Las autoescuelas: la sintonía entre lo que se siente y lo que se hace…..


Muchos empresarios de autoescuelas piensan que obtener dinero se convierte exclusivamente en el fin y no en el medio del servicio de esta profesión. Es muy fácil en estos tiempos, dadas las circunstancias en que vivimos, que una autoescuela, antes o después, haga aguas, se venga  abajo o como dicen los latinos se vaya al carajo. En todos nuestros negocios acaban apareciendo problemas, dificultades, adversidades, inconvenientes y periodos de profundas crisis. Momentos en el que el día parece noche, todo tiempo alrededor es obscuro, surgen muchas dudas e interrogantes, y si no tenemos unas convicciones fuertes y profundas, algo por lo que se merezca luchar, un sentido de supervivir, es muy fácil que tiremos la toalla y entremos en la fase de desistir. Al comenzar un negocio autoescuela es muy importante que exista una fuerte sincronía o sintonía entre lo que sentimos y lo que hacemos, es decir, que desarrollemos algo con lo que nos sintamos fuertemente identificados. Sin duda, los negocios/autoescuela deben ir orientados a producir beneficios, pero los beneficios deben tener sanos propósitos, en este caso con nuestras enseñanzas como formadores viales generar buenos conductores de vehículos automóviles, responsables, seguros y sociables en el uso de las vías, con el fin de disminuir los siniestros en el tránsito, Por tanto, ser muy necesarios para la sociedad en que vivimos.

Nuestro éxito ha de ser compartido, ha de ser el de todos los que colaboran y han colaborado con nosotros como empresa/autoescuela. Un buen profesional no puede ser tan inteligente, tan poderoso, soberbio o tan prepotente para hacer él solo autoescuelas/negocio de este calibre que mentamos; de ninguna forma existen líderes sin equipo de trabajo conjuntado y armónico. Los líderes surgen o emanan porque tienen equipos de trabajo. Muchos han dejado la vida en este digno trabajo, que tenemos en nuestros recuerdos y sentimos sus ausencias; muchos los que han hecho honorable esta decorosa y necesaria profesión de enseñar a conducir. Detrás de cualquier logro importante o destacable existen equipos de trabajo, de otra forma  no se conseguiría nada.  Los éxitos, necesariamente son colectivos, aunque “algunos” se cuelguen las medallas del éxito que fraguaron otros. Pocos hombres o mujeres ha sido creativos de gran magnitud en sus empresas o en la vida sin la colaboración de sus equipos de trabajo. Siempre se han de buscar compañeros o personas que engranen en el conjunto, que sean eficaces, comprendan bien los valores, para llegar a las metas marcadas, Sin compromiso, soberbia, sin orgullo de pertenencia con la causa o fin que se persigue.

Lo mejor que debemos hacer es prácticas de bondad y humildad, son los rasgos de mayor inteligencia de las personas.. Algunos creen que ser bondadoso y humilde supone o es un síntoma de ser blando o débil. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Ser bondadoso y humilde es pensar y practicar el “bien común” porque se tiene la convicción que esta práctica no es otra cosa que el bien propio

Querer y distinguir a las personas que trabajan  con nosotros o en nuestro equipo de trabajo es una obligación y un agradecimiento a todos sus esfuerzos. No son incompatibles exigencia y tacto, disciplina y cariño, rectitud y amabilidad., Es posible ser líder por afecto de los que trabajan contigo. Se debe vivir cerca de  cada uno de ellos, de lo que tienen entre manos en sus casa, en sus familias, no sólo en el trabajo. Debemos de conseguir una empresa/autoescuela con alma, formada con personas con alma. El éxito de estas empresas, depende de las personas que forman su conjunto. Supone un factor muy importante para la progresión y éxito de una autoescuela combinar la firmeza con el respeto a cualquier persona.. La autocomplacencia es lo peor si queremos conseguir metas importantes. Sabemos que cuando nos relajamos un poco más de lo razonable, los negocios se tuercen y van al fracaso. Es necesario tener siempre un afán de superación y una constante aceptación de la crítica.

La humildad y la sencillez es el patrimonio de los sabios, el recurso de los que avanzan y aprecian lo esencial de la vida más allá de la hojarasca. Es el recurso de los inteligentes.

                                    JOSE MANUEL LOPEZ MARIN

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.