El poder de los alumnos con relación a las empresas autoescuelas


En estos días los alumnos tienen más poder que las propias empresas/autoescuelas. Ellos pueden arremeter, atacar o alabar las autoescuelas con gran euforia o sin piedad en este mundo infinito y sin límites que es Internet y las peligrosas redes sociales, que permiten la difusión y divulgación de contenidos y opiniones a velocidades de vértigo. Es éste uno de los mayores cambios de estos últimos años, el poder pasa de haber sido ostentado por las autoescuelas, a tenerlo los alumnos que exigen y hacen lo que quieren o da la gana en la mayoría de las veces con la bendición de la administración. Pueden, cada vez, ejercer  mayor influencia ante la posibilidad de manifestar su descontento y quejas, así como mala experiencia y aprendizaje de forma pública a una audiencia inconmensurable, por lo que también pueden exigir más respecto, mejor trato, atención y calidad de enseñanza.

Una autoescuela puede trabajar muy duro y con mucho esfuerzo para satisfacer a sus alumnos, pero se puede colapsar si los alumnos descontentos o cabreados alzan la voz y difunden cosas extrañas o tóxicas. Por este motivo, la razón de verticalidad autoescuela/alumnos de tiempos anteriores se pierde y no es válida. Es necesario anticiparse y escuchar las opiniones de los alumnos, animarles a participar en el aprendizaje, cuidarlos, hacerles sentir importantes y que nosotros como centros de formación vial somos necesarios. Se trata de convertir a los alumnos en piezas importantes de la enseñanza de la conducción y a la par fans nuestros. En esta era del marketing la idea es que nuestros alumnos vengan a nuestras autoescuelas, sino que recomienden las mismas y se involucren en ello.

Quienes tienen buena reputación siguen haciendo lo mismo por inercia para mantenerla. Al final  sólo las crisis económicas, huelgas de funcionarios, pérdida de cuota de mercado  hacen analizar qué ocurre, cuál es el problema y la causa de verdad.

Es difícil reflexionar cuando estamos subidos en al éxito, pero para ser autoescuela/empresa innovadora, actualizada y de verdad, siempre hay que estar investigando e indagando como mejorar; y eso debe hacerse en épocas de bonanza, cuando podemos pensar con más tranquilidad y frescura. A la mayoría de las autoescuelas les entra la prisa  cuando cambia el viento, no les es favorable y cuando es tarde. La “autocomplacencia” es, casi seguro, el mayor enemigo de cualquier autoescuela. Es muy conocida la anécdota de un suicida que salta de un rascacielos y al pasar por el cuarto piso le preguntan: <<¿Qué tal vas?, a lo que el contesta,¡hasta hora bien!>> Muchas autoescuelas en estos momentos se comportan de forma similar bajando precios hasta llegar al suicidio. Cuando todo marcha bien no se cuestiona nada, todo son vinos y rosas.

                                                     José Manuel López MarínEl poder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.