El punto de más riesgo de contagio de Covid si viajas en coche


Extremar las precauciones es esencial para evitar contagios de Covid en el coche. Te contamos qué situaciones son las de mayor riesgo.

Si eres de los que se plantea viajar esta navidad, pese a que las recomendaciones lo desaconsejan, te contamos dónde es más peligroso contagiarse de Covid en el coche.

Como bien sabrás, en el coche también es obligatorio el uso de mascarilla siempre que los pasajeros sean personas no convivientes. Además, la recirculación del aire favorece el contagio, ya que los filtros de nuestro coche no pueden atrapar al virus. Por ello, si compartes coche para, por ejemplo, ir al trabajo, es obligatorio llevar la mascarilla y se recomienda airear el coche tras su uso o, en el mejor de los casos, circular con la ventanilla bajada.

Pero quizás pienses que estas fiestas sólo vas a viajar con tu familia y que, en ese caso, el coche es el medio más seguro. Bien, lo primero que tienes que saber es que en Estados Unidos apoyan esta afirmación. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades así lo aseguran, aunque nos piden que no bajemos la guardia.

Por ello, los expertos recomiendan que nos lavemos frecuentemente las manos y, sobre todo, prestemos mucha atención durante las paradas. Es aquí donde el riesgo de contagio aumenta, ya que podemos tener relación con otras personas o descansar en un espacio cerrado mientras comemos o tomamos un café o refresco.

Es decir, el riesgo de contagio más alto cuando vamos en coche es, sí, fuera de nuestro propio coche. Por tanto, si realizas una parada en un área de descanso, intenta consumir en una terraza o al aire libre, junto al coche, y utiliza la mascarilla el mayor tiempo posible. Mantén siempre la distancia social con vendedores y camareros y, no lo olvides, lávate las manos con frecuencia.

La edad de los neumáticos y su caducidad: mitos y realidades


Los neumáticos son el calzado de nuestro coche, y muchas veces les prestamos demasiado poca atención, algo que nos puede costar bien caro en cuanto a nuestra seguridad personal, pero que se evita de forma sencilla si sabemos interpretar la salud de nuestros neumáticos correctamente. Sobre los neumáticos influyen muchos factores, como por ejemplo las presiones de inflado o el deslizamiento sobre el asfalto (por ejemplo al acelerar muy fuertemente, o al frenar y bloquear alguna rueda) que son fácilmente detectables. Pero el paso del tiempo también es determinante para la salud del neumático.

Los neumáticos tienen una fecha de fabricación, y también un límite de tiempo tras el cual no se garantiza la calidad del material. Por decirlo de otro modo, el material se degrada con el tiempo, y a partir de una cierta edad, no sirven para circular con seguridad por la pérdida de propiedades que sufre el neumático.

Pérdida de elasticidad y propiedades de la goma

Con el tiempo, los neumáticos pierden las propiedades que los hicieron buenos. Cuando compramos un neumático nuevo, hemos de saber que a partir de su monta nos va a durar “n” años. Probablemente no nos dure tanto, pero a partir de los 5 años de la monta se considera que el neumático ya no sirve, y es cuando se dice que el neumático ha caducado. Ya no tiene la elasticidad de antes, y eso se va a traducir en una menor seguridad.

El neumático puede agrietarse, puede romperse con facilidad, podemos tener un reventón y no nos sujetará igual en los desplazamientos laterales. En resumen, se convierte en un peligro para todos: conductor, ocupantes, terceros que pasaban por allí… Es el momento de cambiar los neumáticos y seguir circulando seguros.

Las condiciones de almacenamiento y de conservación ¡son clave!

Un neumático nuevo, cuando lo montamos en las ruedas, comienza a perder propiedades paulatinamente (de forma inadvertida, claro, salvo que sea defectuoso): con el paso de los meses, de soportar las inclemencias del tiempo como el sol, la lluvia, el frío… Por otro lado, con el paso de los kilómetros, se desgasta y va perdiendo grosor en la banda de rodadura, hasta que llegamos al límite legal de los 1,6 mm de profundidad en el surco, momento en el que debemos cambiarlos.

Hemos de cambiar los neumáticos motivados por lo que suceda antes: gastar los neumáticos hasta los testigos de medición, o que cumplan 5 años desde la monta. Lo normal es que los neumáticos se desgasten antes, a menos que no lleguemos a los 3.000 km al año: en ese caso caducarán antes de desgastarse. Un neumático de más de cinco años desde la monta no es seguro, toma nota.

¿Qué pasa con la fecha de fabricación?

Los cinco años de los que hablamos no se computan desde la fecha de fabricación, porque si no podríamos estar comprando hoy, en 2020, unos neumáticos de 2017, 2018 o 2019 a los que les quedarían tan solo tres, dos, un ¡años de “vida”! Falso. La fecha de fabricación nos indica cuándo se fabricó el neumático), pero si la conservación del mismo es la correcta en cuanto a temperatura, humedad, y muchos otros factores, el neumático está en perfectas condiciones.

Un neumático con más de 5 años desde la fecha de fabricación ¡no tiene por qué haber caducado! Son 5 años desde la monta, 10 años desde su fabricación.

Sin embargo, al montar el neumático lo sacamos de su medio de conservación ideal, así que empieza la degradación seria. No obstante, los neumáticos siempre van a caducar, estén muy bien conservados, o muy mal conservados. Un neumático con fecha de fabricación de diez años o más no está en condiciones de ser montado para circular con seguridad.

Ni que decir tiene que un neumático de segunda mano es todavía menos seguro (y nosotros recomendamos encarecidamente no comprar neumático de segunda mano) porque:

1) solo conoceremos seguro la fecha de fabricación;
2) no conocemos el historial del neumático;
3) no sabemos ni cómo se conservó en uso, ni cómo se conservó mientras esperaba a ser vendido.

Así que nos juntamos con varias cosas. Si la fecha de fabricación es de más de diez años, excusamos comprarlo; si lo montamos y se cumple su quinto aniversario desde esa monta, los podemos descartar, y debemos cambiar a otros neumáticos nuevos; y si el neumático deja los testigos al aire, debemos cambiarlos porque hemos rebasado el límite legal de profundidad mínima para el surco.

Los peligros de la cristalización de los neumáticos

Tal y como explican desde OPEN, la Organización Profesional de Especialistas del Neumático, con el paso del tiempo el neumático puede disminuir sus propiedades químicas perdiendo elasticidad y dando así paso a lo que se conoce como cristalización. En este estado se reduce drásticamente la adherencia, aumentando la distancia de frenado, aumentando la probabilidad de sufrir aquaplaning con precipitaciones y comprometiendo la seguridad del vehículo.

La cristalización, en contra de lo que muchos conductores puedan pensar, no es fruto exclusivamente del kilometraje realizado sino que puede producirse cuando nuestro vehículo pasa mucho tiempo a la intemperie, con altas temperaturas y radiación solar, con humedades bajas y por el envejecimiento del neumático. No obstante, la utilización y el almacenamiento son factores que afectan significativamente al mayor o menor deterioro.

Por ello, aunque las ‘gomas’ no tengan fecha de caducidad exacta, se recomienda que la rueda que supere los cinco años de uso sea revisada por un especialista y se sostiene que transcurridos diez años desde su fecha de fabricación irán perdiendo propiedades y dejarán de ofrecer la misma seguridad.

¿Cómo detectar si los neumáticos están cristalizados?

A golpe de vista, no es sencillo identificar este desgaste puesto que el aspecto no cambia a pesar de haber perdido agarre tras aumentar su rigidez. Si bien, un ‘truco’ sencillo y simple para comprobar su estado es hundir la uña del dedo en el dibujo del neumático, la cual nos indicará el grado de cristalización. Si la goma está blanda y podemos hundir la uña, no está cristalizado. En el caso de que no consigamos hundirla, nuestros neumáticos habrán sufrido este peligroso proceso de cristalización, debiendo cambiarlos de inmediato.

En cualquier caso, desde la asociación aconsejan que en caso de duda acuda a un taller para cerciorarse de si ha llegado el momento de sustituirlos por unos nuevos. Revise la presión y la alineación para ahorrar dinero.

Por último, a fin de tratar de prevenir la cristalización, OPEN recomienda evitar que los neumáticos reciban mucha radiación solar, se expongan a temperaturas extremas y se reemplacen antes de sobrepasar los diez años de vida.

 

Jornada online sobre Nuevas tendencias en la movilidad post-COVID


DESCRIPCIÓN

KREAB y PONS Seguridad Vial le invitan a la jornada ‘’Nuevas Tendencias de movilidad en el contexto post-COVID’’ para abordar los retos y oportunidades que exige este nuevo tiempo.

APERTURA

Miguel Ferre. Senior Partner de Asuntos Públicos y Sustainability & Economics KREAB
Ana Gómez-Arche. CEO PONS Seguridad Vial
Mercedes Gómez. Directora General de Transporte Terrestre Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
Pere Navarro. Director DGT

MESA

“Sostenibilidad, eficiencia y seguridad: hacia una movilidad inteligente en las ciudades”

MODERA Alberto Muelas, Director Sustainability & Economics KREAB

Marc Gómez Presidente y CEO de ABB España y Portugal. Presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad y Presidente del Observatorio sobre Movilidad en España

Lola Otiz Sánchez. Directora General de Planificación e Infraestructuras Movilidad. Ayto Madrid

Ramón Ledesma. Asesor PONS Seguridad Vial

Alfonso Gil. Responsable Área Movilidad y Sostenibilidad . Ayto. Bilbao

Daniel Serra. Director Innovation Hub South (EIT Urban Mobility)

MESA

‘’Mobility as a Service (MaaS) y el nuevo rol de la movilidad planificada’’

MODERA: Diego Bayón, Associate Director Public Affairs KREAB

Itziar García. Dircom y Relaciones Institucionales BlaBlaCar
Miguel Ruiz. Presidente ATUC
Mariano Silveyra. VP Public Affairs Cabify
Timo Buetefisch. Chief Executive Officer de Cooltra

MESA

‘’Nuevas tecnologías y colaboración público-privada en el reto de la movilidad inteligente, conectada y autónoma”

MODERA Nuria Marcos, directora general PONS IP

Xavier Serra. Director de Tecnología e Innovación. Abertis Autopistas
Álvaro Urech. Director de Innovación España & Portugal Alstom
Javier Aguirre. Presidente-CEO Kapsch TrafficCom España y Portugal
Daniel Latorre. Director de Estrategia y Control de Gestión INECO
Elena Fernández. Directora de Sostenibilidad, Reputación y RR.II Correos

Regístrate

Divulgación: Club Autoescuela

3 formas en que la digitalización hace más sencilla la vida de los conductores de vehículos pesados


Conducir durante largas distancias es un trabajo duro. Los conductores de vehículos pesados que recorren Europa pasan grandes periodos de tiempo lejos de sus familias y amigos, luchando contra el estrés que produce el tener que llegar a tiempo al siguiente destino y contra los peligros en la carretera. Si eres gestor de una flota de transporte, cualquier cosa que puedas hacer para mejorar la vida de tus conductores merece ser tenida en cuenta. Y, como ya están comprobando muchos gestores de flotas, una mayor digitalización y automatización aporta muchos beneficios para los conductores de largas distancias.

Mejor navegación

Pese a que cada conductor de camión utiliza algún tipo de dispositivo de navegación, la calidad de la misma varía. Por ejemplo, la ruta adecuada para un camión de grandes dimensiones puede no ser la misma que para una furgoneta.

Por esta razón es tan importante contar con una navegación específica para vehículos pesados. Una solución de gestión de flotas no solo guía al conductor a su destino con información de tráfico en tiempo real, sino que tiene en cuenta cuáles son las carreteras más seguras para vehículos grandes, los puntos de interés para los conductores y calcula la ruta en base a dichas características.

Además de mantener sus camiones en las rutas correctas, esto le da a su conductor tranquilidad. Saben que no necesitan adivinar la información y que es menos probable que se encuentren con tráfico, desvíos u otros problemas que retrasen el progreso.

Una planificación más realista y comunicación más fluida

Nada añade más estrés al día de un conductor de vehículos pesados que el hecho de que se le pida que haga más de lo que puede manejar de manera realista. Una solución de gestión de flotas ayuda a evitar este problema al automatizar el registro de los tiempos de trabajo de los conductores.

De esta forma, se ofrece una idea clara de cuánto tiempo exactamente puede seguir conduciendo, lo que se podrá utilizar para asegurarse de que el horario establecido es factible.

Otro posible factor de estrés son los cambios en la planificación o los nuevos pedidos que llegan mientras el conductor del camión está en la carretera. Una vez más, esta es un área en la que la digitalización puede ser de gran ayuda. Un dispositivo en cabina viene con funcionalidad de texto a voz, por lo que lee los mensajes provenientes de la oficina en voz alta. Esto significa que se puede enviar un cambio de plan o una actualización importante y el conductor no necesita detenerse para recibirlo.

Mejora del estilo de conducción

Ayudar a tu equipo a mejorar su estilo de conducción no es sólo una buena noticia para tu empresa. También es estupendo para los conductores de vehículos pesados, ya que fomenta su seguridad, su control y su tranquilidad al volante. Sin embargo, para poder formarles, es necesario analizarlos individualmente. Después de todo, es posible que no todos los conductores necesiten mejorar en la misma área, por lo que simplemente animarlos a todos a trabajar en los mismos puntos puede no dar resultados.

De nuevo, la digitalización es la clave. Una solución de gestión de flotas ofrece visibilidad sobre el rendimiento de cada conductor en áreas clave. Por ejemplo, puede ver qué miembro del equipo podría estar utilizando el control de crucero con mayor regularidad y luego tomar medidas para animar a los demás a hacerlo en futuros viajes. Además de reducir el consumo de combustible, también hará que los viajes sean más tranquilos y relajados.

Divulgación Club Autoescuela