La frustración como un impedimento en nuestras tareas cotidianas como formadores viales


Es conocida la frustración como un obstáculo o impedimento que se nos pone en nuestra trayectoria o tareas cotidianas para alcanzar un deseo o meta. Cuando vivimos este impedimento como algo frustrante; de inmediato, solemos reaccionar con agresión. En nuestra profesión de formadores viales tenemos muchos compañeros y alumnos con muy poca tolerancia a que les digan “no“, y cualquier entorpecimiento o escollo que se interponga en su camino hará que se cabreen o enfaden. <<Cuantas más frustraciones existan en las personas, mayor agresión tendrán>>

Cada vez que las personas se ven expuestas a la violencia, como le ocurre a algunos examinadores de la DGT, se produce un reflejo psicológico llamado”desensibilización; cuanta más violencia se aprecia, más normal se hace para nosotros. Estos periodos de aparente normalidad hacen que nos volvamos agresivos o violentos, como si todas estas formar de relacionarnos fuesen normales. De inmediato, actos desagradables y faltos de razón, como el reciente de un alumno suspenso en los exámenes de conducir de Valencia, que gracias a la actuación del profesor no llegó a mayores, y como protestar por no estar de acuerdo con las calificaciones del evaluador, gritar de formar desmesurada, y grosera, insultar, intentar agredir se transforman en algo cotidiano y común en estos tiempos que se confunde la libertad con el libertinaje o falta de cortesía o urbanidad. En todo esto influye la cantidad de imágenes violentas que vemos en la televisión. Llegan momentos en el que, tras ver tantos secuestros, violaciones de las manadas, muertes, droga, robos y violencias, nos crean una gran “insensibilidad” ante todas estas cosas. Por creencias erróneas se consideran y aceptan estas violencias como normales y naturales.

La línea que separa el enojo o cabreo y el llegar a la violencia es muy delgada. Sin embargo, las consecuencias de un simple enojo o de un simple ataque de violencia son totalmente diferentes por sus consecuencias. Canalizar de forma correcta nuestras energías vitales es de gran importancia. Si pensamos correctamente en alternativas, haciendo una reflexión y pensando en alternativas, pensando como resolver este gran problema, podremos situar nuestro enojo o cabreo de una forma positiva evitando que se pueda repetir Por el contrario, si nuestro enojo se centra en el impedimento u obstáculo que nos frustra, seguramente que no podamos encontrar ninguna solución..

¿Cuántos “noes”hemos recibido en nuestra vida y, justamente, de los amigos, familiares o personas que amamos? ¿Cuántos “noes”nos dijeron aquellos en los que más confiábamos como amigos o compañeros? Probablemente muchos. Sin embargo, la buena noticia que no importa cuántos “no”·recibimos en nuestra vida, sino lo que importa es que hoy nos miremos a nosotros mismos y determinemos lo que hemos de vivir de ahora en adelante cuando ya empieza la cuenta atrás de la vida. << El que domina su cólera domina su peor enemigo>>CONFUCIO

                                         JOSÉ MANUEL LÓPEZ MARÍN

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.