Alegaciones de sanciones del tacógrafo


La rigidez de la normativa de transportes supone que las sanciones no sean desconocidas para los profesionales del sector. Esto se ve acrecentado por el elemento de vigilancia que es el tacógrafo. Sin embargo, precisamente el aparato de control puede ser de gran ayuda a la hora de presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo, y de transporte en general.

Sanciones de tráfico y sanciones de transportes: diferencias y similitudes

En algunos casos, las sanciones de tráfico y las de transportes pueden confundirse. En caso de deberse a controles de carretera, la propuesta de sanción proviene de los mismos cuerpos del orden. Además, hay hechos sancionables parecidos, como es el caso de los excesos de velocidad, que también pueden ser sancionados por transportes por exceder el máximo marcado por el tacógrafo.

Sin embargo, no hay que olvidar que ambos tipos de sanciones provienen de normativa diferente. Por un lado, las sanciones de tráfico están recogidas en el Reglamento General de Conductores. Por su parte, las sanciones de transporte y en específico las del tacógrafo provienen de la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre.

De cara a las diferencias, la más conocida entre sanciones de tráfico y de transportes es la económica: las sanciones de transportes son mucho más cuantiosas que las habituales de tráfico. El baremo sancionador vinculado a la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre recoge sanciones de hasta 6.000€. Esta suma puede llegar a triplicarse para las empresas reincidentes.

Ambas categorías de sanción pueden tener graves consecuencias para la persona física o jurídica sancionada. Así, varias sanciones de tráfico acumuladas pueden suponer la retirada del permiso de conducción. De la misma forma, la reincidencia al cometer infracciones de transporte supone la pérdida del requisito de honorabilidad. Este hecho impediría a la empresa de transportes operar durante, al menos, 1 año.

Qué hacer tras una sanción de transportes

Además de estas diferencias y similitudes, existe otro parecido entre ambos tipos de infracciones: ambas sanciones pueden tener un descuento por pronto pago, o la opción de recurrirlas mediante la presentación de alegaciones.

Es habitual optar por el pronto pago para reducir el desembolso que supone la sanción, normalmente en un plazo de entre 10 y 15 días desde la notificación de la sanción. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pronto pago supone renunciar a posibles alegaciones. En este caso, todavía sería posible presentar un recurso judicial, pero este es más costoso, tanto económicamente como por el proceso en sí.

Alegaciones de sanciones del tacógrafo

Vemos, pues, que existe la posibilidad de presentar alegaciones. Sin embargo, el proceso es muy específico, y la ventana temporal para hacerlo es limitada. Es importante que la empresa de transporte sancionada empiece el proceso de alegación lo antes posible, y que lo haga con un pleno conocimiento de la información recogida por su tacógrafo para asegurar que la alegación llegue a buen puerto.

Proceso de las alegaciones de sanciones de tacógrafo

El proceso para presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo en particular, y de transportes en general, tiene unas fases y tiempos muy marcados. Son los siguientes:

  • Inicio del expediente sancionador. Comienza el proceso de la sanción, motivado por una posible infracción de la empresa de transporte e identificado por inspección o por un control de carretera.
  • Notificación del inicio del proceso sancionador y de la sanción propuesta. Existe la creencia popular de que, si no se recibe la notificación, es posible evitar el pago de la sanción. Esto no es cierto, ya que pasado cierto plazo, las propuestas de sanción son publicadas en el BOE y consideradas notificadas. Esto juega en contra de la empresa, ya que puede suponerle agotar el plazo para presentar alegaciones.
  • Presentación de alegaciones. Este es el momento clave para la empresa sancionada. Las alegaciones pueden deberse tanto a cuestiones de forma (datos incorrectos en la propuesta de sanción), que la sanción sea injusta, etc. Mediante la presentación de un escrito de alegación que vaya acompañado de las pruebas pertinentes, la empresa puede esquivar la sanción con facilidad.
  • Resolución definitiva. Se decide si efectivamente habrá sanción o las alegaciones han sido aceptadas.
  • Notificación definitiva, pago por parte del sancionado, inicio del proceso de recurso contra la administración. Llegados a este punto, habrá que recurrir la sanción por vía legal.

¿Cómo saber si corresponde hacer alegaciones de sanciones del tacógrafo?

De cara a presenciar alegaciones de sanciones del tacógrafo, el análisis de la información del aparato de control es esencial. Por eso es importante contar con un servicio de gestión y análisis del tacógrafo, preferentemente que incluya asesoramiento en caso de sanciones. De esta forma, personal experto en la materia podrá ayudarnos a presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo injustas. Esto supone no sólo un importante ahorro para la empresa, sino que además garantiza poder seguir operando, sin miedo a posibles pérdidas de la honorabilidad u otras sanciones.

La protección contra sanciones injustas será total si, además, el servicio vigila la publicación de sanciones en el BOE. De esta forma nos aseguraremos de no agotar plazos en ningún caso, y poder presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo con seguridad.

Roadpol, la red de cuerpos de seguridad de tráfico europea, efectúa de forma bianual su campaña Truck & Bus, en la que también participa la Guardia Civil. Esta acción tiene por objetivo reforzar la vigilancia de los vehículos profesionales, así como estimar las infracciones más frecuentes.

Todos los años, las sanciones más habituales son debidas a tiempos de conducción y al tacógrafo, con gran protagonismo también para las sanciones administrativas (vigencia de permisos y certificados). En todos estos casos, el tacógrafo juega un importante papel en el proceso sancionador. Por tanto, es importante conocer sus registros no sólo para evitar sanciones, sino para tener la posibilidad de recurrirlas.

Divulgación: Club Autoescuela

Interpretación de ficheros del tacógrafo digital


Al hacer las descargas obligatorias del tacógrafo y la tarjeta de conductor, seguro que alguna vez te has fijado los archivos resultantes. A simple vista, son unos archivos con un conjunto de letras y números que no significan nada y que no se pueden abrir, pero en realidad la interpretación de estos ficheros es fácil. Sus nombres cumplen con una estructura específica que pide la administración y no son esos por casualidad.

Es importante saber identificar los ficheros para, en caso de inspección, presentar sólo lo que nos han pedido. A continuación, te explicamos cómo distinguirlos, interpretar qué información contiene cada fichero, y distinguir los ficheros de tacógrafos españoles de los del resto de Europa.

Interpretación de ficheros de tacógrafo digital del vehículo

Los ficheros de vehículo extraídos del tacógrafo digital en España tendrán siempre esta estructura:

V_MMMMMMM_PPP_YYYYMMDD_HHmm.TGD

  • V. Este primer dígito identifica si el fichero es de vehículo o de conductor. Los ficheros de vehículo empiezan siempre con la letra V.
  • MMMMMMM. La matrícula del vehículo.
  • PPP. Código de identificación de país, asignado por la Unión Europea en el Reglamento CEE 3821/85, apartado 2.71. En el caso de España, será E.
  • YYYYMMDD_HHmm. Esta es la información de la fecha y hora en la que se descargó el fichero. Los dígitos corresponden a:
    • YYYY. Año.
    • MM. Mes.
    • DD. Día.
    • HH. Hora, en formato 24 horas.
    • mm. Minutos.
  • TGD. Esta es la extensión del fichero. Será la misma para todos los ficheros de tacógrafos españoles, tanto de vehículo como de conductor.

Ficheros de vehículos extranjeros

Los nombres de los ficheros cambian un poco en función del país de matriculación del vehículo. A saber:

  • Los ficheros de vehículos franceses tienen una extensión diferente en función de si son de conductor o de vehículo. En el caso de los ficheros de vehículo, la extensión es V1B. Además, el código de país (que, en este caso, será F) va delante de la matrícula. La hora a la que se descargó el fichero no aparece en el nombre de archivo:

PPPMMMMMYYYYMMDD.V1B

  • Los ficheros del resto de países de la Comunidad Europea, con extensión DDD, distinguen el fichero de vehículo con una M, en lugar de con una V. También cambia el orden de los valores, e incluyen el número de bastidor del vehículo:

M_YYYYMMDD_HHmm_MMMMMMM_BBBBBBBBBBBBBBBBB.DDD

Interpretación de ficheros de tacógrafo digital del conductor

La estructura de los ficheros de conductor, procedentes de la descarga de la tarjeta, es la siguiente:

C_NNNNNNNNNNNNNNNN_PPP_YYYYMMDD_HHmm.TGD

  • C. El primer dígito identifica si el fichero es de vehículo o de conductor. Los ficheros de conductor empiezan con la letra C.
  • NNNNNNNNNNNNNNNN. Este número de 16 dígitos es el identificador de la tarjeta de conductor. Para conductores españoles, los 13 primeros dígitos serán la letra E y su DNI ó NIE.
  • PPP. El código de identificación de país, asignado en el Reglamento CEE 3821/85, apartado 2.71. En el caso de España, es E.
  • YYYYMMDD_HHmmFecha y hora en la que se ha descargado el fichero. El desglose es:
    • YYYY. Año.
    • MM. Mes.
    • DD. Día.
    • HH. Hora, en formato 24 horas.
    • hh. Minutos.
  • TGD. Extensión del fichero. Es la misma para archivos de vehículo y de conductor.

Ficheros de conductor extranjeros

Con los ficheros de conductores de nacionalidad diferente a la española, ocurre como con los ficheros de vehículo:

  • Ficheros de conductor franceses. La extensión, diferente para ficheros de vehículo y de conductor, en este caso es C1B. Además, el código de país (que, en el caso de Francia, es F) va delante del número de tarjeta de conductor.

PPPNNNNNNNNNNNNNNNNYYYYMMDD.C1B

  • Ficheros de conductor del resto de la Comunidad Europea. Igual que para los ficheros de vehículo, la extensión es DDD. En este caso, cambia el orden de los valores e incluye la inicial y apellidos del conductor, además del número de tarjeta. La hora a la que se descargó el fichero no aparece en el nombre de archivo:

C_YYYYMMDD_HHmm_I_AAAAAAAAAAAA_NNNNNNNNNNNNNNNN.DDD

Leer el contenido de los ficheros del tacógrafo digital

Al hablar de “interpretar” los ficheros del tacógrafo digital nos referimos, tanto a identificar cada fichero, como a leer la información que contiene. Lo primero es fácil, pero lo segundo es un poco más complicado.

El software necesario para interpretar los ficheros del tacógrafo digital no es de dominio público. Los desarrolladores de este tipo de programas cobran licencias por su uso. Estas licencias tienen un tiempo de validez determinado, normalmente de un año. De esta forma, cuando se agota este plazo, hay que pagar de nuevo para activarlos. Y, en el supuesto de que no haga falta renovar, la trampa estará en las actualizaciones, que dejaremos de recibir al cabo del tiempo. Esto hará que el programa quede obsoleto rápidamente y nos veremos obligados a pagar de nuevo.

Este modelo supone un problema, ya que el nuevo aparato de control se propuso como una mejor forma de gestionar los datos. Sin embargo, sin una forma de interpretar los ficheros del tacógrafo digital, estos sólo ocupan espacio de almacenamiento en el ordenador.

Divulgación: Club Autoescuela

La renovación del Certificado de Aptitud CAP lo paga la empresa en el Transporte de Viajeros por Carretera


La empresa, y no el trabajador, debe asumir el importe de la tasa que grava la renovación del Certificado de Aptitud Profesional (CAP) en el sector del transporte de viajeros por carretera, ya sea directamente o reintegrando su cuantía en los casos en que el trabajador haya abonado dicha tasa, según establece el Tribunal Supremo, en sentencia de 29 de abril de 2021.

El ponente, el magistrado Sempere Navarro, determina que la realización de los cursos de 35 horas para obtener o renovar el CAP se encuadra en el ámbito del artículo 19 de la Ley de Protección de Riesgos Laborales (LPRL), y que por ello el tiempo dedicado a esa formación ha de llevarse a cabo con cargo a las empresas en las que se prestan los servicios que exigen la posesión de ese certificado, dentro de la jornada laboral y considerado ese tiempo como de trabajo efectivo con cargo a la jornada laboral ordinaria.

La acreditación forma parte de la formación continua necesaria para el transportista.

Por otra parte, concluye que la obtención de la tarjeta que acredita esa formación continua, en cuanto necesaria para poder desarrollar las tareas productivas, “forma parte de la propia formación y su coste debe ser asumido por el empleador”.

El ponente razona que “la tasa grava la expedición de una tarjeta imprescindible para acreditar que se ha cursado la formación exigida para desempeñar la tarea de conducción, esa exacción final forma parte de los costes que no pueden recaer sobre quienes trabajan”.

Y, concluye Sempere Navarro, que tanto la interpretación de las normas de conformidad con las exigencias del Derecho de la UE cuanto su conjunción lógica y sistemática “abocan a que quien asume el coste principal de la formación (tempo considerado como trabajo efectivo; material docente; profesorado; infraestructura; consumibles, etc.) también deba pechar con el accesorio (asociado a la emisión de la tarjeta acreditativa)”.

La sentencia resuelve un conflicto colectivo, no un litigio individual en el que haya habido una actuación abusiva o fraudulenta por parte de quien cursa la formación y acto seguido abandona la empresa para competir con ella. Para la Sala, eventuales conductas de ese tipo, en su caso, deberían examinarse de manera individual.

Divulgación: Club Autoescuela

Reactivación del cierre de empresas por pérdida de honorabilidad


El Tribunal Supremo anuló el pasado mes de Octubre el procedimiento administrativo establecido en el nuevo ROTT en 2019 para declarar la pérdida de la honorabilidad y consiguiente cierre de la actividad de las empresas transportistas, por considerarlo poco garantista y trasponer incorrectamente el Reglamento europeo que lo regula.

Ahora el Ministerio de Transportes junto con las Comunidades Autónomas han acordado reactivar dicho procedimiento aplicando la Ley de Procedimiento Administrativo General para dar cumplimiento al fallo judicial, correspondiendo a los Directores Generales de Transportes autonómicos resolver sobre la revocación de las autorizaciones de transporte de las empresas transportistas y la inhabilitación de sus gestores de transporte.

Como se recordará, entre las novedades más controvertidas incluidas en el nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), que entró en vigor en Febrero de 2019, se encuentra la nueva regulación sobre el requisito de honorabilidad, que conforme a la normativa europea se considera uno de los 4 requisitos necesarios para el ejercicio de la actividad del transporte por carretera.

En desarrollo de tal previsión comunitaria, el nuevo ROTT reguló los supuestos en que se puede perder el requisito de honorabilidad y las consecuencias de dicha pérdida. Así, entre los supuestos de pérdida se encuentra que la empresa transportista haya sido sancionada en vía administrativa por la comisión de una sola del catálogo de infracciones muy graves, aunque algunas de ellas no sean imputables a la empresa transportista, o bien de aquellas graves o menos graves cuyo Índice de Reiteración Infractora (IRI) alcance un valor igual o superior a tres. De hecho, desde su entrada en vigor, son decenas de miles las notificaciones de comunicación de pérdida de la honorabilidad que los servicios territoriales de inspección de las Comunidades Autónomas han venido dirigiendo tanto a las empresas transportistas como a sus gestores.

27 infracciones de transporte que suponen la pérdida de la honorabilidad inmediata:

A modo de repaso, vamos a ver los tres supuestos por los que se produce la pérdida de la honorabilidad, según la Ley Orgánica de Ordenación de los Transportes Terrestres:

  • Por comisión de delitos de transporte o de otro ámbito, que conllevan la inhabilitación especial del ejercicio de actividades de transporte.
  • Índice de Reiteración Infractora (IRI). Una fórmula matemática que pondera las infracciones cometidas en un periodo de tiempo concreto.
  • Comisión de infracciones muy graves, tras sanción firme por vía administrativa. Este es, tal vez, el supuesto más temido, ya que una única sanción puede impedir que la empresa ejerza durante hasta un año.

A continuación desarrollamos las infracciones que suponen la pérdida de la honorabilidad inmediata.

Infracciones que suponen la pérdida de honorabilidad

La lista de infracciones muy graves que conllevan pérdida de la honorabilidad toca todos los apartados del baremo sancionador. Por eso, aquí se encuentran divididas en cuatro bloques: generales, del tacógrafo, específicas de transporte de mercancías y, por último, referidas al transporte de pasajeros.

Recordamos que, además de perder la honorabilidad, cometer cualquiera de estas infracciones también conlleva la sanción económica reconocida en el baremo sancionador.

Infracciones muy graves generales

  1. Realizar transporte sin tener título habilitante.
  2. Contratar como porteador o facturar en nombre de otra persona que no sea titular de autorización de transporte ni operador de transporte.
  3. Arrendar un vehículo acompañado de prestación de servicios de conducción. Cesión de uso de un vehículo cuando el titular preste servicios de conducción al cesionario. Es decir, sustituir un contrato de trabajo por uno de alquiler.
  4. Cesión de títulos habilitantes a favor de otras personas. Esta cesión no puede ser ni explícita, ni sobreentendida.
  5. Falsificar cualquiera de los títulos habilitantes para el ejercicio de actividades profesionales reguladas por la LOTT.
  6. Falsear documentos que deban ser aportados para obtener cualquier título habilitante o certificación que expida la administración.
  7. Falsear documentos contables, estadísticos o de control que la empresa esté obligada a almacenar. Esta sanción incluye especialmente falsificar, disimular, eliminar o destruir los datos registrados por el tacógrafo o la tarjeta del conductor.
  8. Falsear las condiciones que determinaron que la empresa u operador de transporte se beneficiase de la exención de responsabilidad.
  9. Realizar actividades de transporte o de intermediario incumpliendo alguno de los requisitos necesarios para obtener la autorización de transporte.
  10. Contratar servicios de transporte a transportistas u operadores no autorizados.
  11. Realizar actividades de transporte, utilizando conductores que no tengan permiso de conducir, certificado de aptitud profesional o tarjeta de cualificación en vigor.
  12. Utilizar un vehículo que no haya superado la inspección técnica obligatoria.
  13. Faltar al mantenimiento de las condiciones de seguridad del vehículo utilizado, en caso de que haya deficiencias muy graves en los dispositivos de frenado, dirección, ruedas y neumáticos, suspensión, chasis, o cualquier equipo que suponga un riesgo inmediato para la seguridad vial en general.
  14. Conducir un vehículo de transporte, ya sea de viajeros o de mercancías, sin tener el permiso de conducción adecuado.

Infracciones muy graves del tacógrafo

  1. Manipular el tacógrafo, el limitador de velocidad o cualquiera de sus elementos. Esto incluye alterar el funcionamiento de estos elementos, o modificar sus mediciones.
  2. Carecer de tacógrafo, de limitador de velocidad, o de alguno de los elementos que forman cualquiera de estos aparatos. También carecer de otros medios de control que exista la obligación de llevar instalados en el vehículo.
  3. No llevar insertada en el tacógrafo la tarjeta de conductor en caso de tacógrafo digital, o el disco en el caso de tacógrafo analógico.
  4. Exceso igual o superior al 50% en los tiempos de conducción diaria, sin hacer un descanso de 4 horas y media como mínimo. Si se realiza un descanso superior a este, la infracción será grave y no conllevará pérdida de la honorabilidad.
  5. Exceso igual o superior al 25% del tiempo máximo de conducción semanal o bisemanal.

Infracciones muy graves de transporte de mercancías

  1. Transportar mercancías peligrosas por carretera, cuando no esté permitido hacerlo.
  2. Utilizar vehículos o depósitos no autorizados para transporte de mercancías peligrosas.
  3. Realizar transporte de mercancías peligrosas sin señalizarlo en el exterior del vehículo.
  4. Utilizar envases o embalajes no autorizados para el transporte de mercancías peligrosas.
  5. Exceso de peso sobre la masa máxima total autorizada:
    1. Igual o superior al 20% en vehículos N3
    2. Igual o superior al 25% en vehículos N2

Infracciones muy graves de transporte de viajeros

  1. Realizar transporte regular de viajeros de uso general sin haber sido contratado por la administración competente.
  2. Vender plazas individuales de transporte de viajeros, prestar servicios integrados de forma reiterada y con tráficos preestablecidos. Es decir, dar servicio de transporte regular con autorización de transporte discrecional.
  3. Interrumpir los servicios acordados en un contrato de gestión de transporte regular de viajeros sin consentimiento de la administración ni causa justificada.

Conclusión

Estas son las 27 infracciones muy graves que pueden conllevar la pérdida de la honorabilidad inmediata, aunque siempre siguiendo el procedimiento marcado por la normativa. Así, vemos que el primer paso para no incurrir en ellas es la buena fe al llevar nuestro negocio. Para el resto, y en especial las infracciones muy graves relacionadas con el tacógrafo, la gestión y análisis del tacógrafo digital es el mejor aliado.

Situación Actual

Las consecuencias de la pérdida de la honorabilidad son muy graves ya que, además de la inhabilitación del gestor de transporte de la empresa transportista, supone nada menos que la suspensión temporal de las autorizaciones de transporte, lo que en la práctica implica el cierre de la actividad de la empresa con la consiguiente pérdida de clientes, despido de trabajadores y quebranto económico.

Ello motivó, la impugnación de dicha regulación ante el Tribunal Supremo, por considerarlo poco garantista dadas sus consecuencias tan lesivas para la actividad de las empresas transportistas. Como resultado de dicho recurso judicial, el Alto Tribunal declaró nula la regulación contenida en el nuevo ROTT sobre el procedimiento establecido para decretar la pérdida del requisito de honorabilidad, al resultar contrario a derecho “por la incorrecta trasposición” del Reglamento europeo que regula dicho requisito al no contemplar un procedimiento administrativo completo: “La exigencia del procedimiento administrativo completo tras la imposición de la sanción no puede ser sino el deseo que haya un procedimiento cuyo objeto específico sea precisamente la comprobación de si la pérdida de la honorabilidad es o no proporcionada.”

En este sentido, el Ministerio de Transportes junto con las Comunidades Autónomas han acordado reactivar dicho procedimiento aplicando la Ley de Procedimiento Administrativo General para dar cumplimiento al fallo judicial, sin proceder a modificar la regulación anulada por el Tribunal Supremo, por lo que en próximas fechas todas las empresas transportistas que hayan cometido infracciones muy graves o que por acumulación de otras alcancen el mínimo necesario, recibirán una comunicación del Ministerio de Transportes en la que se le notificará el inicio del procedimiento de pérdida de honorabilidad, frente a la cual podrán plantear las alegaciones que estimen convenientes ante el Director General de Transportes de su Comunidad Autónoma, el cual deberá valorar sobre la proporcionalidad o no de revocar sus autorizaciones de transporte así como de inhabilitar a sus gestores de transporte.

Fuente: Club Autoescuela