E-CMR, Digitalización de la Documentación del Transporte por Carretera


La documentación que acompaña al transporte ha sido siempre un problema para los transportistas, que ahora, con las nuevas tecnologías, pasará a ser historia y, al tiempo, permitirá introducir mejoras en la gestión empresarial.

La digitalización de la documentación de la carga en el transporte es solo el primer paso de la transformación digital.

Pese a las dificultades de la crisis sanitaria, la digitalización parece un proceso imparable. Independientemente de esta circunstancia, lo cierto es que la incorporación de las nuevas tecnologías puede aportar ahorros de costes estimables y mejoras en la gestión empresarial.

Uno de los primeros aspectos del transporte en que está incidiendo la transformación digital está relacionada con la gestión de la documentación que acompaña a la carga.

En este sentido, reducir la cantidad de papeleo y transacciones físicas en la logística es algo especialmente importante ahora que la crisis sanitaria ha traído profundos cambios en las medidas de seguridad e higiene en todos los ámbitos.

Según calcula CETM, en España se emiten 120 millones de cartas de porte y 70 millones de CMRs.

Así las cosas, digitalizar las cartas de porte puede suponer mejorar la gestión documental de las operaciones de transporte, algo, que, a su vez, también puede ayudar a que las empresas de transporte puedan documentar paralizaciones y otras incidencias que, por lo general, suelen constituir importantes focos de conflicto con los clientes.

Además, esta digitalización puede contribuir a aportar una herramienta fidedigna que podría facilitar sobre bases documentales sólidas las relaciones contractuales con los cargadores.

De igual modo, en operaciones internacionales, el uso de la carta de porte digital puede contribuir a facilitar los trámites aduaneros, algo de especial relevancia en los servicios que enlazan con el Reino Unido ante el inminente ‘Brexit’.

Además, como se mencionaba anteriormente, la crisis sanitaria también va a suponer un impulso al intercambio digital de documentación con el fin de evitar que los conductores tengan que acceder a los centros de carga y descarga, evitando de este modo posibles contagios entre un personal que realiza servicios esenciales de gran valor y que por razón de una actividad móvil está sometido a fuertes riesgos.

Junto a estos beneficios, la digitalización ofrece también mejoras de gestión, documentación que optimizan la operativa y mejoran la relación con los clientes, al tiempo que ofrece mecanismos para justificar entregas, negociar paralizaciones y medir el cumplimiento de los indicadores de servicio.

¿Qué es el e-CMR?

La Carta de Porte (CMR),  es un documento que formaliza el contrato de transporte internacional que usan los transportistas y los operadores logísticos donde se establecen las obligaciones y responsabilidades de ambas partes. Aunque en ninguno supone la propiedad de la mercancía. Este documento presenta la siguiente información:

  • Fecha y lugar de cumplimentación
  • Identificación y direcciones
  • Descripción de las mercancías
  • Información del medio de transporte
  • Itinerario con el lugar de carga y transbordos
  • Instrucciones aduaneras e información relativa a mercancías peligrosas

Últimamente se está extendiendo cada vez más el uso de esta carta de porte digital, ya que ofrece enormes beneficios para los conductores que se dedican a realizar trayectos internacionales. El e-CMR ya es un documento legalmente válido en la mayoría de países de Europa.

Funcionamiento y beneficios de la carta de porte digital

El funcionamiento es muy sencillo, solo hay que seguir estos 4 pasos:

  1. El cargador crea la carta de porte en la plataforma de carga
  2. Una vez creado, el e-CMR se envía desde el TMS (Software de Gestión de Transporte)
  3. El conductor recibe su correspondiente e-CMR, de este modo puede llevar a cabo todas las acciones pertinentes: firma digital, actualización de estado, ajustes y fotografía.
  4. El e-CMR finalizado queda a disposición de todas las partes implicadas en la cadena de suministro

Con este sencillo procedimiento podemos conseguir innumerables beneficios como:

  • Ya no hace falta tener el papel físico, con lo que se reduce el riesgo de pérdida del documento
  • Ahorro en administración
  • Beneficios para el medio ambiente
  • Se eliminan los problemas de legibilidad del documento
  • Precisión e instantaneidad de la facturación
  • Información en tiempo real acerca del estado de los envíos y entregas
  • Ayuda a conseguir clientes más satisfechos
  • Gestión en cuestión de segundos
  • Costes de manipulación inferiores

El e-CMR se genera desde un portal web con acceso securizado al que todos los participantes (Remitente, Transportista y Destinatario) pueden acceder en tiempo real para crear el documento y consultarlo.

Todos los portes que se realicen con el sistema e-CMR son analizados en tiempo real a través de dispositivos móviles de manera que en todo momento se conozca la trazabilidad del proceso (dónde se ha cargado, qué se ha cargado, cuándo y, sobre todo, cómo ha llegado a destino).

La fiabilidad del sistema permite incluso una mejora en el control del transporte de mercancías por parte de las fuerzas de seguridad del Estado.

El e-CMR cumple con todos los requisitos legales y técnicos para su utilización en las mismas condiciones a la carta de porte actual. La carta de porte electrónica o e-CMR facilita bajo un total amparo legal que todos los aspectos sean mejor conocidos y establecidos desde las empresas de transporte y cargadores, conociendo de manera inmediata todos los puntos de ejecución del contrato.

Por otro lado, el control de documentos en formato digital permite asegurar mayor eficacia y operatividad en lo relativo a la inspección del transporte.

Divulgación: Club Autoescuela

Los países con conducción más segura de Europa. ¿Qué medidas de futuro está preparando la UE?


Mejorar la siniestralidad urbana y proteger a los usuarios vulnerables, clave para reducir la mortalidad en los próximos años

No se cumple. A pesar de la crisis sanitaria por la Covid y las consecuencias del período de confinamiento en la reducción de accidentes de tráfico, Europa no alcanzará el objetivo de reducir a la mitad el número de víctimas mortales en accidente de tráfico este año.

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC) ha publicado un informe sobre la seguridad vial en las carreteras de la UE desde 2010, analizando el desempeño de los países europeos en esta década que finaliza. Según este análisis, los países bálticos (Estonia, Lituania, Letonia), Grecia y Portugal han obtenido los mejores resultados.

Curiosamente no son los países que esperábamos en este ranking. Por el contrario, los habituales en esta lista, como Países Bajos o Reino Unido han registrado más muertes en 2019 que en 2010, aunque siguen en niveles de seguridad bastante buenos en relación a la media europea. Francia, Suecia y Alemania han obtenido un progreso mediocre en los últimos nueve años con reducciones muy pequeñas en sus cifras de mortalidad. Pero los peores resultados se dan en Bulgaria y Rumanía, dos países que también han realizado reducciones por debajo del promedio en los últimos años.

Evolución de la tasa de fallecidos en la UE

Estonia, premiada

Para Antonio Avenoso, director ejecutivo del ETSC es verdad que estas cifras son decepcionantes, pero “algunos países han hecho una verdadera revolución silenciosa en seguridad vial”. Uno de ellos es Estonia, galardonado con el premio ETSC Road Safety Performance Index (PIN) de 2020, en reconocimiento a su labor en la reducción de muertes en carretera. Entre 2010 y 2019, Estonia ha disminuido la mortalidad un 34%, y alcanza la tasa de 39 muertes por millón de habitantes en 2019, cuando la media europea se sitúa en 51. Sin duda, la estrategia nacional de seguridad vial de este país, el liderazgo de la administración de carreteras, la lucha contra el consumo de alcohol y drogas al volante y las distintas medidas de seguridad aplicadas para peatones y ciclistas, han hecho que este país sea el merecedor del premio en seguridad vial que otorga cada año el ETSC.

Grecia, sorprendente resultado

En 2019, Grecia experimentó un estancamiento en el descenso de muertes por tráfico respecto a 2018. Sin embargo, desde 2010 ha conseguido reducirlas un 44%. Vasiliki Danelli-Mylonas, presidente del Instituto de Seguridad Vial “Panos Mylonas” considera que ha contribuido a este resultado “la inversión en una red moderna de 2.100 km de autopistas en la actualidad, la nueva flota de vehículos y las campañas de sensibilización específicas”. Sin embargo, para él ha sido primordial “la vigilancia de la propia sociedad sobre la importante cuestión del comportamiento seguro en carretera”.

Gran esfuerzo en Portugal

En la última década, Portugal ha realizado un esfuerzo considerable que se percibe en las estadísticas. Mientras en Europa el año pasado las muertes solo se redujeron un 3% de media (en España, un 4,5%), nuestro país vecino logró una reducción del 9%. Desde 2010 ha logrado disminuir un 34% la mortalidad (63% si el período se extiende a 2001). Sin embargo, ocupa el puesto 24 en la lista de países, con una tasa de 63 muertes por millón de habitantes en 2019, casi el doble de muertes en carretera que España y tres veces más accidentes que Noruega y Suecia. El presidente de Prevenção Rodoviária Portugesa (PRP), José Miguel Trigoso, explicado que “el gran problema sigue siendo la siniestralidad dentro de las localidades, que es muy superior a la media europea”. También señala dos aspectos negativos sobre la seguridad vial en Portugal: el elevado número de peatones y motoristas fallecidos y el aumento de muertes por salidas de vía, en la mayoría de los casos, por exceso de velocidad.

¿Qué medidas de futuro está preparando la UE?

A partir de 2022 todos los turismos nuevos que se vendan en la UE deberán llevar incorporados:

  • Asistente de velocidad inteligente;
  • Interfaz para la instalación de alcoholímetros que impiden el arranque;
  • Sistema de advertencia de somnolencia y atención del conductor;
  • Sistema avanzado de advertencia de distracciones del conductor;
  • Señal de frenado de emergencia;
  • Detector de marcha atrás;
  • Registrador de datos de eventos (‘caja negra’).

Según un estudio encargado por la Comisión Europea al Laboratorio de Investigación del Transporte del Reino Unido todas estas medidas podrían evitar alrededor de 25.000 muertes y 140.000 lesionados graves en todas las categorías de vehículos en los próximos 15 años.

Fuente: Club Autoescuela

«Situación Actual y Futuro de la Movilidad Eléctrica» Webinar


El próximo 18 de diciembre a las 10 horas, Prensa Ibérica, con el patrocinio de PSA, Alphabet y Grupo Etra y la colaboración de PONS Seguridad Vial junto a Trafic y Neomotor te invitan al encuentro online «Situación Actual y Futuro de la Movilidad Eléctrica» que se celebrará en la sede de Fundación PONS y donde se abordará la situación y retos de la e-movilidad, desde el punto de vista regulatorio, económico y social así como los avances tecnológicos a implantar en los vehículos híbridos y eléctricos.

PROGRAMA:

10.00 h. Bienvenida

Dña. Ana Gómez Arche, CEO de PONS Seguridad Vial

10.05 h. Apertura Institucional (Intervención Online)

D. Abel Bueno García, Director General de Transportes y Movilidad de la Comunidad de Madrid

10.15 h. Intervención Individual

D. José Antonio León Capitán, Director de Comunicación y Relaciones Institucionales en Grupo PSA

10.30 h. Mesa Debate. Vehículo eléctrico, impulsando la movilidad sostenible

Ponentes participantes:

  • D. Alberto Morla, Directivo de Transición Energética del Grupo PSA
  • D. Ignacio Barbero, Director e-mobility en TOTAL España
  • Dña. Amelia Martín Sánchez, Coordinadora de movilidad/Gestor de Flota de Grupo Calidad Pascual
  • Dña. Rocío Carrascosa, CEO Alphabet España
  • D. Carlos Carmona, Director de Desarrollo Sostenible de Grupo ETRA

Moderador: D. Ramón Ledesma, Asesor PONS Seguridad Vial

12.00 h. Conclusiones y Cierre

Puedes inscribirte mediante el presente enlace

Divulgación: Club Autoescuela

Nivel académico mínimo equivalente a Bachillerato o a Formación Profesional de grado medio para ser Transportista


El nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (denominado ROTT), aprobado por el Gobierno en febrero de 2019, incluyó entre otras novedades la nueva regulación de acceso a la actividad del transporte por carretera ajustándose a la reglamentación europea. Así, se estableció que para aquellos que pretendan obtener el título de competencia profesional para ser transportista, deberán acreditar un nivel académico mínimo previo equivalente a Bachillerato o a Formación Profesional de grado medio.

La sentencia del Tribunal Supremo dictada en el recurso planteado por una entidad asociativa se manifiesta a favor de la exigencia de dicho requisito ya que, según señala, se encuentra “amparado de forma expresa por el Reglamento europeo” , que guarda “una adecuada relación de proporcionalidad con los conocimientos exigidos por el examen para el reconocimiento oficial de la competencia profesional que regula el Reglamento europeo”. Ello requiere de forma expresa “un nivel mínimo de conocimientos adquiridos durante la escolaridad obligatoria, completada bien por una formación profesional y una formación técnica complementaria, bien por una formación de enseñanza secundaria u otra formación técnica”.

En todo caso, tal requisito sólo es exigible a los que pretendan obtener dicha titulación profesional desde la entrada en vigor del nuevo ROTT, por lo que están exentos de acreditarlo todos los transportistas titulados que con anterioridad ya venían operando en el transporte de mercancías por carretera en España.

Asimismo, debe quedar claro que dicha cualificación formativa sólo es exigible a quienes vayan a ejercer la actividad como empresarios transportistas, no a quienes pretendan ejercer como conductores profesionales, para los cuales se mantienen los mismos requisitos que se venían exigiendo con anterioridad (esto es, poseer el permiso de conducción de la clase que corresponda y el correspondiente certificado de aptitud profesional CAP).