La “omnipotencia” y la importancia o sabiduría de saber delegar en nuestra profesión de formadores viales


En esta vida y profesión de formadores viales agitada, llena de sin sabores y decepciones,una retirada a tiempo puede ser una victoria. Todos hemos cometido o cometemos errores, solo de los necios es perseverar en los mismos. La reacción positiva, que demuestra  una actitud madura en nosotros, sería: <<Tomar la decisión de corregirlos>>. También podemos reaccionar con “indiferencia” ante ellos, decir que vamos a corregirlos, pero luego estúpidamente no hacerlo, burlándonos de nosotros mismos. También podemos asumir el papel de víctimas  de los mismos. Pero, negarlos o mentirlos es una posición infantil que no nos va permitir enmendarlos o crecer.

Los éxitos nos dan felicidad a todos los profesionales de la enseñanza vial, pero los errores, al enmendarlos y reconocerlos, son los que nos permiten crecer, aprender y adquirir sabiduría. No debemos avergonzarnos de cometer errores, sino por no corregirlos. Para aquellos omnipotentes de nuestro sector, que hay muchos, esta cuestión no es fácil, sin embargo, es posible reducir la marcha, ser humildes y reconocer que podemos errar o equivocarnos. Muy difícil en esta profesión llena de soberbia, eruditos y expertos viales. Flexibilizar, saber negociar y entenderse, nos hace  también  un poco más profesionales sensatos y humanos. Lo más importante es que aprendamos más de nuestro errores y los podamos corregir para evitar volver a repetirlos, va a ser un aprendizaje continuo. y no vivir en un  estado de omnipotencia vacío, ignorante y estéril. Sentémonos a analizar nuestros errores, aprendamos de ellos y, sobre todo, tratemos de corregirlos. Todas las acciones expresan prioridades.

Quienes solo ven lo que saben, conocen  y lo que hacen bien, o aquello donde son diestros y habilidosos, tienen una visión distorsionada de ellos mismos, llegan a creerse personajes infalibles y omnipotentes. No delegan en nadie, son perfectos y cercanos a Dios, trabajan en base a conseguir una meta: <<Salvar a todo el mundo>>, son imprescindibles,únicos salvadores y libradores, figuras irrepetibles. A penas pueden tener vida social, viven para los demás y su propio ego, siempre dando ilusiones y apenas piden nada. Se creen el Capitán Maravillas. ¿Cuál es el problema de estas personas o profesionales? Fundamentalmente que se estresan siempre porque no saben poner límites a sus acciones ni tan poco delegar, y no es por la verdadera exigencia de sus tareas, sino por su omnipotencia que les impide hacerlo. Si todos observamos con cuidado nuestra potencia o capacidad de trabajo, ésta se transforma en omnipotencia, a sabiendas de lo peligros y enfermedades que genera el estrés. Todos tenemos trabajos o labores que son importantes y otras que si salen defectuosas, mal o las postergamos nos acarrearán consecuencias graves.  Cuando somos capaces diferenciarlas o discriminarlas, podemos saber qué cuidar con más atención y qué no prestar más atención.

Todos necesitamos seleccionar y definir qué es imprescindible o necesario y que podemos obviar o prescindir en nuestra profesión o vida, para eso debemos optar por hacer prioridades. Pero para estos personajes “omnipotentes” todo es igualmente importante y prioritario, ellos son unos “superman” que todo lo pueden, ellos todo lo saben, más que que todo el mundo y todos los sabios de Grecia juntos. Sin embargo, desconocen que en algún momento esa omnipotencia se volverá en su contra, correrán el riesgo de sufrir estrés, de enfermarse y de terminar dependiendo de los demás de su entorno. En ese preciso momento, es cuando creen y se dan cuenta de la importancia de saber delegar, que es sano hacerlo, porque les permitirá abarcar muchas más cosas y acciones

Delegar a tiempo, evita incomodidades,  agotamientos y que podamos estresarnos. Al delegar, pueden centrarse en nuevos objetivos, nuevos proyectos, nuevas prioridades, de esta forma, el rendimiento y los resultados serán mayores y mejores. <<Delegar es un requisito imprescindible  y fundamental para conseguir o lograr resultados exitosos>>.

<<El líder capaz entrena a su suplente, el cual puede delegar a voluntad cualquier detalle de su posición. Solo de esta manera un líder se multiplica y se prepara para estar en muchos lugares y dar atención a muchas cosas al mismo tiempo>>. Recordemos  al coruñés Amancio Ortega y su exitoso Imperio Inditex expandido por todo el mundo.

                                             José Manuel López Marín

Publicado por

Clubautoescuela

Experto en formación Vial y educacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .