El poder está en la propia naturaleza de los humanos, su mal uso crea la “prepotencia”


El poder está en la propia naturaleza de los humanos. <<El poder es como un explosivo; o se maneja con cuidado, o estalla>>Tierno Galván. Dios, como “todo poderoso”, cuando creó al ser humano, tuvo como fallo o despiste compartir con él el poder. Fatalmente, nos creó para que tengamos poder. El hecho es que cuando hacemos mal uso o abusamos del poder nos convertimos en personas tóxicas para la sociedad, para los que diariamente tienen que compartir nuestra profesión, vida y tareas, con nosotros  e incluso para nosotros mismos. Al hacerlo de forma lenta, sin darnos cuenta, vamos creyendo que somos algo o alguien que en realidad no somos, vamos dando importancia y más poder a aquello que creemos ser.

Muchas personas o profesionales de las autoescuelas que disfrutan o tienen poder lo transforman en “prepotencia” porque piensan que los demás compañeros o amigos son “bultos” insensibles o amorfos. Algunos  tienen el corazón dañado o enfermo, apenas se dan cuenta, ni siquiera lo saben,…hasta que alcanzan el poder. Cuando lo logran, aunque sea poco, se vuelven “déspotas”. El mal uso del poder es la “prepotencia”, muy abundante en estos tiempos de plenitud de sabios, expertos y listillos. Generalmente ,el poder no corrompe, será tal como el del corazón de quien lo manipula. Si este corazón está herido o enfermo, surge o aparece la prepotencia.

No es que el corazón o la persona lo corrompa, es que su corazón estaba enfermo o herido y el poder lo activó y salieron  al exterior o a la luz todas sus frustraciones y vergüenzas. <<La prepotencia cerrará las puertas que tu inteligencia consiga abrir>> Alguien lo dijo. Si a un compañero en nuestra profesión de formadores viales con esas heridas o dolencias , le dan un poco de poder, empezará a gritar y a maltratar a todos, a descalificar a sus compañeros, excepto a los que le otorgaron o respaldan ese poder o le hacen la pelotilla.

En realidad,  todos los seres humanos utilizamos el poder, bien o mal, pero el psicópata lo hace para lastimar a sus amigos, compañeros o familiares. Confunden el poder con la prepotencia.. En cada momento que exista poder con un corazón herido, ese poder se transforma en prepotencia, es decir, en un poder para hacer daño o herir. Una persona fanfarrona o muy locuaz suele creerse importante porque tiene poder. Si solamente ve sus errores, se transforma en impotente.. La estima no viene de afuera hacia dentro. Cuando solo vemos nuestros errores, estamos en el otro extremo y tampoco observamos el cuadro completo. La impotencia consiste en ponerse en el papel de víctima. En realidad, el impotente es un resentido, como el granadino “universitario”,porque le da rabia y tiene rencor porque otros logran cosas  o consiguen sus metas y él a vender zapatillas en la puerta de la Alhambra. Generalmente los impotentes se quejan de su mala suerte en la vida..<<Nada sobre esta tierra puede detener al hombre que posee correcta actitud mental para lograr su meta. Nada sobre esta tierra puede ayudar al hombre con la incorrecta actitud mental>> Tomás Jefferson

                                                      Jose Manuelñ Lopez Marin

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.