligrosa, sancionable administrativa y penalmente.

Se deberán o deben aportar soluciones, aportar propuestas, conseguir cambios legislativos y, para ello,  el “consenso” de los partidos políticos como representantes de la ciudadanía que los ha elegido. Debemos recordar y no olvidar lo que al algún estudioso dijo:<<No solo fracasa la inteligencia individual, más bien la inteligencia colectiva>> Sn duda, el prevenir es la mejor inversión para los siniestros e tráfico, para ello los mejores pilares son la “educación y la formación vial”. Los expertos y estudiosos dicen que: << La educación es el resultado de un número incalculable de pequeñas influencias, de palabras, gestos, aceptaciones o rechazos, cosas cogidas al azar. Educan o maleducan a  todos los ciudadanos>> Cada cultura transmite unos valores y deberes, lo hace a través de las instituciones. Todos estamos siempre aprendiendo algo, pero no sabemos qué. Por lo tanto, todos los mensajes hacia la sociedad han de ser claros, aceptables y coherentes. Es absolutamente prioritario reincorporar la noción de responsabilidad a todos los niveles educativos y formativos de los conductores, por lo que todas las políticas de sanción deberían desaparecer cuando alcanzamos un nivel óptimo de responsabilidad y calidad educativa. Una de las actuaciones más eficaces de las Administraciones debería ser fomentar y educar la responsabilidad del ciudadano, por  lo que, ésta con normas o valores  éticos, es una tarea a realizar, no es sólo una cuestión peligrosa y dañina, es éticamente muy mala.

Necesitamos una educación y formación vial  de calidad, adecuada y básica en responsabilidad en el uso de los vehículos automóviles, que ponga a los futuros conductores  en condiciones de ser responsables , sociables y seguros, para asumir conductas de riesgo.

Sensibilizar, reeducar a los conductores sancionados, si antes no fueron bien informados, educados y formados en los peligros del tránsito, es como ir a una iglesia  y cambiarle los vestidos a los santos y las santas.

Recordemos, por último, que hoy es un día importante de respeto, recuerdo y consideración a los fallecidos en siniestros en el tráfico y hacia sus sufridos familiares y amigos.

                              José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.