El próximo verano, comenzaremos a despedirnos de los tradicionales triángulos de emergencia que nos acompañan desde julio de 1999. Llega la renovada V-16.


En caso de avería o accidente, la señal V 16 luminosa se colocará en la parte más alta del vehículo sin necesidad a la calzada.

El próximo verano, comenzaremos a despedirnos de los tradicionales triángulos de emergencia que nos acompañan desde julio de 1999. Llega la renovada V-16. Se trata de un dispositivo luminoso intermitente de color naranja. Sustituye a los triángulos que usábamos desde 1999.

¿Cómo se utiliza?

Para señalizar que nos hemos quedado detenidos en la vía, situaremos el dispositivo luminoso en la parte más alta posible del vehículo. Garantizamos así su máxima visibilidad. Para colocarlo, no necesitamos salir del vehículo ni caminar por la calzada sorteando el tráfico, como ocurría hasta ahora con los triángulos.

¿Cómo me localiza?

El dispositivo incorpora un sistema de geolocalización que, una vez activado, envía cada 100 segundos la ubicación del vehículo detenido a la nube DGT 3.0, para que esa información llegue a los demás conductores (ver infografía).

¿Desde cuándo?

A partir del 1 de julio de 2021. Aunque, hasta el 1 de enero de 2026, podremos utilizar los triángulos y la nueva señal (con o sin geoposicionamiento). Desde esa fecha, lo único permitido para señalizar las incidencias será la señal luminosa con geolocalización.

¿Por qué se cambia?

La modificación de la señal V-16 (denominación oficial, según el Reglamento General de Vehículos) está incluida en el Real Decreto que regula los servicios de auxilio en vía pública. Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, explica que se retiran los triángulos de emergencia debido al elevado número de atropellos mortales que se producían cuando los conductores salían de sus vehículos a colocarlos o recogerlos tras haber sufrido un percance en la vía (ver recuadro).

¿Y si tengo que salir del vehículo?

Según la nueva normativa, “como norma general”, saldremos del vehículo si existe un lugar seguro fuera de la calzada y siempre por el lado contrario al flujo de la circulación. Si no podemos salir con seguridad, esperaremos la asistencia dentro del vehículo con el cinturón de seguridad puesto.

32 fallecidos por bajarse del coche

Según los datos de la DGT (sin contar Cataluña y País Vasco), entre 2019 y 2020, 28 peatones murieron atropellados en la vía tras bajarse de su vehículo. A esta cifra, debemos añadir las 4 personas fallecidas en las mismas circunstancias que ya se han contabilizado hasta el 31 de enero de 2021.

V16 CLUB AUTOESCUELAEl coste las comunicaciones estará incluido en el precio de venta al público y estas se garantizarán durante al menos 12 años.

El dispositivo incluirá en el interior de su carcasa todos los elementos necesarios
para su operación, incluidos los de comunicaciones, sin depender en ningún caso de elementos externos como aplicaciones de teléfonos móviles u otros similares.

El listado de las marcas y modelos de dispositivos V-16 que cumplan con todo lo
establecido en este apartado, y por lo tanto sean válidos para señalizar un accidente, será publicado en la dirección http://www.dgt.es/v16.

Antes del 31 de junio de 2022 la Dirección General de Tráfico aprobará, mediante
resolución, el protocolo y el formato de envío de los datos requeridos por parte de los servicios de auxilio en carretera y de la señal V-16 a los efectos de su publicación en el punto de acceso nacional en materia de tráfico y movilidad.

Divulgación: Club Autoescuela

Comiso del vehículo como pena accesoria a la impuesta por un delito de conducción sin permiso.


Sentencia de la Audiencia Provincial de Salamanca por la que se confirma el comiso del vehículo como pena accesoria a la impuesta por un delito de conducción sin permiso.

Sobre las 12:00 del día 24 de agosto de 2018, el acusado conducía un vehículo de su propiedad con pleno conocimiento de que lo hacía con pérdida de vigencia de su permiso de conducir por pérdida total de puntos. El acusado había sido condenado anteriormente, por sentencias de 27 de octubre de 2016 y 23 de febrero de 2017, p or delitos de conducción sin permiso.

Ante tales hechos, la juez de instancia condena al acusado como autor criminalmente responsable de un delito contra la seguridad vial en la modalidad de conducción sin permiso por pérdida total de los puntos legalmen te asignados del artículo 384 del Código Penal, concurriendo en el mismo la circunstancia agravante de reincidencia, y conforme al artículo 385 bis del CP acuerda el COMISO DEL VEHÍCULO de su propiedad.

La jueza de instancia justifica el comiso del vehículo en que se trata de la tercera condena por delitos de la misma naturaleza, lo que evidencia la peligrosidad del autor, máxime para el resto de usuarios de la vía pública, lo que hace necesario adoptar tal medida a fin de evitar la comisión de futuros delitos, y no admitiendo las razones de la defensa de que el acusado necesita el coche para ir a la farmacia a comprar pastillas, ya que puede hacerlo por su propio pie o utilizando un medio de transporte público.

Recurrida en apelación la anterior sentenci a, la Audiencia Provincial de Salamanca desestima el recurso y confirma la sentencia con base en los siguientes fundamentos de derecho:

El tipo del artículo 384.2 del Código Penal fue introducido por la Ley Orgánica 15/2007, de 30 de Noviembre. El Preámbulo de la ley expresa claramente la finalidad pretendida al reformar los preceptos penales tipificadores de los delitos contra la seguridad del tráfico y señala de un modo expreso que, dicha norma, nace ” con el objetivo de definir con mayor rigor todos los delitos contra la seguridad del tráfico y los relacionados con la seguridad vial, evitando que determinadas conductas calificadas como de violencia vial puedan quedar impunes “. Y de hecho tal modificación legal vino a tipificar lo que hasta dicho momento era una infracción administrativa.

La conducta de conducir sin haber obtenido nunca el carné de conducir no es un delito de resultado, ni exige un riesgo superior al que se produce por el solo hecho de conducir. El bien jurídico se ve violentado por la conducción sin haber acreditado una mínima aptitud para el manejo de vehículos.

Por otra parte, en modo alguno estamos en presencia de un delito imprudente, tratándose de un delito doloso puesto que el autor conocía perfectamente en el momento de ponerse al volante de su vehículo que el permiso de conducir le había sido retirado.

La medida de comiso tiene su fundamento en la necesidad de prevenir su utilización en el futuro para la comisión de nuevos delitos contra la seguridad vial, y también la peligrosidad del sujeto, entendida como la probabilidad de que pueda volver a delinquir utilizando tal instrumento.

“ Como bien se razona en la instancia, la reiteración delictiva del acusado, vista la sucesión de condenas, en dos años, pone de manifiesto que las anteriores condenas no han surtido efecto alguno en cuanto a la prevención especial, no consiguiendo que el recurrente adecuase su comportamiento a la norma penal y o bien obtuviere el permiso o dejare de conducir, por lo que resulta proporcionado privarle de la propiedad sobre el vehículo a los efectos de facilitar tal fin”.

Divulgación: Club Autoescuela

La multa por no llevar la pegatina de la ITV


Poner pegatinas en el coche es una manera sencilla, barata y rápida de distinguirlo del resto. El Reglamento General de Circulación no prohíbe colocarlas. El artículo 19 solo establece que “la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circule, sin interferencias de láminas o adhesivos”.

Con esta apreciación, en teoría, sí se permiten los adhesivos sobre la carrocería–excepto los que se indican al final de este artículo– y aquellos que, colocados sobre los cristales –ambos parabrisas, ventanas laterales y retrovisores–, no dificulten visibilidad del conductor.

Sin embargo, en la práctica, al ser la norma tan ambigua, queda a la interpretación de los agentes de Tráfico imponer una sanción de 200 euros por llevar una pegatina sobre una zona acristalada del vehículo. Además, puede que al pasar la ITV los adhesivos que afecten a la visión del conductor sean causa de una inspección desfavorable.

Adhesivos permitidos

Justificante de la ITV. Según establece el Reglamento General de Vehículos, esta pegatina ha de colocarse en el ángulo superior derecho del parabrisas –mirando desde el interior–, ya que se considera que es el lugar que menos afecta a la visibilidad del conductor. Es obligatorio llevarla pegada, ya que acredita que se ha pasado la revisión técnica y complementa la tarjeta de la ITV. No hacerlo puede ser motivo de sanción, de entre 80 y 100 euros, sin detracción de puntos.

Solo está permitido llevar la pegatina de la última inspección: no se pueden coleccionar sobre el parabrisas las de otros años, ya que la visibilidad del conductor podría quedar reducida. En caso de necesitar otra pegatina –por ejemplo, por haberla perdido al sustituir el parabrisas– se puede solicitar un duplicado en el centro de la ITV donde se pasó la revisión aportando la documentación del vehículo. Al igual que los coches, las motocicletas también deben exhibir la pegatina de la ITV en el ángulo superior derecho del parabrisas. Si no cuentan con él, debe ser colocada en un sitio bien visible: el carenado, el chasis, la horquilla o el guardabarros delantero.

Distintivo medioambiental de la DGT. Desde 2016 los vehículos cuentan con la etiqueta ambiental, que los clasifica teniendo en cuenta las emisiones contaminantes. Actualmente hay cuatro modelos de pegatina –Cero, ECO, C y B–, existiendo vehículos que no tienen derecho a ella por superar en antigüedad o emisiones los márgenes establecidos. A lo largo de 2021 se esperan cambios en este etiquetado medioambiental, si bien aun no se ha especificado cómo o cuándo serán.

La Dirección General de Tráfico no obliga a llevar la pegatina del distintivo ambiental, pero sí recomienda hacerlo ya que algunos municipios, en sus ordenanzas, regulan o limitan la circulación de los vehículos en función del tipo de distintivo que les corresponda. Debe ponerse en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero; si no se tiene –como puede ser el caso de las motocicletas–, en cualquier sitio visible del vehículo.

Sistema de Telepeaje. Ya sea adhesivo o un dispositivo, debe colocarse en la parte superior central del parabrisas, por el interior, según indique el manual de usuario que se facilita al contratar el sistema. Y siempre en una zona que no interfiera la visibilidad del conductor.

Identificadores nacionales. Las placas de los vehículos matriculados con anterioridad a 1998 no tienen el formato europeo, por lo que no cuentan con la banda azul con la E de España. En estos casos se permite colocar una pegatina junto a la matrícula para identificar al país. Es importante recordar que no se pueden poner ningún adhesivo sobre la matrícula; la multa, en caso de hacerlo, es de 200 euros.

L de conductor novel. Sea o no en formato adhesivo, esta señal deberá ubicarse en la parte posterior izquierda del vehículo, en un sitio visible; en las motocicletas no se indica expresamente el lugar. La multa por no llevar la L durante el primer año tras la obtención del carné es de 100 euros. Circular con ella puesta cuando pase este tiempo también está sancionado con el mismo importe.

Pegatinas prohibidas

Reflectantes o luminiscentes. La DGT considera que las pegatinas reflectantes o luminiscentes pueden afectar a la visibilidad de otros usuarios de la vía cuando incide la luz sobre ellas. Por este mismo motivo tampoco está permitido utilizar este tipo de pinturas en el exterior del vehículo, salvo que esté expresamente permitido en el Reglamento General de Vehículos, como sucede con los vehículos prioritarios.

De competición. Según indica la aseguradora Mapfre, la DGT estima que este tipo de adhesivos –como dorsales u otros justificantes de participación en pruebas deportivas– pueden incitar a sobrepasar los límites de velocidad establecidos en la vía. Por ello llevar estas pegatinas está prohibido.

Divulgación: Club Autoescuela

La Comisión Europea prepara un nuevo Reglamento para fijar nuevas prórrogas de la validez de determinados certificados, autorizaciones y permisos relacionados con el transporte y los conductores


Esto mismo hizo en mayo de 2020, con el reglamento denominado Ómnibus en el que se recogían prórrogas de todos los certificados, permisos y autorizaciones que afectan a los transportistas, desde renovaciones de carnés de conducir, a certificados CAP pasando por las revisiones del tacógrafo o la ITV de los vehículos.

El problema del Reglamento Ómnibus de mayo fue que solo fijaba un periodo de prórroga obligatorio e igual para todos los estados miembros, el relativo a la validez de las tarjetas CAP. para todo lo demás, dejaba a los Estados que legislaran y fijaran prórrogas en función de sus propias necesidades. Es el caso de las prórrogas de las ITV, los carnés de conducir, la revisión de los tacógrafos, las licencias comunitarias, los certificados de conductor de terceros países y la renovación de las tarjetas del tacógrafo de los conductores.

Es decir, prácticamente todo quedaba al arbitrio de los Estados miembros y, aunque los demás países tenían que respetar lo que cada Estado hubiera decidido, es indudable que esto produjo una descoordinación importante y numerosos desajustes en el funcionamiento del mercado interior.

Divulgación: Club Autoescuela