Qué hacer si chocas con un vehículo sin asegurar


En España existen más de 2,6 millones de vehículos sin seguro, que se ven involucrados en unos 22.000 siniestros cada año. ¿Qué debes saber y hacer si sufres un golpe contra uno de estos automóviles? 

En el fichero FIVA (Fichero Informático de Vehículos Asegurados constan 31,77 millones de vehículos ) y en el de la DGT (34,43 millones), por tanto en 2019 existían en España 2,65 millones de vehículos dados de alta pero sin seguro: el 7,7 % del parque nacional. La normativa española reguladora del sector señala que todo vehículo dado de alta debe contar con la cobertura de un seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria, con independencia de que se use o no.

De esos 2,65 millones de vehículos, 1,8 millones son turismos; 0,4 millones son furgonetas y camiones; 0,3 millones vehículos de dos ruedas; y 0,05 millones vehículos agrícolas. Cada año se imponen cerca de 130.000 sanciones a estos vehículos (el doble de las que se ponen por conducir ebrio y bajo los efectos de las drogas), y de media se producen unos 22.000 accidentes en los que estos vehículos están implicados.

¿Sabrías qué hacer si tienes un golpe con un vehículo que no tiene seguro?

Con tu smartphone, saca fotos de los coches implicados en el golpe antes de apartarlos de la calzada, y de la señalización que pudiera afectar a la culpabilidad de una de las partes: por ejemplo, si existe un semáforo que alguno se haya saltado, si algún vehículo invadió otro carril o una glorieta, etc. Toma fotos también de la matrícula de la parte contraria para poder identificar el vehículo en caso de que el conductor no tenga seguro y en el peor de los casos decida darse a la fuga. 

Comprueba si hay algún herido o existen posibles lesiones: si es así o sospechas de que puede haberlos, llama enseguida al 112 para comunicar el accidente. Te preguntarán por la ubicación del siniestro y sobre la situación de los posibles heridos, en función de esta información enviarán a los servicios médicos más cercanos.

Si existen heridos, por norma general desde el 112 también enviarán una patrulla de la policía local o de la Guardia Civil para que realice un atestado del accidente. Si han acudido los servicios sanitarios puedes utilizar el parte amistoso para dar cuenta de lo ocurrido y presentarlo a tu aseguradora, el punto 24 permite incluir información sobre las lesiones de los heridos y si han recibido asistencia sanitaria, incluso si la parte contraria no tiene seguro.

Si no hay heridos, pero la parte contraria no tiene seguro, llama a la policía local (092) si el accidente tuvo lugar en poblado o a la Guardia Civil (062) si sucedió en carretera. Realizarán el atestado del accidente y multarán al contrario con hasta 2.800 euros por no llevar seguro.

Una vez tengas el contacto de los testigos que hayan presenciado el accidente, si ha acudido una patrulla de la policía o Guardia Civil a realizar un atestado, dáselos a los agentes. Pueden serte de mucha utilidad si el contrario y tú mantenéis discrepancias sobre lo ocurrido, incluso si acabáis en los tribunales. Ten en cuenta que los ocupantes de tu vehículo, al considerarse parte interesada, no podrán servir como testigos.

En un golpe ‘normal’ (en el que ambas partes cuenten con seguro) es siempre importante intercambiar con el contrario sus datos, de forma que las aseguradoras puedan alcanzar un acuerdo e indemnizar o arreglar los vehículos lo antes posible.

En caso de que la parte contraria no tenga seguro, esto es mucho más importante. Si el accidente fue culpa del contrario con el coche sin asegurar, a ti te indemnizará el Consorcio de Compensación de Seguros, este organismo en caso de accidentes con vehículos desconocidos o que no se hayan podido identificar, sólo te indemnizará por los daños personales que puedas tener pero no por los materiales. Además, esta indemnización correrá a cargo de tu aseguradora, que sólo te indemnizará si tu seguro es a todo riesgo.

Por tanto si el vehículo contra el que chocaste no está asegurado, da un parte del accidente a tu aseguradora (antes de siete días y utilizando el parte amistoso), esta siempre que cuentes con cobertura de reclamación de daños, reclamará tu indemnización al Consorcio de Seguros (902 222 665 / www.consorseguros.es)

Si no tienes contratada la cobertura de reclamación de daños que ofrece la mayoría de las aseguradoras, tendrás que reclamar tú mismo al Consorcio de Seguros que será quien te abone la indemnización correspondiente.

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) es un organismo público privado que cubre las indemnizaciones, por daños materiales y personales, en accidentes en los que se vean involucrados vehículos robados o identificados no asegurados. El Consorcio está sujeto a las normas que rigen para el resto de aseguradoras, por lo que a efectos prácticos deberá abonarte la indemnización en los 40 días naturales siguientes desde que reciba la notificación del accidente».

Consorcio de Compensación de Seguros

En definitiva, el consorcio en el ámbito del seguro de responsabilidad civil de automóviles y como asegurador, asume la cobertura obligatoria de los vehículos a motor no aceptados por las entidades aseguradoras, así como la de los vehículos a motor del Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y Organismos Públicos que lo soliciten.

El Consorcio indemnizará también los daños en los supuestos de vehículo causante desconocido, sin seguro o robado; o en casos en que la Entidad aseguradora hubiera sido declarada en quiebra, en suspensión de pagos o se encontrara en situación de insolvencia con liquidación intervenida o asumida por el propio Consorcio. En determinados supuestos, también reembolsará las indemnizaciones satisfechas a los perjudicados residentes en otros Estados del Espacio Económico Europeo por los respectivos organismos de indemnización.

Además, el Consorcio está encargado de la gestión del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA), aparte de actuar como Organismo de Información en los supuestos de siniestros ocurridos en un Estado distinto al de residencia del perjudicado.

Como asegurador directo, corresponde al Consorcio, dentro del ámbito territorial y hasta el límite cuantitativo del aseguramiento obligatorio, hacerse cargo de la indemnización cuando se produzcan daños a terceros causados por un vehículo asegurado en el Consorcio.

Es importante que se presente la solicitud de indemnización cuanto antes en la Delegación del Consorcio, a fin de que un perito pueda valorar los daños materiales. Puede consultar la documentación a presentar en el apartado de solicitud de indemnización.

Como responsable subsidiario de la cobertura, corresponde al Consorcio, dentro del ámbito territorial y hasta el límite cuantitativo del aseguramiento obligatorio, hacerse cargo de la indemnización cuando se produzcan daños, en las circunstancias que a continuación se especifican:

Límites cuantitativos del aseguramiento obligatorio de la responsabilidad civil ocasionada por la circulación de vehículos automóviles

Artículo 4. de la Ley sobre Responsabilidad Civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre y modificado por la Ley 21/2007, de 11 de julio.

Los importes de la cobertura del seguro obligatorio serán:

  • En los daños a las personas, 70 millones de euros por siniestro, cualquiera que sea el número de víctimas.
  • En los daños en los bienes, 15 millones de euros por siniestro.

Los importes anteriores se actualizarán en función del índice de precios de consumo europeo, en el mismo porcentaje que comunique la Comisión Europea para la revisión de los importes mínimos recogidos en el apartado 2 del artículo 1 de la Directiva 84/5/CEE del Consejo, de 30 de diciembre de 1983, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre el seguro de responsabilidad civil que resulta de la circulación de vehículos automóviles. A estos efectos, mediante resolución de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones se dará publicidad al importe actualizado.

Si la cuantía de las indemnizaciones resultase superior al importe de la cobertura del seguro obligatorio, se satisfará, con cargo a éste, dicho importe máximo, y el resto hasta el montante total de la indemnización quedará a cargo del seguro voluntario o del responsable del siniestro, según proceda.

Divulgación: Club Autoescuela

Cuándo debe el propietario de las mercancías contratar un seguro


El Seguro de Transporte de Mercancías garantiza los daños que sufran las mercancías durante su transporte, por cualquier medio (terrestre, marítimo o aéreo), hasta el lugar de destino intermedio o final.

A través de un contrato de seguro, la compañía aseguradora se compromete, a cambio del pago de una prima de seguro, a pagar una indemnización por los siniestros que ocurran durante la vigencia de la póliza y que estén amparados por las coberturas del seguro.

Este seguro debe ser contratado por cualquier profesional o empresa involucrada en el transporte de mercancías, ya sea el propio propietario de las mercancías, las diferentes figuras intermediarias (transitarios, operadores logísticos, agencias de subcontratación de transporte, etc.), el transportista efectivo o, incluso, el destinatario final de las mercancías.

 ¿CUÁNDO DEBE EL PROPIETARIO DE LAS MERCANCÍAS CONTRATAR UN SEGURO DE TRANSPORTE DE MERCANCÍAS?

El objetivo de las empresas fabricantes y distribuidores es vender sus mercancías, trasladando sus productos al cliente final o a una cadena de distribución, garantizando su calidad y su perfecto estado.

Durante el transporte de estas mercancías, desde las fábricas o almacenes hasta el destino final, los productos pueden sufrir daños que imposibiliten su correcta entrega. El Seguro de Transporte de Mercancías garantiza estos daños y es habitual que, su contratación y la correspondiente asunción de todos los posibles riesgos durante el transporte, se encomienden al transportista, en nombre de la empresa propietaria de las mercancías.

Sin embargo, la Ley 15/2009 del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías (LCTTM) y el Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías (CMR), además de establecer unos supuestos de exoneración, fija unos límites de indemnización del transportista por los daños producidos a las mercancías, basados en su peso, insuficientes para numerosas tipologías de mercancías.

Es habitual que el transportista, con el objetivo de solucionar esta insuficiente indemnización de las mercancías, ofrezca una ampliación de su responsabilidad, con un límite por expedición, a cambio de un porcentaje sobre la facturación de los portes.

Sin embargo, otra alternativa es la contratación del Seguro de Transporte de Mercancías por la empresa propietaria de los productos.

3 razones clave para contratar el Seguro de Transporte de Mercancías por el propietario de las mercancías:
  1. Seguro de Transporte de Mercancías personalizado y reducción de costes

    El propietario de las mercancías puede diseñar su propio Seguro de Transporte de Mercancías, de forma totalmente personalizada, en base a sus necesidades: tipo de mercancía, coberturas y cláusulas adicionales necesarias, capital máximo asegurado en caso de siniestro, franquicia, etc.

    Esta personalización contribuye a la reducción del coste del seguro al ajustarse a las necesidades específicas del propietario de las mercancías. Además, la posibilidad de las compañías aseguradoras, cuando se produce un siniestro, de reclamar al transportista el importe correspondiente a su responsabilidad legal, mejora la siniestralidad del seguro y, con ello, su rentabilidad y su coste.  
  2. Conocimiento y eliminación de las limitaciones del seguro  Es habitual que, en los seguros de transporte de mercancías de los transportistas, existan una serie de limitaciones por actuaciones negligentes de los chóferes o autónomos subcontratados, mercancías específicas, etc. Con el Seguro de Transporte de Mercancías propio, la empresa propietaria de las mercancías conocerá al detalle el alcance del seguro y sus limitaciones, evitando incidencias o siniestros no cubiertos.   
  3. Tramitación y liquidación de los siniestros ágil a través del departamento de tramitación de siniestros especialista en logística y transporte y sus aplicaciones online se simplifican y facilitan todos los trámites asociados a los siniestros y, por tanto, se agiliza el cobro de sus indemnizaciones.

    Divulgación: Club Autoescuela