Llenar el depósito cuesta 12 euros más que hace un año


Si es usuario habitual del coche ya lo habrá notado. La gasolina y el gasóleo están disparados y llenar el depósito es cada vez más caro. Si hacemos números respecto al año pasado, el litro de 95 ha subido un 20,9%, mientras que el gasóleo A se ha encarecido un 17,99%.

Si traducimos los porcentajes anteriores a euros, la realidad es que repostar un depósito de 50 litros de gasolina de 95 cuesta 12,25 euros más que el año pasado; y el del tipo A ha subido 10,40 euros respecto al año anterior. Es decir, que ahora mismo se pagan 70,65 euros y 68,20 euros, respectivamente. 

En estos momentos, la media del mes de julio hizo que en los 31 días el litro de 95 octanos se situara en 1,413 euros y el del gasóleo A ascendiese hasta los 1,364 euros.  

¿A qué se debe este incremento? Básicamente al encarecimiento que están viviendo las materias primas de las gasolinas. Es decir, a la subida que ha vivido en los últimos meses el crudo en el mercado internacional. Por hacernos una idea, el barril de Brent, de referencia en Europa, ha subido un 76% en el último año al pasar de 43,32 a los 76,33 dólares el barril actuales. 

Es cierto que la cotización del Brent no tiene incidencia directa en la gasolina, pero sí en los mercados internacionales en los que cotiza este derivado del crudo. Por tanto, todo depende de cómo evolucione la cotización de las gasolinas a nivel internacional y cuyos precios son cada vez mayores. 

¿Por qué?

Porque se registra una subida motivada por la fuerte caída que se produjo durante 2020 en los momentos más duros del confinamiento. Las restricciones a la movilidad unidas a los cierres temporales de las economías mundiales provocaron una caída histórica de la demanda y, por tanto, la consecuente caída del precio del crudo. 

Parece evidente que con la recuperación económica y la vuelta de la movilidad el precio del crudo -y por ende de las gasolinas- vuelva a subir. Los datos adelantados del mes de junio de la Asociación Española de Operadores Petrolíferos (AEOP), muestran que el consumo de combustibles de automoción ha subido un 24,5% respecto a junio de 2020 y un 1,3% respecto a 2019. 

Aumenta la demanda 

Lo normal es que durante julio esos niveles se incrementen todavía más y que en agosto den un pasito más adelante. Por tanto, parece obvio que a mayor demanda mayor sea el precio. El problema es que ha la gasolina ha subido ya por encima de los precios prepandemia y está en niveles del año 2014.  

Si se comparan los niveles actuales respecto a los de 2019, se puede observar que hay un encarecimiento de algo más de 3,55 euros en el tanque de 95 octanos y de 2,95 euros en el de gasóleo A. 

Ahora bien, en contra de lo que se suele decir, la gasolina en España no es la más alta de Europa. Según los datos recopilados en el Boletín Estadístico Semanal que elabora la Unión Europea, se puede comprobar cómo países como Francia (1,58), Portugal (1,67) o Italia (1,65) están por delante de nuestro país. Eso en lo que se refiere al litro de 95 octanos.

Sea como sea, la pregunta es evidente. ¿Cómo evoluciona el precio de la gasolina para que siga encareciéndose? 

El precio 

En primer lugar, y como ya hemos destacado, el precio de la gasolina tiene relación con la cotización de los mercados al por mayor de la gasolina, que procede del crudo. Estos mercados de referencia son los del Mediterráneo y el del Norte de Europa, en el caso de España. 

Lo primero que influye es el cruce euro-dólar, ya que los mercados internacionales se mueven en dólares. En segundo lugar, tras las cotizaciones, hay costes de producción, distribución y comercialización que prácticamente son inmutables y permanecen en el tiempo. 

A ello hay que sumarle también los impuestos (IVA e Hidrocarburos) así como otros costes asociados como el mantenimiento de las reservas estratégicas y la aportación al Fondo Nacional de Eficiencia Energética. 

Por tanto, y según los datos de la Asociación Española de Operadores Petrolíferos (AEOP), la composición del litro de gasolina queda de la siguiente manera: entre el 31% y el 37% es el coste de compra en mercados internacionales; el 14 % son los costes de distribución y el margen y, por último, entre el 54% y el 59% del precio corresponde a los impuestos.  

Divulgación: Club Autoescuela

Los nuevos tramos de autopistas de peaje que serán gratis a partir de septiembre


Alrededor de unos 500 kilómetros de autopistas de peaje de las comunidades autónomas de Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña pasarán a ser gratis a partir del próximo 1 de septiembre, ya que el contrato de concesión del mantenimiento y explotación de las empresas privadas que se encargaban de ello expira el 31 de agosto.

De forma específica, los nuevos tramos de autopistas de peaje que serán gratuitos a partir del 1 de septiembre se localizan en la AP-7 (tramo entre Tarragona-La Jonquera y tramo Montmeló-El Papiol) y en la AP-2 (tramo en Zaragoza-El Vendrell).

El propio Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Ministerio de Fomento) ha ido liberalizando diferentes tramos de autopistas de peaje en España durante los últimos años. Con esa liberalización, expiraba de forma temporal el contrato con las empresas privadas que se encargaban de su gestión y explotación.

Los otros tramos de autopistas de peaje que han pasado a ser gratuitos en España durante los últimos años han sido los siguientes: a finales de 2018, expiró la concesión y el contrato del tramo de la AP-1 entre Burgos y Armiñón. Por otro lado, desde el pasado 1 de enero de 2020 también se liberalizaron (y pasaron a ser gratuitos) los tramos de la AP-7 entre Alicante y Tarragona y el de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz.

Todos estos tramos mencionados podrían volver a ser de pago dentro de un futuro no muy lejano, ya que en los planes oficiales del Gobierno y de la DGT está contemplado imponer un sistema de pago por uso no sólo para autopistas y autovías, sino también, para otro tipo de vías.

 El Gobierno contempla ya un pago por uso por las carreteras de España, que podría entrar en vigor a partir del año 2024. Así lo contempla al menos el nuevo Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado ya a Bruselas en un documento que incluye nada menos que 30 iniciativas, entre ellas también una subida al diésel o la revisión del Impuesto de Matriculación y Circulación. El proyecto, que cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea, arroja ahora una gran duda: ¿cuánto pagaríamos por circular por las carreteras?

EL GOBIERNO PREVÉ 1 CÉNTIMO POR KILÓMETRO

Contemplado en un primer momento el pago por uso de las vías de alta capacidad (autopistas y autovías), pero incluyendo ya una segunda fase en la que también se establecería un peaje en todas las carreteras nacionales de la red estatal,  el cobro sería tanto para conductores profesionales como particulares.  Y aunque en un primer momento no ha trascendido cuál podría ser esta tarifa, limitándose el Gobierno a defender que estas serán “asumibles, pero garantizando la financiación”, en las últimas horas comenzamos a conocer algunas cifras.

Así, tal y como ha informado la Cadena Ser, el Gobierno de España estaría a estas alturas manejando ya una tarifa de aproximadamente 1 céntimo por kilómetro de uso de carreteras. Es decir, un trayecto por ejemplo de Madrid a Barcelona, estimado en unos 620 kilómetros, pasaría a costarnos teóricamente 6,20 euros según este proyecto, siempre y cuando no hubiera que pagar claro ninguna autopista de peaje actual, con tarifas mucho más caras. O, quizá más realista, por un Madrid-Valencia pagaríamos el equivalente a 3,60 euros.

Sin embargo, esta no es la tarifa que manejan las grandes constructoras y concesionarias de España, que ya han empezado a reclamar su participación en el cobro por uso de nuestras carreteras. Así, según Seopan, la patronal que integra a las grandes empresas del sector, como por ejemplo ACS y Ferrovial, este nuevo impuesto debería ascender a un peaje medio de 0,09 euros por kilómetro para los coches y 0,19 euros para los camiones, una estimación que basan en las tarifas medias de peaje europeas.

Según este otro cálculo, muy alejado eso sí de la promesa y la previsión del Gobierno, viajar de Madrid a Barcelona costaría con este peaje nada menos que 55,8 euros, mientras que hacer lo propio de Madrid a Valencia supondría 32,4 euros. Esta es la opinión de las concesionarias que no creemos que vaya a ser aprobado, ni mucho menos, por el Ejecutivo.

Las propias constructoras y concesionarias ya han anunciado también que con estos nuevos peajes en autovías y autopistas podrían generar al año más de 12.500 millones de euros si este proyecto se pusiese en manos del sector privado. Seopan considera que este pago por uso es lo habitual en Europa y hasta ahora la excepción es España, ya que en nuestro territorio se concentra el 73,5 por ciento de la red de autovías libres europeas, con el menor porcentaje de vías tarificadas de Europa: solo un 12,8 por ciento.

El Gobierno se compromete a revisar, ya durante el primer trimestre de 2022, los impuestos de Matriculación y Circulación. El objetivo es realizar una revisión de las figuras tributarias que gravan tanto la matriculación como la utilización de los vehículos, con la intención prioritaria de adaptar las nuevas tasas a nuevos estándares ya medioambientales.

De momento, el Gobierno confirma la creación de un comité de expertos para valorar cómo podría llevarse a cabo esta modificación, para ya a inicios de 2022 analizar todas las propuestas y tomar una decisión final. El sector del automóvil llevaba ya tiempo reclamando una unificación de ambos impuestos, de cara a enfocar la tasa hacia el uso de los vehículos y no directamente hacia la adquisición.

Actualmente, la tasa de matriculación es un impuesto transferido a las comunidades autónomas, que gravan con entre un 4,75 y un 14,75 por ciento la compra de vehículos en España, siempre que tengan una emisiones contaminantes de entre 120 y más de 200 g/km de CO2.

Por su parte, el impuesto de circulación es una tasa que recaudan los ayuntamientos y deben abonarlas los conductores una vez al año y, en el caso de los turismos, en función de la potencia fiscal de cada coche.

Las asociaciones de fabricantes (ANFAC), concesionarios (Faconauto) y distribuidores (Ganvam) vuelven a pedir al Gobierno que esta nueva fiscalidad se oriente ya en 2022 hacia el objetivo de que quien más use el coche y más contamine, más pague. Al mismo tiempo, piden también una reducción del IVA para vehículos híbridos enchufables y una supresión de esta tasa para los modelos 100% eléctricos.

Divulgación: Club Autoescuela

Indicadores de gestión de flotas de transporte


Como ya hemos visto en otras ocasiones, la gestión de flotas se refiere a todas las actividades de administración y logística que se llevan a cabo para amortizar los esfuerzos de la empresa de transporte. Dicho de otra forma, son las acciones realizadas por la empresa para mejorar su rendimiento. Para que la gestión de flotas sea efectiva, no sólo hay que planificar; también hay que vigilar el correcto funcionamiento de la empresa. Son muchos los elementos que pueden observarse para efectuar esta vigilancia. A modo de guía, nosotros desglosamos aquí una serie de indicadores de gestión de flotas.

Indicadores de gestión de flotas

Por supuesto, cada flota es única. Por tanto, es responsabilidad del jefe de tráfico decidir qué es más relevante para su actividad de negocio concreta. Aun así, a continuación proponemos varios indicadores de gestión de flotas básicos, para considerarlos en la planificación inicial, o para incorporarlos en el flujo de trabajo rutinario.

Mantenimiento

Un vehículo en óptimas condiciones es un vehículo productivo. Por tanto, es importante que las labores de mantenimiento estén planificadas con antelación. De esta forma, conoceremos los periodos de inactividad del vehículo de forma que puedan compensarse con el resto de la flota. Al mismo tiempo, si el vehículo se averiara, una estricta vigilancia permitirá identificar el fallo con rapidez, de forma que el tiempo parado se reducirá considerablemente. Con ello, el perjuicio para la empresa no será grave.

Algunos datos esenciales para usar el mantenimiento como indicador de gestión de flotas son:

  • Revisiones planificadas. ITVs, revisiones del tacógrafo, visitas al taller programadas…
  • Historial de visitas al taller, para identificar los elementos que tienden a fallar.
  • Vigilancia de componentes. La tecnología actual permite conocer el estado del vehículo allá donde se encuentre. Y, por supuesto, no habrá que olvidar la vigilancia “tradicional” que se fija en su correcto funcionamiento del día a día.

Un correcto mantenimiento de la flota garantiza alargar la vida útil de esta, lo que nos lleva al siguiente indicador de gestión de flotas.

Vida útil de los activos

En una flota de transporte, como cabe esperar, el principal activo son los vehículos. Así, el principal objetivo de cara a rentabilizar un activo es mantenerlo el mayor tiempo posible en carretera, y que realice la mayor cantidad de transportes posibles.

Para cumplir esta meta, habrá que tener en cuenta diversos indicadores:

  • Tiempo dedicado al mantenimiento y durante el que el vehículo no está en la carretera, anteriormente visto.
  • Rentabilidad de las tareas asignadas.
  • Rutas difíciles por problemas en la vía, limitaciones a la circulación establecidas en la ley, etc.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos conocer el coste real que supone un vehículo, tanto por la compra en sí como los costes adicionales que genera (seguros, combustible, mantenimiento, etc.). Si, al final de su vida útil, el activo tiene un coste por kilómetro muy pequeño, eso querrá decir que ha pasado mucho tiempo en ruta y nos ha sido rentable. Si, por el contrario, el coste por kilómetro es superior a la media de la empresa, habrá que plantearse si era el vehículo adecuado para la tarea, si ha resultado defectuoso o incluso si fue una mala inversión.

Consumos de combustible

El consumo de combustible suele ser uno de los indicadores de gestión de la flota que se encuentra más presente en la toma de decisiones. Esto se debe a que es una inversión que debe hacerse con frecuencia y de forma consciente.

Así, debido al desembolso constante que supone, reducir el consumo de combustible es un objetivo habitual de la empresa de transporte.

Algunas formas de relativizar el consumo de combustible, de cara a poder compararlo con el resto de indicadores de gestión de la flota, son:

  • Coste medio de combustible por cada 100 kilómetros.
  • Coste por viaje.
  • Coste de viajes en vacío.

Kilometraje en vacío

Como contrapartida del punto anterior, se encuentra el indicador del kilometraje en vacío. Si bien los viajes en vacío son inevitables, ya sea para retornar a la base o para alcanzar el siguiente punto de carga, reducirlos al mínimo debe encontrarse entre las prioridades de la planificación de la empresa.

El kilometraje en vacío dispara el coste por viaje. Por tanto, supone uno de los indicadores de gestión de flotas más sencillos de aplicar: cuantos más kilómetros en vacío se hagan, menos rentabilidad.

Tiempos de conducción y descanso

Los tiempos de conducción y descanso, si bien son un requisito de la legislación, también pueden aprovecharse como indicadores de gestión de flotas. Un correcto aprovechamiento de los tiempos de conducción supone optimizar el consumo de combustible y maximizar la vida útil de los activos. Al mismo tiempo, respetar los tiempos de descanso garantiza evitar sanciones.

Indicadores de gestión de flotas: Conclusión

Vemos que los elementos a vigilar a modo de indicadores de gestión de flotas son numerosos y, debido a cómo se interrelacionan, pueden hasta resultar complejos. Sin embargo, no deben infravalorarse. Una correcta gestión y vigilancia de estos indicadores, unidas a un buen sistema de adquisición de datos, como puede ser la descarga remota del tacógrafo digital, nos garantizarán una gestión óptima de la flota.

Divulgación: Club Autoescuela

Amazon Flex ¿Economía Colaborativa?


¿Estás buscando información sobre cómo trabajar en Amazon Flex?

Hace poco te contábamos las claves sobre cómo trabajar en Amazon y hoy venimos a presentarte toda la información sobre conseguir empleo en Amazon Flex.

“Si eres autónomo y tienes tiempo libre, puedes conseguir un ingreso adicional.

Así es como se presenta Amazon Flex en su página en español, el servicio del gigante del comercio electrónico mediante el que cualquier autónomo puede convertirse en mensajero.

Su sistema se basa en los principios de la economía colaborativa: el trabajador ayuda al reparto de paquetes y se lleva unos ingresos extra. Por lo tanto, Amazon Flex no ofrece puestos de trabajo con una remuneración atractiva, sino una colaboración.

El concepto de economía colaborativa está muy presente en la actualidad, y enmarca la interacción entre sujetos a través de un medio digital, por lo general, con el objetivo de satisfacer una necesidad.

Así, Amazon Flex comparte características con Glovo, Deliveroo o Uber: los usuarios solicitan un bien o servicio a una compañía vía online, y esta responde a esa necesidad utilizando a particulares, a cambio de una cantidad.

¿Tiene ventajas este sistema? ¿Cómo puedes ser parte de Amazon Flex España? ¿Te compensaría?

¿Por qué trabajar en Amazon Flex?

Amazon Flex es una modalidad de trabajo en Amazon que permite conseguir ingresos adicionales.

Los repartidores trabajan de manera autónoma, siendo sus propios jefes, y pueden planificar sus horarios como deseen.

Cualquiera puede entrar a formar parte del equipo de Amazon Flex y empezar a ganar dinero, porque no se exigen requisitos muy específicos.

Trabajar en Amazon Flex no es como hacerlo en Amazon, donde sí necesitarás pasar unas pruebas específicas de selección, en Flex Se puede acceder fácilmente.

Requisitos de entrada

Para trabajar en Amazon Flex es fundamental tener vehículo propio, el carnet de conducir y ser autónomo. Tendrás que conocer también cuál es tu disponibilidad de horario para trabajar, así como tener cierta movilidad geográfica.

En cuanto al vehículo, si vas a entregar pedidos de Amazon.es o Prime Now, este debe ser de tamaño medio con cuatro puertas, o bien uno más grande tipo berlina.

Los coches más pequeños o los abiertos no son aptos para este trabajo, y solo están permitidos los vehículos con un peso bruto máximo de dos toneladas.

Se exigen también las licencias, permisos y seguros correspondientes, pero siempre que el trabajador las tenga da igual que el coche sea prestado o alquilado.

Conviene leer también los requisitos de instalación de la app. Si tienes un móvil Android, por ejemplo, necesitarás que el esté actualizado con el sistema 5.0 o superior y tenga 2 GB de memoria RAM o más.

Edad mínima y máxima

Dado que es necesario tener carnet de conducir y vehículo, se exige tener 18 años o más. Amazon Flex no especifica edades máximas para acogerse a la modalidad.

Cómo entrar a trabajar con Amazon Flex

Para entrar, basta con ir a la web oficial de Amazon Flex y clicar el botón “Inicio”. Para empezar, deberás responder a algunas preguntas, como la provincia o región donde quieres realizar las entregas.

También necesitarás registrarte, introduciendo nombre completo, teléfono móvil, dispositivo desde el que te conectas, tipo de vehículo, código postal y correo electrónico, aunque también puedes entrar con tu cuenta de Amazon.

La compañía comprobará tus antecedentes, un proceso que suele tardar entre 2 y 5 días laborables.

Debes descargarte la app, porque será tu principal herramienta de trabajo.

En ella debes introducir la disponibilidad, es decir, indicar cuándo quieres realizar las entregas, seleccionando los días y tramos horarios que te vengan bien.

La necesitarás también para escanear y cargar tus paquetes cuando llegues a la central, así como como para ver dónde tienes que entregarlos (la app también te sugiere rutas para que completes el trayecto).

En la aplicación también puedes comprobar tus ganancias e ingresos.

Una opción es a través de Calendario, donde actualiza su disponibilidad y recibe ofertas que solo estarán disponibles para él/ella, pero que debe aceptar o rechazar antes de que venzan.

Otra opción es comprobar si hay bloques disponibles en la página de inicio, ofertas que sí están disponibles para todos los usuarios de Amazon Flex. Cabe destacar que no hace falta hacer un número mínimo de entregas para continuar en el sistema.

Después se dirige a la estación de recogida que la app especifica, para recoger los paquetes e iniciar el reparto.

Debe procurar que su vehículo tenga bastante espacio disponible para poder utilizarlo de forma efectiva, lo que quiere decir que no puede llevar a acompañante para realizar las entregas. Amazon Flex lo especifica expresamente en la página web.

El repartidor/a podría irse a casa una vez complete las entregas, pero es posible que tenga que devolver material al punto de recogida, como las bolsas térmicas especiales que se necesitan para transportar algunos bienes.

En cuanto al cobro, recibirás el pago de manera automática con un ingreso en la cuenta bancaria que proporciones durante el registro. Estos dependen de los días de la semana que trabajes y de los bienes que repartas, si son de Amazon.com o de Prime Now.

Puestos de trabajo más demandados

El programa Amazon Flex solo un busca un perfil: el de repartidor o repartidora.

Horarios de trabajo

Es el colaborador de Amazon Flex el que indica en la aplicación cuáles son las horas del día que tiene disponibles para realizar el reparto. Debes elegir bloques de dos horas, pero se puede hacer más de un bloque a lo largo del día.

Los horarios para trabajar en Amazon Flex son bastante flexibles, nunca mejor dicho.

¿Se puede trabajar de noche?

No, no se puede trabajar en Amazon Flex de noche.

No se hacen repartos de noche porque no es una hora cómoda para el cliente, así que no. Sin embargo, Amazon Flex anuncia que hay oportunidades disponibles los siete días de la semana, así que se puede trabajar en fin de semana si el usuario así lo decide.

En todo caso, hemos de recordar que el colaborador de Amazon Flex es un trabajador autónomo que no tiene relación laboral con Amazon, así que sus condiciones de trabajo no serán las mismas que, por ejemplo, la de los trabajadores del centro logístico. Estos sí que pueden trabajar de noche en turnos no rotatorios.

Por otra parte, el sistema en el que se inscribe Amazon Flex ha recibido fuertes críticas por parte de partidos políticos y, sobre todo, de sindicatos. Esto era lo que el actual presidente del Gobierno anunciaba en campaña antes de que su partido, el PSOE, ganara las Elecciones Generales el pasado 28 de abril.

“No podemos tolerar que la mal llamada economía colaborativa, bajo la falsa apariencia de modernidad, degrade los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores”.

Sueldos: ¿cuánto se gana con Amazon Flex?

Amazon Flex empleo propone ganar hasta 28 euros por un bloque de dos horas, las que elija el repartidor o repartidora. Lo que gane depende de su disponibilidad, aunque también del volumen de trabajo que tenga, luego se trata de una cantidad que se puede agrandar.

Eso sí, debes tener en cuenta que tú corres con todos los gastos, tanto de combustible como de mantenimiento del vehículo, así que la cantidad es sustancialmente menor a lo que se anuncia.

El de Amazon Flex no debe ser tu fuente principal de ingresos, algo de lo que avisa también la compañía en la página web cuando explica que los bloques de entrega disponibles pueden fluctuar de una semana a otra y no están garantizados.

Video sobre cómo es trabajar como repartidor en Amazon Flex:

Divulgación: Club Autoescuela