¿Puede ser condenada penalmente una persona como cooperador en el delito de conducción sin carnet o por el contrario no cabe dicha condena?


Vamos a analizar algunas sentencias sobre la figura del cooperador en el delito de conducción sin carnet o permiso de conducir.

Antes de nada recordemos DOS cuestiones IMPORTANTES:

1ª.-  El cooperador necesario (art. 28 C. Penal)  sería aquella persona que participa con actos relevantes en la comisión de un delito, pero no es la persona que ejecuta directamente el delito, que sería el AUTOR del delito.

2ª.-  El delito por conducir un vehículo sin carnet o permiso está tipificado en el Código Penal Español en el artículo 384, párrafo 2:  Se impondrá la pena de PRISIÓN de 3 a 6 MESES  o con la de MULTA de 12 a 24 MESES o con la de TRABAJOS EN BENEFICIO DE LA COMUNIDAD  de 31 a 90 DIAS al que realizare la conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial y al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.

Trasladamos los anteriores conceptos a un EJEMPLO:

Una persona deja o permite que otra persona conduzca un vehículo careciendo de carnet o permiso de conducir. El conductor habrá podido incurrir en un delito de conducción sin carnet del citado art. 348 C. Penal.

La pregunta que hacemos es : ¿Podrá ser considerado cooperador necesario del delito la persona que lo ha consentido?

Sobre la cuestión de si puede ser condenado como cooperador en el delito de conducción sin carnet la inmensa mayoría de los Tribunales considera que será condenado como cooperador del citado delito «aquella persona (la mayor parte de las veces propietaria de un vehículo), que permite la conducción a otra a sabiendas de que carece del correspondiente permiso».

No obstante hay algunas Audiencias Provinciales que consideran la imposibilidad legal de condenar al cooperador en estas situaciones.

¿Puede entonces ser condenada penalmente una persona como cooperador en el delito de conducción sin carnet o por el contrario no cabe dicha condena?

Veamos 2 sentencias diferentes:

A) SENTENCIA que considera que NO PUEDE condenarse como cooperador en el delito de conducción sin carnet

–  Audiencia Provincial de Madrid ( Sección 3ª), sentencia de 17.09.2015:

Sin desconocer que la jurisprudencia ha admitido la cooperación necesaria en supuestos de omisión, de comisión por omisión, por la no evitación de un delito, y que unas Audiencias consideran pudiera ser de aplicación a este delito, a ello se refiere la Audiencia Provincial de Badajoz, de 29-3-2010, en la que no se rechaza, desde luego y en sede teórica, la posibilidad de autoría en forma de cooperación necesaria en el delito de conducción de vehículo de motor sin el correspondiente permiso o licencia del art. 384 del C. Penal a quien es propietario del vehículo no conductor, pero sí que estima que el principio de personalidad de la responsabilidad criminal obliga a descender en cada caso concreto el estudio de las específicas circunstancias que permitan individualizar e identificar la conducta que se reprocha penalmente al acusado, y otras como la Audiencia Provincial de Toledo, Sección 1ª, 9-3-2010, no lo ve posible al indicar «que tales comportamientos de coejecución no son predicables de este tipo delictivo, de ejecución de propia mano y que se consuma por la sola circunstancia de que el sujeto delincuencial realiza el acto de conducir un vehículo a motor sin estar en posesión de la correspondiente autorización administrativa, lo que no es extrapolable a que exista un coadyuvante, pues se está en posesión del permiso o no, y es esa sola circunstancia la que integra el tipo, sin que la conducta típica pueda desplazarse a otro para que proceda la ejecución conjunta», en todo caso en el caso de autos no parece que la conducta omisiva llevada a cabo por el acusado, integre propiamente un contribución a la comisión del delito por un tercero.

Para determinar el alcance de la omisión en que incurrió el acusado, al permitir la conducción de su esposa, no puede obviarse que esa conducta ha sido contemplada expresamente como una infracción grave por la legislación de tráfico, así en el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, en el Art. 65 relativo a las infracciones graves, se establece que constituye la misma «v) Incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente», cuando no sean constitutivas de delito. Así lo señala la Audiencia Provincial de Pamplona sentencia de 22 de octubre de 2011 en un supuesto similar al presente donde concluye: » Pues bien en el Código Penal y a diferencia de otros supuestos en él contemplados en que se sanciona expresamente como delito omisiones propias o puras, no se ha incorporado como tal esa acción, la de «incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente«. 

Si ello es así, en ausencia de otros datos que nos permitan concluir que en la omisión de esa conducta concurría en el acusado una conducta dolosa, dirigida inexcusablemente a violentar la seguridad vial, ante esa dualidad, y a falta de concreción de un elemento doloso más allá de la propia omisión, la conclusión no puede ser otra que la no catalogación de la acción como delito, sin perjuicio de su sanción como una falta administrativa.  Por lo tanto se dicta sentencia absolutoria a favor del acusado.»

SENTENCIA que considera que PUEDE CONDENARSE como cooperador en el delito de conducción sin carnet

–  Audiencia Provincial de Madrid (Sección 15ª), sentencia de 1.02.2016:

» Se dice por el acusado que dejó que su hija, que no tenía permiso de conducir, cogiese el coche de su propiedad por causa de necesidad, en este caso por su enfermedad que era el que normalmente conducía.

Según el Tribunal Supremo existe cooperación necesaria cuando se colabora con el ejecutor directo aportando una conducta sin la cual el delito no se habría cometido (teoría de la conditio sine qua non), cuando se colabora mediante la aportación de algo que no es fácil obtener de otro modo (teoría de los bienes escasos) o cuando el que colabora puede impedir la comisión del delito retirando su concurso (teoría del dominio del hecho).

El reproche penal en el ámbito de la cooperación necesaria en el supuesto que estamos analizando se centra en la acción positiva de ceder o prestar el vehículo para su conducción inmediata o cercana en el tiempo a quien nunca ha obtenido permiso o licencia, con plena consciencia de dicha carencia.

La cooperación necesaria del artículo 28, párrafo segundo b) del C.P no la determina el que el cooperador tenga una posición de garante de la actuación del autor material del hecho, sino el contribuir a la ejecución del hecho delictivo mediante un acto sin el cual no se habría efectuado, que fue lo que aquí ocurrió.»

Incidimos con el presente artículo en la importancia de reflexionar sobre este tema a muchos progenitores, que con la intención de disminuir su inversión económica en la obtención del correspondiente derecho a conducir vehículos automóviles por las vías públicas en cuanto a sus hijos, deciden en desconocimiento de la legislación y jurisprudencias vigentes impartir clases prácticas a sus hijos en sus propios vehículos, generalmente en zonas alejadas del tráfico rodado (polígonos industriales, zonas de estacionamiento público, etc.), que en definitiva son vías públicas.

El desconocimiento de la norma (penal o administrativa) no exime de su cumplimiento y comporta las sanciones o condenas correspondientes.

Divulgación: Club Autoescuela