TIR: una solución de tránsito seguro para los transportes entre el Reino Unido y la UE


TIR: acuerdo, para el transporte por carretera, que permite el transporte de mercancías bajo precinto aduanero entre dos países firmantes del acuerdo; el tránsito puede ocurrir a través de países no firmantes.

El sistema TIR (Transit International Routier) agiliza los trámites en las fronteras, reduciendo la carga administrativa para las autoridades aduaneras y para las empresas de transporte y logística. Reduce significativamente los tiempos de espera en la frontera, ahorrando tiempo y dinero.

Puede ser utilizado por las empresas para transportar mercancías hacia y desde el Reino Unido. Los transportistas TIR acreditados en la UE, el Reino Unido y más allá pueden utilizar este sistema probado y probado para completar fácilmente los procedimientos aduaneros.

¿Por qué usar TIR?

  • Coste efectivo: una única garantía, a un precio fijo, cubre múltiples envíos y múltiples puntos de carga/descarga.
  • Alta garantía: cobertura de hasta 100.000 euros.
  • Seguro: la carga está sellada en todo momento, lo que reduce el riesgo de daños y fraudes.
  • Pre-declaración digital: presentar información de carga por adelantado para las operaciones de tránsito en el territorio de la UE.
  • Fácil de usar: formalidades completas directamente con las aduanas, sin necesidad de un tercero.

Brexit y el sector del transporte internacional por carretera

La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea ha tenido muchas implicaciones para el transporte internacional por carretera. A pesar de que se negoció un acuerdo comercial a finales de 2020, días antes de que finalizara el período de transición del Reino Unido y ya entrara en vigor el 1 de enero de 2021, siguen existiendo cuestiones jurídicas y operativas que necesitan más aclaraciones, y los operadores de transporte tienen preocupaciones sobre el uso de nuevos procesos y sistemas para trasladar mercancías y personas a través de la frontera UE-Reino Unido.

La industria necesita claridad y certidumbre para planificar y dirigir sus negocios de transporte. En términos más generales, las cadenas de suministro internacionales y las redes de movilidad deben seguir funcionando sin problemas para evitar dañar el comercio, el empleo y el crecimiento económico, especialmente a la luz de la pandemia.

Cuestiones que la industria del transporte por carretera está monitoreando

  • Procedimientos aduaneros, infraestructura y cuestiones fronterizas: el sistema TIR es ahora una herramienta crucial para los operadores que trasladan mercancías dentro y fuera del Reino Unido, y es necesario capacitar a los agentes de aduanas y corredores de ambos lados de la frontera para facilitar su uso. También se necesitan estacionamiento seguro, despacho de aduanas e instalaciones sanitarias y fitosanitarias para garantizar que las mercancías sigan en movimiento.
  • Transporte de pasajeros: también son importantes los nuevos protocolos sobre el intercambio anticipado de datos de pasajeros para el transporte de autocares.
  • Acceso a la profesión de transporte por carretera – formación de directivos y conductores, reconocimiento mutuo de cualificaciones.
  • Acceso al mercado del transporte por carretera: quién puede conducir donde, cuándo y durante cuánto tiempo, incluida la interpretación y aplicación de las disposiciones sobre el cabotaje del acuerdo comercial UE-Reino Unido.
  • Condiciones sociales y acceso al mercado de trabajo: normas sobre el tiempo de conducción y descanso, y normas sobre el salario mínimo, especialmente dado el gran número de nacionales de la UE empleados por las empresas de transporte por carretera del Reino Unido, y que la escasez de conductores sigue siendo una cuestión paneuropea.
  • Normas de tráfico y multas.
  • Documentos de transporte y reconocimiento mutuo, aceptación de licencias y otros documentos en papel y digitales relacionados con mercancías o movimientos de pasajeros.
  • Normas de vehículos, incluidas las emisiones, los pesos y las dimensiones: ¿cómo seguirán aplicándose las normas actuales de la UE en el Reino Unido, o para los camiones y autocares del Reino Unido en la UE, a lo largo del tiempo).

Divulgación: Club Autoescuelas

Robots autónomos AMR para hacer frente a los picos de demanda en almacén


Los robots móviles autónomos (AMR por sus siglas en inglés) se están convirtiendo en un elemento clave en la logística interna de los almacenes y plantas ligados al e-commerce. La automatización de los procesos exige la optimización de los recursos, incluido el del personal humano, y los robots móviles se perfilan como la mejor solución para mejorar la productividad de la operativa de almacén.

Un robot AMR está pensado para automatizar el transporte de material de un punto de recogida a uno de entrega. Su objetivo es aumentar la productividad de la empresa delegando en ellos los trabajos rutinarios y repetitivos que no aportan valor productivo.

Los robots AMR se diferencian principalmente de los robots AGV por su mayor flexibilidad, economía de explotación y rápidos de instalar.

Un ejemplo de implantación de AMRs es la empresa china de paquetería urgente ZTO Express que ha introducido en su centro logístico de Hangzhou el robot móvil autónomo Mini Yellow, desarrollado por LiBiao Robot, para afrontar el incremento de paquetes que llegaban a las instalaciones.

La actividad diaria no era suficiente para justificar la introducción de un sistema automatizado de clasificación de cintas transversales. Por ello, se evaluaron tecnologías alternativas para cubrir los picos de demanda, como el Día del Soltero.

En 2020, se registraron unos 580.000 pedidos por segundo en los momentos de mayor intensidad, lo cual llevó a contratar personal temporal para cumplir con los objetivos previstos, con el consecuente aumento de los costes operativos.

ZTO Express, que tiene entre sus clientes a Alibaba, PDD y JD.com, cuenta con una red de socios altamente escalable para la recogida de los paquetes y las entregas de última milla, dedicando sus mayores esfuerzos a las tareas de clasificación y transporte que tienen lugar entre ambos procesos.

Ahora, ha mejorado su operativa con 20 Mini Yellow que operan en una plataforma simple, sobre una superficie de menos de 50 m². Los paquetes se colocan en el primer robot disponible, se escanea el código de destino y la información se transmite al bot, que se desplaza a lo largo de la mesa y deposita el paquete en la estación correspondiente para el empaquetado.

Hasta el momento, en estas instalaciones se procesaban entre 10.000 y 50.000 paquetes diarios. Sin embargo, estos nuevos AMR pueden procesar alrededor de 2.000 paquetes por hora, e incluso se podrían introducir más unidades para aumentar la capacidad a 7.000 paquetes por hora.

Además del evidente ahorro en los costes de mano de obra, pues solamente se necesita un trabajador, ofrece una rápida recuperación de la inversión y una gran flexibilidad. En este sentido, se pueden introducir robots adicionales cuando se necesiten y la tecnología es portátil, lo que significa que los sistemas se pueden intercambiar entre centros.

Divulgación: Club Autoescuela