Hoy en día, según indica GANVAM, el 20% de los vehículos en España está conectado, y la tendencia es que esta cifra no pare de crecer en los próximos años.


Las razones son muchas: mejora de la seguridad, de la fluidez del tráfico en las ciudades, reducción de emisiones, etc. Pero las implicaciones también, ya que esto supondrá un aumento exponencial de los datos, que tendrán que ser manejados, compartidos, protegidos y analizados, todo ello en tiempo real, lo que supone contar con infraestructuras y tecnologías de conectividad y de tratamiento de datos preparadas y fiables.

En este evento, ambas compañías abordarán cómo pueden las flotas de vehículos utilizar la conectividad para mejorar su negocio. Además, se mostrará el papel de las soluciones para vehículos y neumáticos conectados a la hora de mejorar la seguridad, la sostenibilidad y la productividad de las organizaciones. Todo ello bajo un prisma práctico, con ejemplos de casos de uso reales y escuchando el testimonio de diversas empresas.

Nuevos servicios basados en datos de los vehículos

En el webinar también se hablará de las tendencias en el mercado y de cómo las soluciones de movilidad pueden ayudar a ofrecer nuevos servicios basados en los datos del vehículo, así como a personalizar la solución telemática para que se adapte a las necesidades específicas de cada negocio.

En la actualidad, las soluciones telemáticas incorporan funcionalidades muy potentes que ofrecen a las empresas más información y control sobre sus operaciones, como la optimización de pedidos, la integración con software de terceros, integración con  cámaras, neumáticos conectados y mucho más. Además, la conectividad no es sólo para  grandes empresas, las PYMES también se pueden beneficiar y rentabilizar sus negocios desde el primer momento.

Los beneficios son muchos. Por ejemplo, una mayor seguridad en carretera mediante la mejora del estándar de conducción al monitorizar el estilo al volante y reducir excesos de velocidad o maniobras bruscas, o mediante el uso de inteligencia artificial para avisar al conductor en el caso de que se detecte cansancio al volante.  O la reducción de la huella medioambiental, al emitir menos gases contaminantes con una conducción más ecológica y disminuyendo el kilometraje, o al dimensionar la flota de forma adecuada y analizar qué vehículos de combustión pueden sustituirse por modelos eléctricos.

Y, por supuesto, una mejora de la productividad, al optimizar la comunicación entre el personal en carretera y la oficina, automatizar la gestión de órdenes y de las tareas administrativas, así como la planificación del mantenimiento.

Puedes registrarte en el seminario online “Futuro y realidad del vehículo conectado: 5 tendencias que transformarán tu negocio” pulsando en este enlace.

Divulgación: Club Autoescuela

Desafíos legales en el sector de la movilidad: Car-sharing y mucho “MaaS”


La movilidad está experimentando (y va a seguir haciéndolo en los próximos años) una verdadera revolución. A la aparición de nuevos tipos de vehículos (bicicletas asistidas, patinetes eléctricos, sillas, triciclos, scooters… etc.), que buscan su hueco en los núcleos urbanos de nuestras ciudades, se unen nuevas formas de uso de los diversos medios de transporte: desde el abandono de la cultura de la propiedad hacia la del arrendamiento o cesión de uso (carsharing, moto-sharing y toda un panoplia de modalidades de intercambio), hasta la aparición de nuevos servicios que mediante aplicaciones móviles y geolocalización tratan de  conectar todos esos vehículos, a fin de ofrecer un servicio global.

Esto último es lo que se ha venido en llamar “MaaS” (“mobility as a service”), en el cual los prestadores de este tipo de servicios buscan integrar a todos los proveedores de transporte, tanto públicos (tren, metro, autobuses) como privados (taxis, VTC, vehículos eléctricos, ciclomotores) en una sola plataforma. Permite a los usuarios buscar, planificar, reservar y pagar cualquier modo de transporte que elijan en una sola transacción.

La planificación es clave, pues permite adaptar la ruta a las condiciones cambiantes de cada día. En nuestro país empresas como MEEP están ya implementando este tipo de soluciones público-privadas, como el proyecto, en fase piloto, en la ciudad de Zaragoza.

¿Está nuestro ordenamiento jurídico preparado?

La revolución tecnológica y social que está experimentando la movilidad no está exenta de complicaciones, empezando por la existencia de competencias concurrentes de las distintas administraciones, que van siempre por detrás de las innovaciones: los Ayuntamientos, encargados de regular la movilidad en sus municipios, las Comunidades Autónomas (con competencia en transportes regionales) o el Estado en los transportes suprautonómico y en la normativa general en materia de tráfico.

Todas ellas deberán adaptarse a las innovaciones y crear una sana competencia entre operadores, agregadores y plataformas, buscando estándares abiertos, evitando situaciones de abuso de posición dominante (sin duda el derecho de la competencia va a tener mucho que decir aquí), y generando el necesario equilibrio entre la inversión privada (que tiene derecho a sus legítimos retornos de la inversión en recursos e I+D que están realizando) y la naturaleza de servicio público esencial del transporte.

El big data va a jugar también un papel central, pues la información que las ciudades van a tener de los patrones de sus habitantes va a permitir idear soluciones mucho mas precisas a las congestiones y también a los operadores, público o privados, hacer una organización más eficiente de las rutas y sus recursos. ¿Acabaremos con los atascos?

Desde el punto de vista penal, las lagunas legales y dudas generadas son numerosas, a la espera de que se promulgue el tan esperado nuevo Reglamento General de Vehículos (el actual data de 1998).

Es innegable que los patinetes, scooters y otros artefactos similares tienen la consideración de vehículos, pero ¿pueden considerarse vehículos a motor?

La diferencia puede ser acabar condenado por un delito contra la seguridad del tráfico (de alcoholemia, de conducción sin permiso o de conducción temeraria, entre otros) o quedar absuelto, lo cual está ocurriendo en muchos casos por apreciación de un error de tipo invencible (el que comete un delito pensando que estaba haciendo algo legal), dado el caos normativo que existe respecto a qué vehículos requieren permiso de conducción o seguro y la inestable definición del concepto de “vehículo a motor”.

Desde el punto de vista civil, los problemas no son menores, empezando porque España carece de regulación específica sobre el fenómeno del “sharing”, a diferencia de países como Alemania, Italia o USA, lo que nos lleva a la insuficiente regulación del contrato de arrendamiento de bienes muebles prevista en nuestro vetusto Código Civil.

Especialmente relevantes son los problemas que se crean en el ámbito del aseguramiento. Rara vez los usuarios de estos servicios son conscientes de que en caso de accidente están solo cubiertos frente a terceros o que han aceptado una franquicia de 500 euros.

Es precisamente el mundo de los seguros el que se abre a nuevos horizontes, siendo ya posible la contratación de un seguro personal para este tipo de vehículos o incluso de micro seguros temporales.

No está tampoco bien resuelto todavía cuándo responderá la empresa titular de los vehículos o del servicio en caso de accidente. Es evidente que si el accidente trae causa de que el servicio no se ha prestado en condiciones de idoneidad (defectos en el mantenimiento, por ejemplo) responderá la empresa por culpa in vigilando, aunque en estos supuestos, la prueba para el usuario puede ser complicada, máxime cuando previamente a la utilización se le exige confirmar, a través de su móvil, que encuentra el vehículo en un aparente buen estado.

Los nuevos modelos de negocio centrados en la movilidad: desafíos legales

Para terminar, nuevos modelos de negocio están llamando a nuestras puertas, en un sector que espera un crecimiento del 25 al 35% anual, generando importantes retos legales, comenzando por el ámbito contractual (colaboración público-privada en muchos casos), con cuestiones sensibles desde el punto de vista de la propiedad intelectual, la protección de datos y la protección a consumidores.

El objetivo será la creación de plataformas de transporte, que permitan mediante una única aplicación y un único pago acceder a un amplio menú de medios de transporte.

Es más: frente al modelo de pago por uso de un medio de transporte o de una serie de medios, se abren camino nuevas modalidades de tarifa plana, a imagen de tantos otros servicios que disfrutamos hoy en día (como Netflix, por citar uno de los más populares). Estas aplicaciones nos permiten incluso calcular la huella de carbono y seleccionar aquellas opciones más sostenibles.

En todos estos desafíos, que pueden mejorar sustancialmente nuestra calidad de vida, necesitamos políticos centrados en gestión y mejoras (no en un estéril debate guerracivilista), un ordenamiento jurídico claro y seguro que anime a los empresarios dispuestos a arriesgar y, por supuesto, abogados que entiendan bien el negocio de sus clientes y ayuden a hacer de puente entre el sector público y privado, con soluciones creativas que permitan impulsar la nueva movilidad.

Fuente: Club Autoescuela

Webinar de electromovilidad de VOLVO TRUCKS


Sigue en directo este webinar para descubrir todos los detalles de nuestro presente y futuro electrificado, además de dar la bienvenida al primer camión eléctrico de Volvo Trucks en España.

La electromovilidad desempeña un papel clave en el camino hacia los transportes libres de combustibles fósiles y queremos compartir nuestros objetivos para los próximos años. Conozca además, nuestra gama completa electrificada y sus diferentes aplicaciones. Estamos decididos a seguir impulsando nuestra industria hacia un futuro sostenible.

https://volvotruckswebinars.nirestream.com/

Difusión: Club Autoescuela

CityQ, el coche-bicicleta eléctrica


CityQ es otra forma de entender la movilidad urbana. Se trata de una bicicleta eléctrica desarrollada por una startup noruega, CityQ AS. La bicicleta evita las inclemencias del tiempo y tiene mayores posibilidades de carga que una e-bike, de ahí que sus creadores la llamen “Car-eBike”. Cuenta con un motor de 250 W para asistir al pedaleo. Sin embargo, los pedales no están directamente conectados al tren de tracción.

Aunque el vehículo parezca un automóvil pequeño, no ocupa más espacio que un scooter. Al igual que con la bicicleta eléctrica, el conductor tiene que pedalear; sin embargo, carece de cadena, engranajes, o cambio, porque las funciones correspondientes las realiza un tren de transmisión controlado por software. Como parte de esta plataforma de software, CityQ incluye una aplicación para abrir, bloquear o ubicar la e-bike.

El caso es que el vehículo sí puede aportar beneficios a la movilidad urbana. Según explica la propia compañía, la micro movilidad inteligente cambiará el transporte urbano en los próximos 10 años. Es la forma para que las ciudades reduzcan el tráfico de automóviles contaminantes. El transporte urbano será más limpio con vehículos eléctricos ecológicos, con un mayor enfoque en la conectividad y con servicios en la nube.

Es innegable que en los países nórdicos el tiempo no favorece a los ciclistas, de donde es originaria CityQ. Las consignas de la propia empresa, sobre la “Car-eBike“, van en ese sentido, como el resto de sus beneficios en cuestión de logística. Así lo explican:

  • “Creemos en la libertad de ciclismo durante todo el año;
  • CityQ te hace repensar lo que puede ser una bicicleta: combinando la comodidad de un automóvil y los beneficios de una bicicleta;
  • Estamos reinventando la movilidad urbana con una e-bike con capacidad y comodidad similares a las de un automóvil;
  • Entendemos lo frustrante que puede ser pasar tiempo entre el tráfico de los automóviles, los autobuses y el metro abarrotado;
  • CityQ: está desarrollado para hacer que el ciclismo sea cómodo para todos, independientemente del clima, el tráfico de automóviles y las regulaciones de estacionamiento”.

CityQ ofrece comodidad y tecnología similares a las de un automóvil. Está pensada para para los desplazamientos urbanos diarios y cumple con las regulaciones europeas para e-bikes. Se puede conducir tanto en carriles para automóviles como para bicicletas y no requiere permiso de conducir.

El precio total de CityQ es 7450 euros, sin IVA

La bicicleta incorpora un potente motor de 250 W que permite alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h. Además, cuenta con dos baterías, que se pueden cargar en casa, y que dan una autonomía de entre 70 y 100 km. El vehículo mide 87 cm de ancho, 155 cm de alto y 222 cm de largo. Su peso es de unos 70 kg y puede soportar hasta 300 kg de carga.

La bici tiene capacidad para transportar niños de manera segura, incluso equipaje adicional. Pero también ofrece las ventajas de su personalización: se puede configurar para transportar 2 adultos; un adulto y dos niños; o carga.

Divulgación: Club Autoescuela