Conseguir algo loable, sano, excelente y bueno para el sector de las autoescuelas o centros de formación vial


La voluntad de realizar algo loable, sano y bueno trae consigo un admitir y rechazar las cosas. Tiene dos rutas a seguir bien claras y definidas que son: querer algo firmemente u oponerse  y prescindir de ello. Consiste en un acto de intenciones de dirigirse a algo o alejarse, pretender conseguirlo o repudiarlo, buscarlo o relegarlo, donde tiene gran valor es un factor importante la “decisión”. La voluntad es firmeza en nuestros propósitos como formadores viales, tener solidez en conseguir los objetivos o el bien común para todos los componentes del sector de autoescuelas, ánimo ante las dificultades que presentan los de siempre: los que les interesa más esta profesión como “espacio de vil mercado y buscar solo beneficios” y los que aman esta profesión como verdaderos  profesionales de la formación de conductores con ansias de ser necesarios para la sociedad y obtener prestigio profesional. Muchos no se dan cuenta que es una tarea artesanal  de enseñar, comunicar actitudes, comportamientos, valores, seguridad, sociedad y responsabilidad en el tránsito por las vías y. sobre todo, cortesía, de la que algunos carecen, por tanto poco pueden enseñar. Todo lo valioso, interesante y grande como profesional de la formación vial es hijo de la abnegación. Quien educa la voluntad de esta forma, se siente más libre y puede llevar su vida al lugar más adecuado o sus objetivos de éxito. No como otros con caminos destructores llenos de rencores, venganzas y revanchas por frustraciones chicharreras profesionales de antaño. La voluntad debe templarse como las espadas tizonas toledanas a base de pequeños y continuos gestos de buen hacer y ejercicios profesionales. Así se vencen : la desidia, la rutina, la dejadez y el abandono, la fatiga y cansancio que de pronto aparecen y nos pueden distraer y alejar de la meta, que parece que estamos muy cerca de ella el conseguir una formación vial obligatoria y dentro del aula de la autoescuela, con la que la sociedad nos quiere honrar mediante el consenso de los juiciosos e inteligentes representantes del pueblo sabio y soberano. No alejados estos juicios de lo que se está realizando en toda Europa, analizado y corroborado por prestigiosos análisis cientificos y sociológicos de la Universidad de Valencia.

Así podemos cultivar la cultura del esfuerzo común, armoniosa, compartida y equitativa para todos, olvidándonos de antiguas rencillas y competencias de precios como si estuviésemos en un mercado persa. Debe imperar la “calidad de la enseñanza en la formación vial” compensada con la justa retribución al trabajo realizado, alejada de la mala formación/educación que practican algunos y las ofertas engañosas que solo contribuyen al desprestigio de esta digna, honrada, honesta y sana profesión que algunos con sus divagaciones y tóxicas aportaciones tratan de manchar y destruir. Es el momento de elegir el camino correcto que nos lleve a buen puerto. Debemos de luchar, no darnos por vencidos, pelear en las pequeñas escaramuzas cotidianas, contra los francotiradores que inundan e intoxican el sector de las autoescuelas. Así se cultivará la cultura del “esfuerzo” o de luchar, no darse por vencidos, pelear en las pequeñas escaramuzas cotidianas, tener clara que la resistencia está hecha de esos materiales que se han dicho y que no son otros que: afán de conseguir las cosas, desvelo, energía, tesón, empeño en no darse por no vencidos…olvidándonos de malévolas y tergiveresdadas informaciones de vendedores de chilabas de la Alhambra granadina o PONZOÑOSAS INFORMACIONES DE VÍBORA CHICHARRERA..

No olvidemos que la tendencia descubre y la determinación concreta. La acción consigue pasar de la teoría a la práctica. Estas tres cosas albergan lo sustancial de la voluntadad humana y profesional. Por eso la voluntad consiste en preferir y escoger una posibilidad entre varias posibilidades. En estos momentos debemos de ir a la “formación reglada y obligatoria en el aula de la autoescuela“, CONTROLADA, PARA QUE NO VUELVA Y RETORNE AL FRACASO DEL PÀSADO, con la posibilidad que regularice, equilibre y estabilice nuestro sector fuera de influencias de extrañas formaciones que andan por las nubes  y actuaciones codiciosas que poco benefician a este sector. Nunca nos olvidemos que desear es una cosa y querer es otra.

                                                 José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.