Lo determinante en nuestra profesión de formadores viales es saber que la creatividad es el fruto de la lógica y la razón del pensamiento y sueños de todos los profesionales


Normalmente todo pasa por la razón no por las emociones. Mas determinante es el saber que la creatividad es fruto de la lógica y la razón.

El fundamentalismo, muy en boga en estos tiempos y abundante en los chats de las dignidades, no es obsesión como muchos creen. Algunos “fundamentalistas“, que ya conocemos  y que son un coñazo matinal, muy atrevidos y audaces con discursos populistas, que viven con  que sus “ideas”, “creencias” o “doctrinas” son las únicas verdaderas e infalibles, casi dogmas de fe, no se les puede tildar o calificar de obsesivos. Ser fundamentalista en cualquier área de la vida o nuestra profesión de formadores viales, es una señal o síntoma de inseguridad interna. Es una forma o manera que tienen algunos de ahogar su curiosidad. Les asfixia todo aquello que les genera ansiedad y temor de romper con sus rutinas habituales, diciéndose a ellos mismos que: << lo que creen es la única verdad>>.

Ser unos “fundementalistas” es muy diferente  de tener unas conviccione., ya que los que tienen “convicciones” tienen sus creencias pero no temen ni rehuyen el debate público, abierto y sin “cla” o “masa” que les aplauda; los fundamentalistas, en cambio, apenas debaten,ya que piensan que sólo ellos son los propietarios de la verdad y los demás están equivocados. Para combatir las ideas de los demás emplean factores tóxicos como la manipulación, la tergiversación de las palabras y la mentira insolente.

Por otra parte, el “negativismo” no es obsesión.  Los “negativos” que viven pensando en todo lo malo no necesariamente tienen las ideas fijas. Aquellos que no eligen pensar de forma positiva evitan interrogarse a si mismo acerca de un tema y se mantienen cómodos en la zona de confort. <<Quien no es dueño de sus pensamientos, no es dueño de sus actos>> Victor Hugo. Aunque parezca lo contrario, una actitud negativa como el ser víctima de algo genera algún beneficio, por eso, esas personas de las que hablamos se resisten a abandonar esa zona agradable. También puede ser un síntoma de inseguridad.

Los pensamientos obsesivos de estos individuos, que en la mayoría de los caso son irracionales, alocados, insensatos, poco sanos y absurdos, pueden llegar a hacer mucho daño a una profesión o sector de la formación vial con ganas de trabajar buscando el éxito o las metas preconcebidas o deseadas por el colectivo; por eso, es bueno observarlos y seguir sus acciones con cautela (sin juzgarlos), teniendolos en cuenta si sus acciones serán positivas para nosotros como profesionales y el sector en su mayoría, ya que asumen una representatividad que no les corresponde al no haber sido elegidos por nadie e ir por libre. Ser”conscientes”de lo que estamos pensando” siempre hace que aquello que nos hace mal pierde su poder.

                                                        José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.