Un juez condena a la DGT a pagar 400 euros por no garantizar el correcto funcionamiento de sus radares


El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 22 de Madrid ha condena a la Dirección General de Tráfico (DGT) a pagar 400 euros por no garantizar “la aptitud del soporte donde instala sus radares”.

Así consta en una sentencia en el que se estima un recurso promovido por los servicios jurídicos de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) en defensa de uno de sus socios, anulando una multa de 300 euros y la detracción de dos puntos impuesta por un supuesto exceso de velocidad.

La nulidad se produce porque “al no constar el correcto estado del soporte del radar utilizado” no puede garantizarse su correcto funcionamiento. La sentencia condena, además, a la DGT al pago de 400 euros en costas.

Los hechos ahora enjuiciados se iniciaron por una denuncia formulada el pasado año por el radar que la DGT tiene situado en el km. 59,2 de la N-VI. Curiosamente, este cinemómetro ostentaba ya en el 2017 el récord de ser el radar más activo de toda España, con 55.119 denuncias formuladas, según un informe elaborado por AEA.

En un comunicado en su página web, AEA ha recalcado que ahora la justicia ha estimado íntegramente los argumentos jurídicos invocados por los letrados de AEA en defensa de los legítimos derechos de uno de sus miembros al cuestionar la medición efectuada por un radar del que no constaba “el correcto estado del soporte del mismo”.

Medición de los radares

Según el fundamento de derecho primero de la sentencia “en la Orden ITC (3123/2010) se regula la verificación periódica, no sólo de los propios aparatos cinemómetros, sino también de las cabinas que constituyen su alojamiento, soporte o protección, como deriva del artículo 12 de la misma Orden, antes transcrito, pero en el expediente administrativo no consta ningún certificado o documento que garantice la obligatoria verificación de la cabina”.

Según los últimos datos facilitados por su director general en una reciente comparecencia ante la comisión de presupuestos del Congreso de los Diputados, la DGT dispone en la actualidad de 2.300 radares, que se incrementarán en 75 más el año que viene. Durante 2019 se formularon 4,6 millones denuncias, con una recaudación próxima a los 500 millones de euros.

Divulgación: Club Autoescuela

Obligaciones de un conductor profesional que resulte positivo en la prueba de antígenos para cruzar la frontera en Reino Unido


La IRU ha publicado una guía con el Protocolo de actuación para cualquier transportista que se encuentre en el Reino Unido y de positivo en la prueba de antígenos que se realiza para cruzar la frontera, ahora que el país no pertenece a la UE y es, a todos los efectos, un tercer país.

En este aspecto el primer paso a seguir por parte de los conductores teóricamente positivos es someterse a una PRC que les obligará a esperar entre 24 y 36 horas para recibir el resultado definitivo.

Esta espera al resultado de la prueba PCR, supondrá que el conductor permanezca totalmente aislado en la cabina de su camión, sin contacto con ninguna otra persona.

Finalmente, si la PCR es negativa, el chófer podrá retomar su camino hacia la frontera sin ningún tipo de requisito adicional, mientras que si se confirma el positivo, el conductor será escoltado hasta uno de los hoteles habilitados para cumplir la cuarentena obligatoria.

En este caso, el chófer debería guardar diez días de aislamiento obligatorio a la espera de superar la enfermedad y realizar nuevo test que deberá confirmar si sigue enfermo o se ha curado.

Así mismo, el Gobierno del Reino Unido asume los gastos de alojamiento y alimentación del conductor e incluso está pautado que también asuma los gastos sanitarios en algunos casos.

Divulgación: Club Autoescuela