“Autoescuelas digitales”,¿son legales?…¿existen?


Muchas veces hay que reírse por no llorar, lo digo por el pretendido negocio y ambiciosa codicia de “algunos” de querer ganar dinero fácil y cómodo con las “plataformas ON LINE“, gestionadas por los de siempre, los que fueron beneficiarios de cursos en la Junta de Andalucía u otras primicias extinguidas en estos momentos como los cursos de formación de los sindicatos donde gozaban de poder, exclusivas o prioridades raras para ganar dinero.  Los mismos, que al perder en el concurso de los cursos de sensibilización y reeducación vial, cometieron la valentía o proeza de impugnarlos mediante lobbys o bufetes de abogados de alto standing e influencia, con la creencia de que ganaban algo, pero ignorando que el verdadero modo o forma de vengarse de un enemigo es ignorarlo y no tratar de parecérsele. Son los doctores y líderes de nuestra profesión que torpedean los proyectos de una formación vial racional, eficaz, responsable y obligatoria en el aula de la autoescuela, mediante programas de calidad, de prevención de los riesgos viales, además, de ser  lógicos y eficientes para conseguir conductores seguros, responsables, precavidos y sociables para transitar con  buenas destrezas y habilidades por las vías públicas, que elevarían el prestigio de estas enseñanzas y la profesión de formadores viales; también, la excelencia de los profesores de formación vial, tratando y llegando a ser importantes y necesarios para la ciudadanía.

En España, la DGT, con su buen novedoso equipo directivo, tiene la pretensión, para mejorar esta enseñanza de la conducción, implantar la formación presencial obligatoria en el aula de las autoescuelas sobre la Seguridad Vial. Pero según estos iluminados de la que se autodenomina “Plataforma de las Autoescuelas Digitales ????..”, tergiversan este servicio con el comentario de que aumentan el precio o valor de esta enseñanza con un sobrecoste de 450 euros por alumno; me gustaría saber donde realizaron estos cerebros de la economía mundial este laborioso, sabio, inteligente e interesante  estudio. Ignoran que desde que se crearon las autoescuelas éstas siempre dieron y dan la teórica en el aula y su coste va incluido en la matrícula del centro. También argumentan que el 80% de los municipios españoles no tienen una autoescuela para darles este servicio de “sacar” el carnet de conducir, que es lo que pretenden ellos hacer, por lo que se verían perjudicados en sus desplazamientos para “sacar” el permiso de conducir. Se olvidan o ignoran que existen más de nueve mil autoescuelas distribuidas por la geografía de nuestro país que dan este servicio de forma notable. Mientras estas plataformas digitales son centros mecánicos y automáticos para facilitar la memorización de las preguntas y respuestas para superar la evaluación oficial de teórica para “sacar” el permiso de conducir. Se olvidan que los muertos y los inválidos que quedan como consecuencia de una mala formación vial  en los siniestros en las vías públicas no tienen precio, menos el dolor humano de las víctimas del tránsito. Se puede engañar a todo el mundo durante un tiempo con proclamas engañosas compradas en los periódicos, como ya se hizo en otras ocasiones. Pueden engañar a la ciudadanía con sus cuentos durante un tiempo. Pero no pueden engañar a todo el mundo durante mucho tiempo, menos a una sociedad moderna, avanzada y en continua alerta. 

Prestemos mayor atención a las alertas que nos dan nuestros propios seres con respecto a estas personas egoístas, codiciosas y con ambiciones de conseguir el dinero fácil, de forma cómoda, barata e inverosímil.  No permitamos que nuestra vitalidad sea dañada o manchada, ni que la manera de actuar de estos ambiciosos de dinero nos intimide en nuestros vínculos interpersonales que de forma cotidiana establecemos con nuestros alumnos que vienen a “aprender a conducir vehículos automóviles” en nuestras autoescuelas.

Levantemos una muralla alrededor de nuestra intimidad, y no permitamos que nadie perturbe o viole nuestras emociones. Aprendamos a separarnos o alejarnos de las relaciones profesionales o sociales que resulten tóxicas. Alimentemos nuestros vínculos sociales y profesionales de forma clara y saludable, y, cortemos toda clase de conexiones con toda esta gente que viene a contaminar el sector de las autoescuelas y amargarnos el día a día. <<Hasta el pájaro carpintero tiene su mérito y debe su éxito al hecho de haber utilizado su cabeza>>

                                                 José Manuel López Marín

Página Web oficial de AICEFOV (Asociación Iberoamericana de Centros de Educación y Formación Vial)


A partir de ahora la página WEB Oficial de AICEFOV será: aicefov.org

XII Congreso iberoamericano de la Asociación Iberoamericana de Centros de Educación y Formación Vial, A Coruña 2019


Para todos aquellos que les pueda interesar remito información  de la Web del Encuentro AICEFOV A Coruña 2019 :

http://www.aicefovacoruna2019.com

Se seguirá informando mediante  página WEB DE CNAE, REDES SOCIALES y REVISTA AUTOESCUELA de CNAE

La virtud como moderación para limitar la ambición y codicia desmesurada de algunos que se creen los líderes indiscutibles de las autoescuelas.


En estos tiempos y en estas latitudes,se ha hecho una virtud de la “moderación” para encadenar, sellar o limitar, en parte, la ambición y codicia desmesurada de “algunos” que se consideran los grandes y líderes profesionales de la formación vial y, a la vez, consolar a los mediocres de su poca suerte y escaso mérito de ejercer la mofa en chats intrascendentes e insustanciales donde solo se oyen los graznidos de cuervos o cantos de cotorras cabreadas.
La mediocridad, abundante en estos tiempos avanzados de creatividad e innovación, hace referencia a las relaciones interpersonales con calidad << menos cero>>, a mandatos imperativos desafortunados o explícitos que rigen nuestras conductas y nos hacen equivocarnos y no acertar en el tiro hacia la diana.

Vivimos en el eterno letargo y llenos de rutinas, pretendiendo no hacer nada a nadie, sólo a nosotros mismos con actuaciones profesionales inverosímiles que nos llevan a la ruina o caer por el precipicio de la falta de razón y la incomprensión.

Nuestras mentes graban todo lo que se nos promete y dice, pero también todo lo que no se ha dicho o cumplido, se llena de vacíos, más de las palabras fáciles y volátiles de los políticos serviles y agradecidos al voto del ciudadano; y así es como vivimos, o mejor dicho, como sobrevivimos en un mundo lleno de envidias y donde la mentira es una realidad a la que estamos habituados y, a la vez, toleramos de forma cotidiana, con creencias equivocadas u erróneas que asumimos e incorporamos en nuestro protocolo y aceptamos como verdaderas.

El que nos limitemos es una forma de morir, de decrecer, de allanarnos y sumergirmos en una monotonía, y, lo peor, en una rutina que no tiene desafíos ni exitos. Unirnos a gente mediocre, que hay en abundancia, es unirnos a gente vacía y tóxica, sin darnos cuenta que el aire contaminado o viciado entra por nuestros poros y llega a efermarnos.<<Los títulos diferencian a los mediocres, embarazan a los superiores y son desprestigiados por los inferiores>>Bernard Shaw

¿Por qué algunos profesionales de la enseñanza de la conducción alcanzan el éxito y sus nombres son reconocidos por sus compañeros y otros pasan desapercibidos aun dentro de sus áreas de trabajo?<< Los espíritus mediocres condenan generalmente todo  aquello que no está a su alcance y cínicamente se mofan de ello>> Nuestros listillos de la profesión líderes en los patios de corral  de charlatanes.

El milagro no es que hagamos unas determinadas tareas, sino que estemos contentos de hacerlas. Mientras que unos se conforman con lo que lograron, los que alcanzaron el éxito, que dispusieron a trabajar un tiempo extra, a trabajar no para la empresa,sino para mejorar en su propio aprendizaje, para que una vez suficiente preparados pudieran ser promovidos a nuevos niveles de confort, liderazgo y éxitos . Pensemos en que:<<Los profesionales de la formación vial más mediocre pueden llegar a ser grandes sólo por lo que destruyen>> De éstos, desgraciadamente, hay muchos en esta viña del Señor.

                                                 José Manuel López Marín