El Gobierno aprueba la reforma del carnet por puntos que aumenta las sanciones por hablar con el móvil o no llevar cinturón


El Gobierno ha remitido a Las Cortes la reforma de la ley de tráfico que prevé cambios en el sistema de carné por puntos que agravará las sanciones para las conductas de riesgo como el uso del móvil al volante o la mala utilización de los elementos de seguridad.

Con el objetivo de que la reforma esté en vigor antes de que acabe el año, el Ejecutivo lo remite al Congreso de los Diputados para que inicie su tramitación parlamentaria.

Estas son las principales modificaciones que recoge el proyecto de ley:

– Aumentan de 3 a 6 los puntos a detraer por conducir sujetando con la mano el móvil. Se mantiene la multa de 200 euros y de 3 puntos de sanción si el infractor usa el móvil pero no lo tiene en la mano.

– Eleva de 3 a 4 los puntos a detraer por no hacer uso del cinturón de seguridadsistemas de retención infantil, casco y otros elementos de protección. Además, incorpora como causa de la pérdida de esos puntos el hecho de no hacer uso de los mismos de forma adecuada.

– Unifica en un plazo de dos años el tiempo que habrá de transcurrir sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de 12 puntos, siempre que no se haya perdido todo el saldo.

– Se castiga con 3 puntos poseer en el vehículo mecanismos de detección de radares o cinemómetros.

– Suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites genéricos de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos.

– Se podrán recuperar 2 puntos del carné por la realización de cursos de conducción segura certificados por la DGT. No obstante, la recuperación de esos puntos no será efectiva hasta que entre en vigor la regulación de las condiciones que deben cumplir tales cursos.

– Utilizar dispositivos de intercomunicación no autorizados en los exámenes de conducir se considerará una infracción muy gravesancionada con 500 euros y 6 meses sin poder presentarse de nuevo.

Las empresas de transporte de personas y de mercancías podrán acceder “online” al registro de conductores para conocer si el permiso de conducir de sus trabajadores está vigente o no. Solo se informará en rojo (no en vigor) o verde (si). 

Divulgación: Club Autoescuela

Comiso del vehículo como pena accesoria a la impuesta por un delito de conducción sin permiso.


Sentencia de la Audiencia Provincial de Salamanca por la que se confirma el comiso del vehículo como pena accesoria a la impuesta por un delito de conducción sin permiso.

Sobre las 12:00 del día 24 de agosto de 2018, el acusado conducía un vehículo de su propiedad con pleno conocimiento de que lo hacía con pérdida de vigencia de su permiso de conducir por pérdida total de puntos. El acusado había sido condenado anteriormente, por sentencias de 27 de octubre de 2016 y 23 de febrero de 2017, p or delitos de conducción sin permiso.

Ante tales hechos, la juez de instancia condena al acusado como autor criminalmente responsable de un delito contra la seguridad vial en la modalidad de conducción sin permiso por pérdida total de los puntos legalmen te asignados del artículo 384 del Código Penal, concurriendo en el mismo la circunstancia agravante de reincidencia, y conforme al artículo 385 bis del CP acuerda el COMISO DEL VEHÍCULO de su propiedad.

La jueza de instancia justifica el comiso del vehículo en que se trata de la tercera condena por delitos de la misma naturaleza, lo que evidencia la peligrosidad del autor, máxime para el resto de usuarios de la vía pública, lo que hace necesario adoptar tal medida a fin de evitar la comisión de futuros delitos, y no admitiendo las razones de la defensa de que el acusado necesita el coche para ir a la farmacia a comprar pastillas, ya que puede hacerlo por su propio pie o utilizando un medio de transporte público.

Recurrida en apelación la anterior sentenci a, la Audiencia Provincial de Salamanca desestima el recurso y confirma la sentencia con base en los siguientes fundamentos de derecho:

El tipo del artículo 384.2 del Código Penal fue introducido por la Ley Orgánica 15/2007, de 30 de Noviembre. El Preámbulo de la ley expresa claramente la finalidad pretendida al reformar los preceptos penales tipificadores de los delitos contra la seguridad del tráfico y señala de un modo expreso que, dicha norma, nace ” con el objetivo de definir con mayor rigor todos los delitos contra la seguridad del tráfico y los relacionados con la seguridad vial, evitando que determinadas conductas calificadas como de violencia vial puedan quedar impunes “. Y de hecho tal modificación legal vino a tipificar lo que hasta dicho momento era una infracción administrativa.

La conducta de conducir sin haber obtenido nunca el carné de conducir no es un delito de resultado, ni exige un riesgo superior al que se produce por el solo hecho de conducir. El bien jurídico se ve violentado por la conducción sin haber acreditado una mínima aptitud para el manejo de vehículos.

Por otra parte, en modo alguno estamos en presencia de un delito imprudente, tratándose de un delito doloso puesto que el autor conocía perfectamente en el momento de ponerse al volante de su vehículo que el permiso de conducir le había sido retirado.

La medida de comiso tiene su fundamento en la necesidad de prevenir su utilización en el futuro para la comisión de nuevos delitos contra la seguridad vial, y también la peligrosidad del sujeto, entendida como la probabilidad de que pueda volver a delinquir utilizando tal instrumento.

“ Como bien se razona en la instancia, la reiteración delictiva del acusado, vista la sucesión de condenas, en dos años, pone de manifiesto que las anteriores condenas no han surtido efecto alguno en cuanto a la prevención especial, no consiguiendo que el recurrente adecuase su comportamiento a la norma penal y o bien obtuviere el permiso o dejare de conducir, por lo que resulta proporcionado privarle de la propiedad sobre el vehículo a los efectos de facilitar tal fin”.

Divulgación: Club Autoescuela

“Ellas se creen que conducen bien” -Drive my Car-


Hasta entonces, Kafuku se había subido a un coche conducido por una mujer en varias ocasiones y, a su modo de ver,  la manera de conducir de las mujeres podía clasificarse básicamente en dos tipos: o un poco demasiado brusca o un poco demasiado prudente. Por suerte, esta última era mucho más frecuente que la primera. En términos generales, ellas conducen con mayor prudencia y cuidado que los hombres. Desde luego, uno no tiene derecho a quejarse de que alguien conduzca con prudencia y cuidado. Sin embargo, a veces esa forma de conducir puede exasperar a los demás conductores.

Por otro lado, da la sensación de que muchas de las conductoras que pertenecen al “bando brusco” se creen que “ellas conducen bien”. Se burlan de las conductores excesivamente prudentes y se enorgullecen de no ser como ellas. Pero, cuando realizan un cambio de carril temerario, no parecen darse cuenta de que algunos de los conductores que las rodean sueltan suspiros o improperios mientras se ven obligados a utilizar el freno más de lo habitual.

También hay, por supuesto, quien no pertenece a ninguno de los dos bandos. Son mujeres que conducen con total “normalidad”, ni con demasiada brusquedad, ni con demasiada prudencia. Entre ellas, las hay bastante hábiles conduciendo. Sin embargo, incluso en esos casos, Kafuku siempre notaba en ellas cierta tensión. No podría explicar de qué se trata en concreto, pero cuando va sentado al lado de la conductora percibe una “falta de fluidez” que le impide sentirse a gusto. La garganta se le reseca o se pone a hablar de cosas triviales e innecesarias para romper el silencio.

Obviamente, entre los hombres también hay quienes conducen bien y quienes no. Pero, por lo general, no le transmiten tensión. No es que vayan relajados. Seguramente también estén tensos. No obstante, parecen saber de modo “natural”  (tal vez inconscientemente) dicha tensión de su talante. A la vez que prestan atención a la conducción, charlan y obran con un nivel de absoluta “normalidad”. En resumen, una cosa es la tensión y otra el talante. Kafuku desconoce donde radica esa diferencia.

Pensar separadamente en los hombres y las mujeres no es algo que suela hacer a diario. Apenas nota diferencias en las competencias en función del sexo. Su profesión lo obliga a trabajar con el mismo número de mujeres que de hombres y, de hecho, se siente más cómodo al trabajar con ellas. Por lo general son más atentas a los detalles y saben escuchar. Pero en lo que concierne a conducir, cuando se sube en un coche pilotado por una mujer, en ningún momento deja de ser consciente de que es una de ellas la que lleva el volante. Esta opinión, sin embargo, nunca se la ha expresado a nadie.

“Hombres sin Mujeres” (Onna no inai otokotachi)
Capítulo I. “Drive my car”
HARUKI MURAKAMI
(c) 2014

Qué conducir es un comportamiento humano conformado en gran medida por pautas automatizadas, mayoritariamente gestionadas en el ámbito orgánico subconsciente, es algo que no está sometido a dudas hoy en día.

Que estas pautas automatizadas están compuestas de microtareas encadenadas en este ámbito de la mecanización no consciente, y que probablemente se encargue el cerebro reptiliano y el sistema límbico de este tipo de actividades mayoritariamente por encima de los lóbulos frontales, queda ahí sujeto a debate en el ámbito de lo subjetivo y de lo químico.

Ciertamente, las estadísticas de las compañías aseguradoras informan que las mujeres tienen más accidentes que los hombres al volante, y al mismo tiempo nos detallan que estos son de menor intensidad y cuantía (reflejado está en las primas más bajas que afrontan en el coste del seguro de sus automóviles de cualquier categoría).

Cierto es que la mayor ligazón (incluso en la fecha en la que estas líneas son escritas) con el ámbito doméstico, configuran el trayecto habitual del ámbito femenino, en términos estadísticos, con los desplazamientos cortos, la intendencia del hogar, desplazamientos con los hij@s a las actividades escolares, extraescolares, hipermercados, etc. En definitiva desplazamientos cortos, en gran medida urbanos.

Mientras que los vehículos de mayor MMA y los desplazamientos más largos y de carácter profesional siguen teniendo mayor protagonismo en el ámbito masculino, en base a muchas circunstancias de marcado carácter político, social, cultural, económico, etc.

Volviendo al texto de Haruki Murakami en su novela y a la diferencia entre las pautas de comportamiento al volante entre hombres y mujeres, y por tanto a como automatizan en el ámbito de lo no consciente la conducción las mujeres, encontramos indicadores cotidianos que favorecen sus cifras y que quizá puedan merecer su atención y reflexión (ofrecemos algunos a continuación):

» Cursos de recuperación de puntos del permiso de conducir: En cada curso participa una o ninguna, dos o tres alumnas es algo casi extraordinario, podríamos entre otras opciones inferir que son más respetuosas con la normativa y los demás usuarios, teniendo en cuenta que el número de conductores mujeres y hombres es cada vez más cercano.

» Cursos de recuperación del derecho a conducir: Probablemente las mismas circunstancias anteriormente mencionadas, propician que las mujeres puedan mantener su derecho a conducir activo, cuidan con un mayor esmero su saldo de puntos y visitan menos los juzgados por incumplimientos penales contra las seguridad vial. Su participación en estos cursos se mueve habitualmente entre el 5% y 10% del alumnado.

» Población penitenciaria por incumlimientos de carácter penal contra la seguridad vial: e

Escasa es su participación en este ámbito, que apenas alcanza a un 3% de los conductores mujeres con este tipo de incumplimientos.

Sin más detalle y con independencia de estos breves y aleatorios indicadores planteamos la siguiente sesgada y manida consulta:

 

 

El carnet de conducir en el móvil y otras ventajas de la ‘DGT virtual’


La nueva web del organismo permite pagar multas, solicitar un duplicado del carnet de conducir o pedir un informe de vehículo, entre otros trámites.

Ya era posible tener el carnet de conducir en el móvil y ahora la relación con la DGT puede llevarse a distancia. Desde finales de diciembre, la mayor parte de los trámites relacionados con los vehículos, los permisos de conducción o las sanciones están disponibles en la sede digital de Tráfico y no es necesario acudir para casi nada a las jefaturas provinciales.

La DGT resume así su intención: se trata de comunicarse con la administración de forma “más cómoda, más rápida y con las mismas garantías que si se hiciera de modo presencial”.

Una manera implícita de dejar patente la validez de la app miDGT, que desde marzo de 2020 permite llevar en el móvil el carnet de conducir, la documentación del coche y la acreditación del seguro RCO.

La sede electrónica de la DGT empezó a funcionar a finales de 2019 con la inclusión de algunas gestiones administrativa, pero la crisis del coronavirus y el confinamiento general aceleraron la digitalización de muchos servicios. Con el último impulso, que incluye una mejora en la “accesibilidad y usabilidad de la sede”, Tráfico pretende “organizar mejor la información de los trámites y procedimientos digitales” y “ofrecer información y servicios personalizados”, en palabras del gerente de Informática de la DGT, Miguel Martín.

La sede electrónica del organismo facilita gestiones como la solicitud de un duplicado del carnet de conducir, el pago las multas, la tramitación de una baja temporal del vehículo o la mera comprobación del saldo o del historial de detracciones y suma de puntos, con indicación de las correspondientes referencias a los expedientes y a las infracciones cometidas. “El objetivo es que para 2021 la práctica totalidad de nuestros procedimientos no requieran desplazamientos presenciales”, añade Martín. Estos son los trámites disponibles ahora.

Trámites disponibles

  • Relacionados con el vehículo: a través de la sede digital de Tráfico, los usuarios pueden, por ejemplo, realizar transferencias (esto es, cambiar la titularidad del coche) o solicitar un informe de vehículo, recomendable cuando se va a comprar un coche de segunda mano y se quiere conocer su historial. Asimismo, la sede permite comunicar a la DGT del conductor habitual del vehículo, tramitar las bajas definitivas y temporales (y su alta posterior, en este caso), solicitar un duplicado de la documentación del vehículo y hacer un cambio de domicilio fiscal.
  • Relacionados con el carnet de conducir: los conductores pueden consultar su saldo de puntos, solicitar un duplicado del permiso por pérdida o robo, inscribirse en cursos de recuperación de puntos, pedir un certificado de puntos y realizar un cambio de domicilio para las notificaciones.
  • Sanciones: la sede digital de Tráfico también está habilitada para pagar las multas e identificar al conductor en caso de sanción por radar, así como para tramitar reclamaciones.
  • Otros trámites: pago de tasas; solicitud de cita; consulta de distintivo medioambiental; adquisición de la pegatina medioambiental; presentación de comunicaciones y consulta de notas de exámenes.

Para acceder a los servicios necesitas un certificado digital:

*Fabrica Nacional de Moneda y Timbre CERES
*Cl@ve
*E-DNI

Divulgación: Club Autoescuela