LA ASERTIVIDAD BIEN ENTENDIDA Y PRACTICADA EN EL AULA DE LAS AUTOESCUELAS COMO BENEFICIO COLECTIVO


Se está discutiendo y entrando en debate estos días sobre el tema de la formación “online” y  la importancia de la formación /educación vial en el aula de la autoescuela, dos sistemas parecidos pero muy diferentes en conceptos y resultados.

Para realizar un análisis técnico sobre la importancia de la formación presencial  y obligatoria de los conductores en el aula, debemos argumentar unas razones lógicas y racionales, huyendo de las económicas y mercantiles de las que tenemos que huir si pretendemos ser eficaces y necesarios para la sociedad en estos momentos que los siniestros en las vías  públicas se han convertido en una lacra social  ALARMANTE por la cantidad de víctimas humanas que ocasionan.

Para ello debemos hablar de los actores presenciales de relevancia que se conjugan en el aula, de lo que se cocina en la misma y de los ingredientes y herramientas que se conjugan para sacar una buena vianda de “buenos conceptos y conocimientos” suficientes  y eficaces para no llegar al riesgo vial, o si de llegar a él, que la toma de decisiones sea la más conveniente y efectiva para disminuir el riesgo vial y evitar pérdidas humanas.

Para todo ello, debemos de hablar de la “comunicación” entre  los profesores y alumnos dentro del aula de la autoescuela,(LUGAR MÁGICO Y TEMPLO SAGRADO) como el factor más importante y determinante; para ello, tenemos que hablar de la “asertividad” y la “empatia“, dado que sumados ambos nos dan como resultado la “comunicación“. Por tanto, debemos  entender y aclarar el concepto de asertividad y definirla como una habilidad social y comunicativa que consiste en: << conocer los propios derechos tanto del profesor como del alumno en el aula y defenderlos, respetando siempre a los demás alumnos, teniendo como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos, llamados “derechos asertivos”>>. De esta forma, podemos considerarla como una estrategia, herramienta y estilo de comunicación; se sitúa la asertividad en un punto intermedio entre otras dos conductas extremas: la pasividad, que permite que terceros decidan por nosotros, o se olviden de nuestros derechos o deseo de expresar conceptos o conocimientos; por otro lado, tenemos la “agresividad” que surge y se presenta cuando no somos capaces de ser racionales y objetivos y, respetar ideas, conceptos y conocimiento de los demás actores del aula.

La asertividad, en su aspecto conceptual, suele definirse como: <<un comportamiento “comunicativo” en el cual el alumno no agrede ni se somete a la voluntad de los otros componentes del aula, solamente manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos e ideas>>. Es una forma de expresión la que emplea: congruente, directa y equilibrada, cuyo fines son comunicar ideas, conocimientos, aclarar conceptos y sentimientos, consiguiendo así enriquecer el valor del aula para disminuir o evitar los riesgos viales, defender sus derechos legítimos de libertad de expresión intención de herir o perjudicar, actuando desde su estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante de la ansiedad, la culpa, rabia o cabreo. Contar con un criterio propio dentro del aula y la sociedad es indispensable para comunicarnos en temas profesionales o sociales e indispensables para una comunicación saludable y efectiva para conseguir un buen aprendizaje de la conducción de vehículos automóviles.

La asertividad es mucho más que decir sí o no, implica reconocimiento y nombrar los sentimientos ante los demás componentes del aula; expresarlos con cortesía, tomar decisiones,  actuar sin agredir a los otros componentes de la clase y siempre hacerse responsable de la conducta a seguir y de sus consecuencias. Todo ello, muy difícil de conseguir “online“, con la frialdad de la distancia.

Los alumnos y profesores asertivos se sienten libres para expresarse y manifestarse. Pueden comunicarse entre ellos. Mantener una orientación activa en el aula y en su vida, persiguen lo que desean (una buena formación vial), lo que sueñan y se imaginan, así como, lo que crean en conjunto y logran. No son pasivos, no esperan a que las cosas ocurran, ni permiten que les sean impuestas sin razón alguna. Además siempre actúan de un modo que ellos mismos juzgan de forma respetuosa, seria o de forma lógica y razonada.

La asertividad define la forma o manera de proceder ante una situación que requiere respuesta y decisión como es adquirir conocimientos claros y suficientes para adiestrar e instruir a futuros conductores para alertarlos de los peligros de la conducción de vehículos automóviles  sin la formación suficiente y adecuada,  que no consiste en memorizar preguntas y respuestas para superar la prueba, como ya dice muy claro mi paisano Fernando Varela García de Ourense. Se puede decidir por impulso, hábito o costumbre, o de manera que los otros componentes del aula esperan para riqueza del conjunto; o bien de forma razonada para llegar al buen fin.

Cuando decidimos con asertividad lo hacemos también de forma lógica y razonada. Esto implica  definir este problema de salud pública, que es formar buenos conductores seguros, responsables y de calidad, buscar y analizar posible soluciones, valorar cada una para finalmente optar por la más adecuada. Al estar seguros de nosotros mismos podemos defender derechos y obligaciones y asumir responsabilidades.

La vida y nuestra profesión de formadores viales nos plantea problemas todos los días, pero lo importante es reconocer y saber que somos capaces de resolverlos y enfrentarlos de forma eficiente.

Un profesor y un alumno asertivo en el aula de la autoescuela, si se conducen asertivamente les promueve y conduce a la igualdad en sus relaciones interpersonales a través de una comunicación directa y abierta. También los conduce a defender los derechos propios asertivos, lo que piensan, sienten, desean de forma clara y directa en el momento oportuno, sin negar los derechos de los otros colegas actores en el aula y evitando  en lo posible una actitud pasiva o agresiva.

La comunicación asertiva es indispensable en nuestra profesión y en la vida, para dar a conocer a los otros  la forma en que pensamos, sentimos y actuamos, lo que brinda la posibilidad  de experimentar satisfacciones. La actitud no asertiva nos expone a ser manipulados y llevados por caminos no deseados. Nadie puede manipular las emociones de los demás si éstos no lo permiten, como está ocurriendo con los exámenes de conducir en la Jefatura Provincial de Tráfico de Sevilla, que denuncia públicamente mi amigo y colega el ilustre Sr. Matador. Que debe notificarle a esa entidad oficial, al servicio de la ciudadanía, que la práctica de la asertividad ayuda a protegerse de las situaciones de riesgo, en este caso, de la falta de exámenes necesarios para paliar e impedir la carencia de actividad de las autoescuelas sevillanas bastante tocadas con las pasadas huelgas de los funcionarios examinadores. Es importante y necesario fortalecer el sentido de responsabilidad y seguridad en todos nosotros y la administración, más en estos momentos de debacle económica colectiva.

                                       JOSÉ MANUEL LÓPEZ MARÏN

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.