Sugerencias y pensamientos en voz alta…de una posible reforma de la Educación/Formación Vial en las Escuelas Particulares de Conductores


Como profesionales que queremos ser de la Educación/Formación Vial y, por consiguiente, implicados en la Seguridad Vial y la Movilidad Sostenible, deberíamos saber y conocer  que nuestra misión no consiste tan solo en complacer a nuestros alumnos, buscando “formas”, “trucos” o “subterfugios”, para memorizar preguntas y respuestas que les ayuden  a superar las pruebas  o exámenes para “sacar” u “obtener” el Permiso de Conducir. Más bien, nuestro objetivo o misión debería consistir en ser unos verdaderos docentes, salir del área de servicios, tan controlada por la impertinente y desagradable Comisión Nacional de Mercados y Competencia que nos convierte más en comerciantes que  en docentes de la Formación Vial,  desarrollando una labor social importante y necesaria de que, los aprendices a conducir vehículos automóviles mediante destrezas y habilidades para el manejo de los mismos, también sepan “circular” por las vías públicas con la mayor seguridad, eficacia y responsabilidad posible, mediante buenos comportamientos, hábitos, actitudes y valores; sin olvidarse nunca del uso solidario y cívico  de las mismas. 

Las Administraciones Públicas o CEE deberían estar obligadas a reconocer a las Academias Particulares  de Conductores, en estos nuevos tiempos de innovación, creatividad y avances tecnológicos, como “Centros de Educación/Formación Vial y Auxiliares para el Transporte” y que, además, son los centros más adecuados para tomar en consideración y como referencia para transmitir o comunicar a los ciudadanos usuarios de las vías públicas los conocimientos necesarios y suficientes para que comprendan la importancia que tiene el “factor humano” como actor y protagonista en los siniestros viales. Cuestión ya denunciada y reconocida por las Asociaciones de las Víctimas de Siniestros en el Tránsito

Es nuestra obligación, como profesionales de la formación vial, ser extremadamente cautos y exigentes  con la formación de las nuevas promociones de “Profesores de Educación/Formación Vial“, con el fin de conseguir profesionales altamente cualificados y de calidad exquisita para desarrollar la importante tarea de prevenir los riesgos viales y ayudar al desarrollo de la Movilidad Sostenible en las ciudades, y que, en un futuro próximo, puedan ser “homologados” como idóneos para opositar  a ser evaluadores de los exámenes de tráfico y poder así calibrar, por su experiencia, las capacidades  de los futuros conductores en sus distintas modalidades, especialidades y disciplinas (examinadores de calidad). Por todo ello, en estos concursos para otorgar la concesión y confianza de la formación de estos profesionales, ha de extremarse en que este servicio no recaiga sobre la más baja oferta o empresas fantasma sin historia alguna, que solo busquen o traten de sacar lucro o negocio de esta misión que debe de considerarse seria; su importancia y transcendencia en la formación de “calidad” de estos nuevos profesionales de la formación vial ha de ser vital y considerarse de gran importancia para no tener formadores viales certificados con sello de caucho.

El campo de actuación de las Escuelas Particulares de Conductores no debe limitarse únicamente y exclusivamente a los aspirantes a la obtención del Permiso de Conducir, sino que debe ampliarse, necesariamente, con la formación adecuada, a la “reeducación” de los conductores infractores, participando en los cursos de sensibilización y concienciación de estas personas que incumplieron las normas sociales de convivencia, utilización de forma ordenada y cívica de las vías públicas, los llamados “peligrosos viales“. También sería bueno utilizarlos, con la preparación suficiente, especializada y conveniente, para ser colaboradores con las Policías Locales, coordinados por los Profesores de los Colegios, para iniciar a los alumnos como futuros usuarios de las vías en los cumplimientos de las normativas viales y respecto a las señales de las mismas, como garantía de una seguridad vial efectiva y de prevención de los siniestros viales. 

También sería importante para los Profesores de Formación Vial, con la formación idónea, ser utilizados para dar conferencias a personas mayores, gratuitas y subvencionadas por la Administración por la recaudación de multas de tránsito, previas a la renovación del Permiso de Conducir, sobre nuevas normas y señalizaciones viales que hayan surgido en ese periodo, quedando las anteriores ya obsoletas o sin uso. Sin olvidar los avances en las nuevas tecnologías en la conducción muy necesarias para estos conductores.

Por todo ello, se hace imprescindible y necesaria una formación “continua  y permanente” de estos profesionales, para que se olvide ya la sociedad civil de aquellos viejos, aguerridos y valiosos instructores  que se les mal llamaba. injustamente, “pisapedales“., cuando eran unos inmejorables instructores en destrezas y habilidades para manejar aquellos vehículos automóviles.

                                                   José Manuel López Marín

Publicado por

Clubautoescuela

Experto en formación Vial y educacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .