La túnica de Jesús y los cursos de sensibilización y reeducación vial


En el Gólgota los soldados romanos, cuando crucificaron a Jesús,  se repartieron las ropas, hicieron cuatro partes, una para cada soldado y apartaron la túnica, que era sin costura, tejida solo en una pieza de arriba abajo. Y se dijeron: No la rasguemos sino echemos a suertes a ver a quien le toca.

En estos momentos el Sector de Autoescuelas está en la misma tesitura, varios grupos tratando de repartirse, como los soldados romanos, la túnica de los cursos de sensibilización y reeducación vial, olvidándose de los antecedentes pasados de las licencias de ciclomotores, que fueron para todos, y que se fueron al traste o al carajo por la avaricia y desconsideración de muchos compañeros. Ya no digamos con los cursos del CAP y otros, que desde que los cogimos todos me recuerdan al Rey Midas que todo lo que tocaba se convertía en oro, mientras en las autoescuelas, las actuaciones de los codiciosos, que confunden enseñar con vender, todo lo convierten en basura pura o puta mierda con sus acciones insensatas, avariciosas y deshonestas para sus compañeros. Todo nos lleva a un desprestigio social y a no ser creíbles por la ciudadanía.

Ya no digamos esa minúscula e insensata asociación, que dice, con falta de pudor, representarnos a todos,  y que mediante un lobby de abogados mercenarios, consiguió una sentencia del Supremo, que más que beneficiarnos nos perjudica, ya que la vara europea de medir que se emplea, es puramente mercantil, que nos señala y encuadra como un Sector de “vendedores de permisos de conducir, no como formadores/educadores,viales o sea, gremio de la enseñanza y aprendizaje de la conducción de vehículos automóviles. Nosotros no tenemos que competir en precios, sino más bien en “calidad” para formar conductores de automóviles seguros, responsables, sociables para el buen uso de las vías públicas y prevenir o reducir los siniestros en el tránsito.

Pero esta minoría codiciosa que trata de representarnos y salen como héroes en la prensa después de su gran hazaña o proeza, no dicen nada de cuando se llevaban de forma extraña y dudosa cantidad de cursos de la Junta (que se van a investigar) y de otras comunidades, llenando sus bolsillos de buenos y beneficiosos euros sin repartir nada con los demás. Lo curioso es que algunos ciegos y los marulos de siempre les aplauden. ¡¡Qué pena!!. Así estamos, jugando a los dados la túnica de Jesús como aquellos romanos del Calvario. Parece que lo que iba y funcionaba  bien, y prestigiaba el sector de las autoescuelas por su buen funcionamiento era necesario destruirlo al no haber caído en sus avarientas, felonas y codiciosas manos.

Esperemos, que la razón, la lógica y el sentido común ganen, en esta ocasión, con certeza a las ambiciones, codicias y la irracionalidad que se nos presenta. Esperemos  que, por una vez, se le caiga el paño que tapa los ojos de la Justicia y se convierta en sabia, inteligente y racional con este asunto, todo se resuelva, sea justa y llegue a buen fin. <<Es más importante  y mucho más lo que nosotros pensemos de nosotros mismos que lo que otros opinen de nosotros>> 

El objetivo de los profesores de “educación/formación vial” es crear futuros conductores de automóviles capaces de hacer cosas nuevas, y no simplemente repetir la rutina de lo que otras generaciones hicieron.

                                            José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.