En las autoescuelas, recordar el pasado es una de las peores elecciones


Siempre que vivamos aferrados al pasado, a lo viejo, a lo obsoleto, a nuestros errores y a la crisis que tenemos encima las autoescuelas, el fracaso marcará nuestros límites, nos ahogará o nos dará muerte lentamente. En verdad, ¿Hemos llegado al estado de fracasados profesionalmente? En sí, ese no es el problema, fracasar  es permanecer o mantenerse en el mismo lugar o situación de derrota de forma estática. Vivir ligado a las tradiciones en las autoescuelas es negarse a tener la oportunidad de prosperar y de nuevo avanzar. Recordar el pasado es la peor de las elecciones. Si permanecemos en él, le estaremos otorgando el poder y autoridad que nos robe el presente como formadores viales y la consecución de un bien común en esta profesión. El pasado y los recuerdos de antaño nos roban los sueños y el destino de conseguir una formación vial reglada y obligatoria. <<Nuestro presente, nuestra visión de futuro, no depende ni de las herencias recibidas ni de nuestro pasado en valores>> La Biblia dice: <<Las cosas viejas pasaron, he aquí  que hoy son todas nuevas>>

No miremos para el pasado, con esta nueva Dirección General de la DGT, tenemos atisbo de un “cambio” que llevamos años deseando que se produzca. El avanzar y las nuevas perspectivas de formación de conductores es emocionante y desafiante  a pesar de todo. La única forma de impedir que regresemos al pasado es detenerlo antes de que suceda. Afrontar cada circunstancia, superarla o vencerla es lo que da  esa ilusión que nos incentiva y estimula a seguir hacia delante. Lo que hoy hagamos es lo que habilitará el lugar donde estarán las autoescuelas en el mañana. No malgastemos el tiempo hoy pensando  en recuerdos o lo que pudo haber sido. Las oportunidades las tenemos delante con estos nuevos proyectos  de la DGT que seguramente reordenarán el Sector de las autoescuelas y nos darán oxigeno para subsistir. Estaremos y seremos testigos de una nueva etapa profesional de estos centros de formación vial..

Lo que bien se construya nos pertenece  y perdurará eternamente si somos sabios e inteligentes. Todo es la respuesta a una conducta: pregunta/respuesta; causa /efecto . El resultado dependerá de lo que aportemos y hagamos. ¿Al pasado o al futuro? Los éxitos se logran subiendo peldaño a peldaño hasta llegar a la cima para poder disfrutarlos.

La envidia que tienen algunos del buen hacer por el bien de la profesión, como dice el sabio lebrijano, es uno de los sentimientos más tóxicos y negativos, que apunta tanto a destruir a los envidiados o a sus dueños como a uno mismo.

Este ingrato sentimiento que tienen estos ciudadanos surge como el resultado de una estima pobre y lastimada, complejo de inferioridad, y una descalificación permanente de aquellos pueblerinos que sienten que no tienen capacidad ni condiciones para conseguir lo que otras personas más profesionales, sabias y honestas lograron.

                                            JOSE MANUEL LOPEZ MARIN

LAS AUTOESCUELAS: LOS CAMBIOS O REFORMAS NECESARIAS…..


En una ocasión el gran estadista británico Winston Churchill dijo: <<Cuando más atrás se mire, más adelante se verá>> Es decir, repetir las mismas estrategias  que se utilizaron con anterioridad no sirven; al contrario, tenemos que revisar acciones u hechos pasados solo para cambiar lo que sea necesario para obtener mejores resultados. Recuerdo una frase muy inteligente que un día dijo el actual Director General de Tráfico Don Pére Navarro Olivella: <<Si las cosas funcionan bien por qué se han de cambiar>> Razón tenía y tiene este eminente hombre y gran profesional sabio e inteligente. Lo importante es pensar, razonar,  detenerse a analizar y evaluar cómo se van a modificar o reformar las cosas y la necesidad de hacerlo. El fracaso no es ajeno a lo que sucede dentro de nosotros. Un refrán de los daneses dice: <<La vida es jugar bien una mala mano>> Como humanos  solemos cometer los mismos errores aun obteniendo los mismos resultados, que es lo que está ocurriendo hasta este momento con la formación de los conductores de vehículos automóviles y sus exámenes. Como si no supiéramos que al mismo error le sigue el mismo resultado. Es necesario que aprendamos a equivocarnos, para así poder corregir nuestros errores.. <<El hombre no es derrotado por sus oponentes, sino por sí mismo>> Jan  Cristiaan Smuts estadista, colonia del Cabo

El reformar lo que creemos que está mal u obsoleto, no se trata de pensamientos positivos ni de repeticiones absurdas, se trata de la innovación y la creatividad de nuevas formas de formación de los conductores adaptadas a los nuevos tiempos, nuevas tecnologías e imitar  políticas avanzadas de naciones europeas. La “formación vial presencial“, vigilada y controlada por la Administración ya existe en 32 países europeos y bien aceptada por la sociedad civil. No podemos seguir con este sistema mercantilista de preparar a nuestros alumnos en sistemas memorísticos  de aprender preguntas y respuestas ya conocidas para poder superar la evaluación teórica, donde los conceptos del uso de las vías y los vehículos  no existen o brillan por su ausencia.

Un sistema con resultado de éxito está sometido y sujeto a un sistema de creencias verdadero; dependerá de que las emociones de los examinandos se encuentren sanas y restauradas por unos buenos conocimientos formativos obtenidos presencialmente en el aula de la autoescuela, mediante buenos programas y excelentes contenidos, y profesores bien formados y exoertos en la materia , asi como en el arte de comunicar. Y contar con un plan de acción eficaz y una voluntad férrea de la DGT de querer dejar atrás las deficiencias y errores pasados.. <<Quien fracasa es, sobre todo, alguien que ha perdido primero el contacto con la realidad y luego el principio de la realidad>> Sydney Finkelstein, Directora de Escuela de Negocios

Para conseguir que las acciones sean positivas, es necesario saber cuál es la diferencia entre nuestros problemas y los hechos de la vida. Los muros solo los tenemos en la mente.. Si pensamos en los errores que cometemos diariamente, esos resultados nos frustrarán y limitarán permanentemente.

                                                   JOSE MANUEL LOPEZ MARIN

Las autoescuelas: la sintonía entre lo que se siente y lo que se hace…..


Muchos empresarios de autoescuelas piensan que obtener dinero se convierte exclusivamente en el fin y no en el medio del servicio de esta profesión. Es muy fácil en estos tiempos, dadas las circunstancias en que vivimos, que una autoescuela, antes o después, haga aguas, se venga  abajo o como dicen los latinos se vaya al carajo. En todos nuestros negocios acaban apareciendo problemas, dificultades, adversidades, inconvenientes y periodos de profundas crisis. Momentos en el que el día parece noche, todo tiempo alrededor es obscuro, surgen muchas dudas e interrogantes, y si no tenemos unas convicciones fuertes y profundas, algo por lo que se merezca luchar, un sentido de supervivir, es muy fácil que tiremos la toalla y entremos en la fase de desistir. Al comenzar un negocio autoescuela es muy importante que exista una fuerte sincronía o sintonía entre lo que sentimos y lo que hacemos, es decir, que desarrollemos algo con lo que nos sintamos fuertemente identificados. Sin duda, los negocios/autoescuela deben ir orientados a producir beneficios, pero los beneficios deben tener sanos propósitos, en este caso con nuestras enseñanzas como formadores viales generar buenos conductores de vehículos automóviles, responsables, seguros y sociables en el uso de las vías, con el fin de disminuir los siniestros en el tránsito, Por tanto, ser muy necesarios para la sociedad en que vivimos.

Nuestro éxito ha de ser compartido, ha de ser el de todos los que colaboran y han colaborado con nosotros como empresa/autoescuela. Un buen profesional no puede ser tan inteligente, tan poderoso, soberbio o tan prepotente para hacer él solo autoescuelas/negocio de este calibre que mentamos; de ninguna forma existen líderes sin equipo de trabajo conjuntado y armónico. Los líderes surgen o emanan porque tienen equipos de trabajo. Muchos han dejado la vida en este digno trabajo, que tenemos en nuestros recuerdos y sentimos sus ausencias; muchos los que han hecho honorable esta decorosa y necesaria profesión de enseñar a conducir. Detrás de cualquier logro importante o destacable existen equipos de trabajo, de otra forma  no se conseguiría nada.  Los éxitos, necesariamente son colectivos, aunque “algunos” se cuelguen las medallas del éxito que fraguaron otros. Pocos hombres o mujeres ha sido creativos de gran magnitud en sus empresas o en la vida sin la colaboración de sus equipos de trabajo. Siempre se han de buscar compañeros o personas que engranen en el conjunto, que sean eficaces, comprendan bien los valores, para llegar a las metas marcadas, Sin compromiso, soberbia, sin orgullo de pertenencia con la causa o fin que se persigue.

Lo mejor que debemos hacer es prácticas de bondad y humildad, son los rasgos de mayor inteligencia de las personas.. Algunos creen que ser bondadoso y humilde supone o es un síntoma de ser blando o débil. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Ser bondadoso y humilde es pensar y practicar el “bien común” porque se tiene la convicción que esta práctica no es otra cosa que el bien propio

Querer y distinguir a las personas que trabajan  con nosotros o en nuestro equipo de trabajo es una obligación y un agradecimiento a todos sus esfuerzos. No son incompatibles exigencia y tacto, disciplina y cariño, rectitud y amabilidad., Es posible ser líder por afecto de los que trabajan contigo. Se debe vivir cerca de  cada uno de ellos, de lo que tienen entre manos en sus casa, en sus familias, no sólo en el trabajo. Debemos de conseguir una empresa/autoescuela con alma, formada con personas con alma. El éxito de estas empresas, depende de las personas que forman su conjunto. Supone un factor muy importante para la progresión y éxito de una autoescuela combinar la firmeza con el respeto a cualquier persona.. La autocomplacencia es lo peor si queremos conseguir metas importantes. Sabemos que cuando nos relajamos un poco más de lo razonable, los negocios se tuercen y van al fracaso. Es necesario tener siempre un afán de superación y una constante aceptación de la crítica.

La humildad y la sencillez es el patrimonio de los sabios, el recurso de los que avanzan y aprecian lo esencial de la vida más allá de la hojarasca. Es el recurso de los inteligentes.

                                    JOSE MANUEL LOPEZ MARIN