El ser uno mismo en las autoescuelas y el culto a la personalidad definida


<<La principal tarea del hombre en la vida  es darse nacimiento a sí mismo, llegar a ser lo que potencialmente es>> manifestó en una ocasión el psicoanalista alemán Erich Fromm, En este mundo avanzado, tecnificado y moderno siempre se repiten frases sobre: << la necesidad de ser uno mismo>> . Siempre hemos visto, analizado y observado que los cambios revolucionarios de los últimos tiempos nos han llevado a preferir o preponer nuestra identidad personal a la presión de los demás profesionales de la formación vial que cantan por las sierras o rezan en los olivares y de las circunstancias raras en que vive esta profesión de formadores viales, sometida a los avatares de las huelgas de examinadores, al abandono y desidia  de la Administración o caprichos de la interpretación miedosa y cagada de las Directivas Europeas por algunos  de nuestros gobernantes, más pendientes de los votos de los ciudadanos que buscar caminos inteligentes para mejorar la formación vial de los ciudadanos y por lo tanto mejorar la salud pública.

En nuestro sector existen muchos compañeros que se adaptan muy bien a quienes conocen o admiran, cosa muy normal y aceptable, ya que todos imitamos a los que nos satisfacen o gustan por sus acciones por el bien de esta profesión. Pero más nos pueden asombrar, por la copia de todo: frases, gestos, opiniones, actitudes vestimenta….acabar siendo usurpadores o vampiros de identidades que se comportan de súbito como religiosos islamitas fanáticos, músicos callejeros de los países del Este, o psiquiatras intelectuales y prepotentes. Quieren ser todo y al final no son nadie ni nada. Su triste historia y trayectoria marca una idea muy presente en el mundo actual y moderno: <<La necesidad de tener carácter y personalidad>> Aunque es un fenómeno psicológico difícil de definir, la cohesión o enlace en la forma de ser es tan necesaria e indispensable que notamos su falta en ciertos directivos de autoescuelas cuando no está presente ni se ve. Motivo por el cual, cuando alguien de nuestro entorno actúa de forma al azar, adaptándose a las circunstancias y a las expectativas ajenas, decimos que le falta personalidad, está poco maduro o es un “palmero” o “pelotillero” del admirado. Y cuando una persona o profesional exhibe un modelo de conducta consistente, siendo resolutivo en sus acciones y mostrándose seguro de si mismo en sus funciones profesionales, en su vida familiar y laboral, nos referimos a él como un “líder” o individuo de “fuerte personalidad” que lleva esta profesión de formadores viales por buen camino. Como un buen Capìtán de barco que no le tiembla el pulso al ejecutar sus acciones en una tormenta marina.

Desde que llegamos a la edad moderna, la identidad de todos nosotros se convierte en “individual” y deja de asociarse con el linaje familiar, variando así mismo nuestra forma de vivir, pensar y manera de relacionarnos con la sociedad en que vivimos; la rebeldía romántica es uno de los factores que aumentó; las percepciones de que no es malo y es sano estar en conflicto con esta sociedad, a veces, distraída, poco definida y menos atenta. Por último, se está fomentando mucho la necesidad de autorrealización a través o a partir de nuestro estilo personal al surgir estas nuevas tecnologías que van invadiendo esta sociedad moderna, que nos llevan a darle mucha importancia a nuestra “personalidad“. Si hacemos preguntas a todos los que nos rodean cotidianamente, vemos que todos creen tener una cierta coherencia de comportamiento y se autodefinen por los rasgos de su carácter. Creemos, a veces, ser testarudos o “flexibles pelotillas”, sinceros o maquiavéicos como mi amigo el sabio lebrijano, sociables o tímidos y cohibidos como yo mismo. ¿Hay rasgos de personalidad que permanecen estables a lo largo de toda nuestra vida? ¿Somos así o solo es la imagen que nos gustaría tener de nosotros mismos?¿Tenía razón el ilustre ensayista francés Michel de Montaigne cuando decía que: <<existe tanta diferencia entre nosotros y nosotros mismos como nosotros y los demás>>?

                                          José Manuel López Marín

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.