El futuro de la conducción será autónoma, pero antes será 100% eléctrica.


En 1895, si querías conducir un vehículo a motor en Londres, debías contratar a un ‘red flager’. Su cometido era marcar la velocidad máxima a la que podía circular un vehículo a motor poniéndose delante del mismo. Algo que, por cierto, anuló la innovación en el mundo del automóvil durante media década. Por aquel entonces la gente se mostraba muy preocupada porque la retirada de los caballos de los carruajes otorgaba el control de la conducción a los conductores humanos, algo que podía ser un desastre según ellos.

Ahora la innovación en el sector automovilístico tiene mucho que ver con la conducción autónoma, pero también con el desarrollo de coches 100% eléctricos. Si por aquel entonces se temía dejar el control de un carro con motor a un ser humano, ahora la conducción autónoma también recibe una precaución similar. Se considera que dejar en manos de un cerebro sintético el control de la conducción es algo, que de momento, se tiene que regular y controlar. No obstante, el caso de la conducción de coches eléctricos vive en un escenario distinto pero con condicionantes que ha ido complicando su despliegue. 

Ahora bien, algunos muros se van derribando. En un informe, el banco de inversiones UBS asegura que la fabricación de coches eléctricos costará lo mismo que los modelos dotados con motor de combustión interna en el cercano 2024. Algo que el estudio indica podría acelerar la transición de muchas marcas a la vista de que el futuro está mucho más cerca de lo estimado hasta ahora.

Según ese informe, el coste adicional de fabricar coches eléctricos a batería frente a sus equivalentes con motor diésel o gasolina se reducirá a solo 1.600 euros en menos de dos años. A partir de ahí, los costes de producción bajarán de tal forma que en 2024 esta diferencia habrá desaparecido por completo. Un hito clave que permitirá acelerar todavía más la transición hacia los sistemas eléctricos. Sin embargo, esa diferencia empieza a ser algo residual en muchos modelos desde ya mismo.

Esto es imparable y además se está acelerando. La denominada ‘sociedad contactless’, derivada de la actual situación sanitaria que vivimos, no ha hecho más que acelerar la transición hacia el coche eléctrico, puesto que el sector de la automoción está inmerso en tres grandes disrupciones impulsadas por la sostenibilidad: el cambio al motor eléctrico, el vehículo compartido y la digitalización. Es cierto que queda mucho por hacer en el terreno de las infraestructuras para nuestros desplazamientos más largos pero eso es algo que también está mejorando rápidamente.

Permíteme una reflexión final. La definición de ‘coger el coche’ y lanzarse a hacer kilómetros, es una experiencia distinta. Con un coche eléctrico eso se hace con algo de previsión que tiene sus ventajas. Por ejemplo, si vas de Madrid a Barcelona, tienes la extraordinaria opción de parar en Zaragoza y disfrutar de la ciudad durante un par de horas, estirar las piernas, comerte unas migas en y retomar la ruta dos horas después con tu coche repleto de ‘combustible cero emisiones’, descansado y sin posibilidad de contaminar el medio ambiente.

Difusión: Club Autoescuela

En España 5,7 millones de vehículos están circulando con la ITV caducada y 1,75 millones sin seguro


En un comunicado de prensa emitido ayer por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), sobre la seguridad vial y medioambiental, informa que en España 5,7 millones de vehículos están circulando con la ITV caducada y 1,75 millones sin seguro.

El comunicado:

Desde AECA-ITV mostramos nuestra gran preocupación ante los datos de vehículos que están circulando por nuestras vías sin comprobar que su estado cumple las normas de seguridad vial y medioambiental estipuladas, y ante la facilidad con la que se vierten opiniones y comentarios sobre lo adecuado o no de las medidas temporales implantadas para garantizar la seguridad en carretera. De acuerdo a los últimos datos disponibles, 5.700.000 vehículos están circulando en España sin realizar la ITV correspondiente y, de acuerdo a los datos facilitados por el Gobierno, 1.750.000 vehículos circulan sin seguro.

Solo a modo de ejemplo, se calcula que en el mes de Septiembre no han realizado la correspondiente ITV el 67% de los vehículos que deberían hacerlo durante dicho mes, un total de 1.200.000 vehículos. Y es importante recordar que los vehículos cuya fecha de vencimiento de la ITV es posterior al 1 de Septiembre no disponen de ninguna prórroga por el efecto del COVID-19, por lo que los propietarios de los mismos deberían haber realizado su inspección en la fecha que indique la documentación del vehículo sin que haya duda sobre las fechas de aplicación de la misma.

Y todo esto a pesar de que, para dar la mejor atención a los usuarios y poder dar salida al colapso generado tras el estado de alarma, los operadores de ITV se han implicado al máximo durante este año en esta situación excepcional y han realizado un gran esfuerzo laboral y económico para incrementar la capacidad global de inspecciones en un 30%, y de forma muy significativa en aquellos vehículos con mayor riesgo potencial de daños personales, como son los autocares y vehículos comerciales y de mercancías, donde el incremento ha sido del 65% en la capacidad de inspecciones.

Este esfuerzo de los operadores ha de estar alineado con la responsabilidad de los ciudadanos de realizar la ITV de su vehículo en la fecha que le corresponde su vencimiento. En caso contrario se generarán aglomeraciones y colapso en años próximos debido a la deslocalización y al exceso de inspecciones en determinados periodos, desalineándose de la capacidad existente y provocarán no poder ofrecer el servicio necesario a los ciudadanos y que los operadores de ITV se exigen.

En relación con la suspensión cautelar de la medida especial sobre la fecha de vencimiento de la ITV de los vehículos cuya inspección estaba prevista durante el Estado de Alarma, el Tribunal Supremo ha admitido la personación de AECA-ITV para defender el derecho de los ciudadanos a la seguridad vial y medioambiental, ya que esta asociación considera que una decisión futura alineada con las medidas cautelares hoy aplicadas sería totalmente negativa para el ciudadano y la seguridad en carretera. La ITV salva vidas y el trabajo de la Asociación es velar porque los principios básicos de la Inspección Técnica de Vehículos se defiendan y se apoyen para y por la ciudadanía.

Difusión: Club Autoescuela

La transformación energética es imparable


La crisis sanitaria amenazaba con ralentizar el avance tecnológico de la industria automovilística mundial, poniendo en jaque la transformación energética que tiene en marcha este sector desde hace ya varios años.

Sin embargo, la situación parece haber acelerado el interés de los clientes por vehículos impulsados por energías alternativas, en un momento en el que cualquier reducción en el consumo se ve como algo imprescindible en un entorno de crisis.

Así mismo, el impulso de los clientes para intentar reducir la huella de carbono en sus actividades logísticas y de transporte también presiona a favor de la introducción de vehículos más sostenibles, aunque la situación varía en función de cada segmento de actividad.

Todos estos factores dan como resultado una oferta cada vez más amplia de vehículos eléctricos en diferentes segmentos vehiculares.

De igual modo, el aporte tecnológico también se deja notar en la llegada a la producción de estas unidades alimentadas por energías alternativas de nuevos actores de fuera de la industria automovilística y pertenecientes a ramas tecnológicas. Esta situación ha contribuido a impulsar la implantación de nuevas tecnologías en cada vez más vehículos comerciales e industriales.

Para terminar de cuadrar el círculo que impulsa la innovación en los modelos de vehículos dedicados al transporte y distribución de mercancías, hay que tener en cuenta el impulso del comercio electrónico, una actividad logística que se desarrolla principalmente en núcleos urbanos en los que la Unión Europea impulsa la implantación cada vez más generalizada de zonas de acceso restringiso a las que solo tienen acceso los vehículos menos contaminantes.

Vehículos comerciales eléctricos

En este sentido, recientemente, con la llegada de los e-Caddy ABT y el e-Transporter ABT, Volkswagen ha ampliado su ofensiva eléctrica, que hasta ahora contaba con el e-Crafter, y se posiciona como la primera marca con un modelo 100% eléctrico en cada uno de los segmentos del mercado de vehículos comerciales ligeros, en una apuesta clara hacia la electrificación para presentar su estrategia de ecomovilidad.

Por un lado, el e-Caddy ABT 100% eléctrico, estará disponible en versión Maxi, batalla más larga, para la versión Furgón, mientras que, por otro lado, el e-Transporter ABT 100% eléctrico, estará disponible con batalla larga también en la versión Furgón.

Además, ambos modelos contarán con una autonomía superior a los 120 Km, gracias a la incorporación de una batería de iones de litio de 37,3 kWh de capacidad.

Los dos modelos ecológicos ofrecen 83kW (113CV) de potencia y un par de 200 Nm y cuentan con tracción delantera y cambio automático DSG. La capacidad de carga del e-Caddy ABT es de hasta 651kg y 4,2 m³ y en el caso del e-Transporter asciende hasta los 1.091kg y 6,7 m³.

La marca alemana ya tiene desde hace tiempo en el mercado su e-Crafter, que ofrece una conducción sin emisiones y entre 115 y 120 kms de autonomía, así como una capacidad de carga útil de hasta 1.709 kg.

Cada vez más camiones eléctricos

Pese a que aún están lejos de convertirse en una alternativa real para el transporte de larga distancia, se multiplican las experiencias y cada vez más marcas luchan por hacerse un hueco en una de las disputas tecnológicas más apasionantes de una industria sumida en una revolución de gran calado.

En el ámbito de los vehículos pesados, el Tesla Semi ya parece más cerca de convertirse en una realidad que circule por las carreteras.

Por lo menos, Elon Musk ha anunciado hace pocas semanas que la marca de vehículos eléctricos ya ha iniciado la producción de un camión eléctrico que ha levantado grandes expectativas cuando se anunció hace más de dos años y medio, con la promesa de ahorrar 170.000 euros en consumo de combustible y amortizarlo en dos años.

El vehículo pesado de Tesla equipará cuatro motores independientes en los ejes traseros de la tractora y contará con dos versiones con autonomías, respectivamente de 300 y de 500 millas (equivalentes a unos 500 y 800 kilómetros, en cada caso) que, a su vez, tienen unos precios estimados de 150.000 y de 180.000 dólares, que corresponden a unos 135.000 y unos 162.000 euros, en cada caso.

En Europa, el MAN eTGM se configura como un vehículo de reparto completamente eléctrico con una configuración de chasis de tres ejes 6×2-4 con eje no traccionado direccional y elevable para una MMA de 26 toneladas.

El camión de reparto eléctrico de la marca alemana está propulsado por un motor eléctrico de 264 kW (360 CV) que transmite un par máximo de 3100 Nm y que puede alcanzar los 200 kilómetros de autonomía en función del área de aplicación y de las condiciones climáticas y topográficas.

También Renault ha iniciado recientemente la producción en serie de sus camiones eléctricos Renault Trucks D y D Wide Z.E. en sus instalaciones de Blainville-sur-Orne, compartiendo línea de producción con otros modelos del fabricante.

Los peligros del “efecto manada” en carretera, qué es y cómo evitarlo


La Dirección General de Tráfico advierte estos días de una conducta muy habitual en carretera y que genera accidentes de tráfico.

Radares, controles policiales, más señales de tráfico, nuevas limitaciones, inéditos sistemas de vigilancia como drones o helicópteros… Cualquier mecanismo de control es bueno para evitar en carretera el exceso de velocidad. Y es que, según los datos de la DGT, supone un factor determinante en hasta el 30 por ciento de los accidentes de tráfico mortales.

Hasta aquí, nada que no conozcamos ya y que veamos por nosotros mismos circulando. Sin embargo, estos días la DGT ha querido alertar de un problema cada vez más recurrente en carretera relacionado precisamente con la velocidad: lo que denomina el “efecto manada”. Pero, ¿qué es en realidad?

El “efecto manada” en carretera es un fenómeno que se produce por imitación. Según advierte la DGT a través de sus redes sociales, se lleva a cabo cuando un conductor corre porque lo hacen los demás, y asegura que puede llegar a costarte la vida.

Para evitar que, sobre todo en autopistas y autovías, ciertos coches tiendan a elevar su velocidad cuando la mayoría del resto de vehículos circula a una velocidad excesiva, Tráfico pide que cada conductor “sea uno mismo y respete los límites”. Los fenómenos de imitación pueden ocasionar graves accidentes.

La DGT hace referencia a modo de aviso al último informe de la OCDE y el Forum Internacional del Transporte (ITF), titulado “Velocidad y Riesgo de Accidente”. En este documento se asegura que “la velocidad tiene una influencia directa en la frecuencia y en la severidad de los accidentes”, advirtiendo que “con más altas velocidades de conducción, el número de accidentes y su severidad crecen desproporcionadamente”.

Según este informe, reducir la velocidad media en 5 km/h en vías interurbanas supone que se reduzca en un 28 por ciento los accidentes mortales. El modelo Nilsson asegura también que una subida del 1 por ciento en la velocidad media conlleva un crecimiento del 2 por ciento en la frecuencia de accidentes con víctimas, del 3 por ciento en la frecuencia de accidentes graves y del 4 por ciento en el de accidentes mortales.

 

Difusión: Club Autoescuela