Los profesionales elegidos como especiales o excelentes en la empresa autoescuela


Es muy corriente y habitual pensar que los profesionales de la enseñanza de la conducción de vehículos automóviles que consiguen éxitos o buenos resultados, y que a muchos envidiosos les gustaría obtener para ellos, son profesionales  a los que la naturaleza los ha destinado o señalado como los elegidos, a la vez, son excelentes y especiales, dotados de inteligencias y talentos innatos. Pero no es así, son gentes  como cualquier otra persona, pero que juntan o aglutinan una serie de características. Lo más curioso e importante que estas características están al alcance de todos.

Generalmente, son personas que tienen claras las ideas y  las metas a donde llegar. El gran problema  de la causa  por la que nuestra gente de las autoescuelas no consigue lo que quiere, es que vive en el pasado y no sabe lo que quiere. Mucha gente funciona por los resultados y, posiblemente, llegarán al éxito, pero sin garantía alguna de obtenerlo. El problema de la mayoría de la gente de las autoescuelas es que, al no ver resultados inmediatos, abandonan las tareas. No existen metas cerca de la utopía o no realistas, siempre y en cantidad tiempos no realistas. Todo es posible realizar si se da tiempo al tiempo. Son personas de mente sana, gente que piensa con frecuencia y tiene diálogos internos constructivos, creativos e innovadores. Pero no se flagelan cuando carecen de ellos, su mayor enemigo son los pensamientos tóxicos o negativos. Esos pensamientos que nos molestan, monstruos mentales que nos torturan, nos sabotean, nos arrinconan y nos hacen sentir enanos; no somos buenos, no somos capaces, no nos lo merecemos, no saldremos bien…..Nuestra mente es el arma más poderosa con la que contamos las personas, pero, la mente o bien la controlamos nosotros, o bien ella nos controla a nosotros, es lo que siempre dice mi colega lebrijano.  Es necesario cambiar la forma de pensar para cambiar la de actuar. La mayoría de los pensamientos que tenemos al día son negativos. El ser humano y nosotros como profesionales de la enseñanza de la conduccIÓN, por las circunstancias en que vive el sector de las autoescuelas, estamos más programados para la supervivencia que para la felicidad. Por todo ello, ganar es una decisión consciente, y perder es una decisión inconsciente. Hay que invertir tiempo, energía y esfuerzo para cultivar la mente, no como algunos parásitos que del mal uso que hacen de ella, se les quema y echa humo tóxico por las maldades que albergan, cuecen y queman dentro de ella.

Se puede agregar que son personas que ponen la responsabilidad en ellos mismos. La autorresponsabilidad es la primer exigencia o requisito para obtener el liderazgo, no por la cara. Los profesionales de formación vial autorresponsables no esperan a que nadie les resuelva la vida, ni esperan el maná del desierto, porque saben que, si lo hacen, puede pasar el tiempo y seguir en la misma situación de continuas quejas y vanas protestas.  No se centran en: el<< qué va a pasar>>, si no que ponen el punto de mira en el <<qué voy hacer>>. Sí, está claro, que existen injusticias, trabas burocráticas y demasiados obstáculos, pero todas esas personas no dedican un mínimo de tiempo a quejarse o lamentarse, sino que ponen su atención y diligencia en cómo bordearlos . <<quejarse puede hacer sentirnos mejor, pero no soluciona nada>><cómo bordearlos=””>. Las quejas pueden hacer sentirnos líderes y caudillos de las reinvindicaciones pero no resuelven ni solucionan  nada. <<</cómo>Toma tu vida en tus manos, y ¿qué es lo que pasa? Algo terrible, nadie a quien culpar>> Erica Jong. Cuando asumimos la responsabilidad de nuestra vida y profesión, dejamos de buscar culpables, y nos centramos  o comenzamos a  sentir encontrar soluciones.

Existen entornos tóxicos y entornos estimulantes; entornos que obtienen lo mejor de nosotros y otros que reprimen el potencial que hay dentro de nosotros; entornos con gente que nos abastecen de energía y otros con profesionales que absorben la energía que tienes,; entornos que potencian nuestra confianza y otros que alimentan nuestro temor y miedo. Los límites, por tanto, no están en los profesionales, están en los entornos donde habitan. LA TIERRA DONDE CULTIVAMOS: SI LA SEMILLA ES BUENA, PERO EL TERRENO NO ES EL ADECUADO O NO FÉRTIL, NO COSECHAREMOS NADA DE NADA. POR EL CONTRARIO, SI UNA SEMILLA SE LE PONE EN BUENA TIERRA Y SE LE RIEGA, CRECE SIN PARAR; PORQUE LAS PERSONAS, DE FORMA SIMILAR, ESTAMOS HECHOS PARA ESO, PARA CRECER, MEJORAR, EVOLUCIONAR, INNOVAR Y CREAR.

                                                    José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.