3.3 Prevención de Riesgos Físicos

Manual Obtención CAP Comunes

3.3 ERGONOMÍA

Ergonomía y posición al volante.

Un factor clave en los accidentes de tráfico es la determinación de las capacidades que tiene la persona que maneja el vehículo . Esta se compone de muchos elementos y condicionantes y uno de ellos es la ergonomía y posición al volante, esencial para conducir de manera segura

Ergonomía

¿Cómo adoptar una correcta posición al volante?

Para estar cómodo mientras se conduce se debe actuar de siguiente manera:

» Anclar el asiento en una posición en la que llegues perfectamente a maniobrar con los pies en los pedales.

» Sin que las rodillas toquen el salpicadero o ningún otro elemento del vehículo (esto sería fatal para estos huesos si se diese una colisión).

» No olvides regularlo también en altura y en inclinación, de manera que vayas erguido pero sin que tu espalda sufra.

• Si tienes regulador de volante, será este el momento de usarlo para acercarlo a ti o alejarlo así como para calibrar su altura.

• Acto seguido, será momento de que, acomodado en el asiento, calibres los espejos. Mucho ojo a la hora de mirar por ellos; asegúrate de estar correctamente sentado y apoyado como lo harías para conducir, sino, el ángulo de visión cambiará por completo.

En cuanto a las manos:

  1. Colócalas y mantenlas en la posición de 2 menos 10 (en un supuesto reloj). Es la posición al volante para las manos que te permite reaccionar con mayor rapidez.

  2. No llevar la mano derecha sobre la palanca de cambios. Además de ser negativo para esta te impedirá maniobrar a tiempo.

  3. Lo mismo ocurre si llevas el brazo izquierdo apoyado en la ventanilla; la capacidad de reacción es mucho menor.

  4. No cojas en volante por la parte de dentro; podrías sufrir graves daños en las muñecas en un accidente, sobre todo si salta el airbag.

  5. No las cruces a la hora de girar el volante; esto hará que tú mismo sabotees tu confort y facilidad para conducir.

Debemos asegurarnos periódicamente de que todos los elementos con los que interactuamos se encuentran en buen estado, de manera que no puedan llegar a suponer un problema durante la marcha.

Fallos al adquirir la posición al volante

Las posturas que más frecuentemente se ven en la carretera y que son totalmente contrarias a lo que el conductor y todo el campo vial necesitan son:

a) Tanto si vamos demasiado recostados como si el asiento está muy recorrido hacia atrás, vamos a tener que estar demasiado estirados para maniobrar con el volante.

b) Con estas posturas se pierde tanto fuerza como prontitud con lo que nuestros movimientos no sólo dejan de ser precisos sino que también se vuelven lentos.

Posición al volante:

Simulador de vuelco (AT):

Como subir al camión

Trabajar en y alrededor de los vehículos pesados como camiones presenta muchos desafíos a su seguridad personal. Algo tan simple como entrar o salir de la cabina del tractor camión puede ser peligroso si no se hace correctamente. Incluso los conductores experimentados pueden sufrir lesiones si se vuelven descuidados.

Instrucciones

1.- enfoque de la cabina. Antes incluso de empezar a e ntrar en ella, ojo los puntos de apoyo o pasos. Asegúrese de que no están sucias o grasosas. En invierno, comprobar que están libres de hielo o nieve. El caminar en superficies resbaladizas puede provocar que se resbale y caiga.

2.- Utilice la posición de tr es puntos. Tener por lo menos tres puntos de contacto entre usted y el vehículo en todo momento.

3.- Introduzca con las dos manos y un pie o ambos pies y una mano. Por ejemplo, entrar en la cabina con un pie en el suelo y otro a pie del camión o paso bajo. E stablecer el tercer punto de contacto con un firme control sobre el asidero en el exterior bastidor de la cabina.

4.- Al levantar un pie del suelo, agarre el asidero dentro de la puerta con la mano libre. Establecer tres puntos de contacto con un pie en un e scalón, con una mano agarrando el asidero dentro de la puerta y la otra mano agarrando el asidero en el exterior bastidor de la cabina.

5.- Cuando usted tiene un pie en el escalón superior, coloque el otro pie en el mismo paso o el entarimado del camión. Con tinuar para agarrar al menos un asidero para mantener tres puntos de contacto hasta que haya colocado los dos pies en el entarimado del camión. Una vez que esté de forma segura dentro de la cabina, se puede soltar el asidero.

Postura Correcta Del Conductor De Camión (Resumen)

El de ‘conductor profesional’ es uno de los trabajos donde más tiempo se pasa sentado. Es por eso que mantener una correcta posición sentado y al volante es fundamental para aguantar largas jornadas de trabajo y evitar accidentes, dolores y lesiones a corto, medio y largo plazo.

Aquí os dejamos algunos consejos a tener en cuenta para corregir nuestra postura antes y durante la marcha.

» Antes siquiera de subir al camión, es importante que prestes atención a la forma de subirte al mismo. Nuestra recomendación es la de usar las escaleras y las barras disponibles, evitando movimientos bruscos. Es un gesto que se realiza muchas veces a lo largo del día y corregirlo puede ahorrar lesiones de tobillo y espalda al subir o al bajar.

» Una vez estés subido al camión, siéntate y regula el asiento. Que el asiento quede regulado a medida del conductor es fundamental para mantener una postura cómoda y correcta durante el trayecto, evitando sobreesfuerzos. La posición ideal es aquella en la que puedas pisar todos los pedales hasta el final sin que la pierna quede completamente estirada, con el asiento colocado a una altura que permita ver el máximo de carretera posible, adelantándote al trayecto que tienes por delante.

» El respaldo debe quedar con una inclinación que nos permita tener la espalda completamente recta y totalmente apoyada en el asiento. Asimismo, el reposacabezas debe quedar a unos 3 cm de la cabeza, sin que esta llegue a apoyarse, ya que esto es un claro signo de fatiga.

» No te olvides nunca del cinturón de seguridad, el cual se debe ajustar para que pase por la clavícula y nunca por el cuello, lo que sería potencialmente mortal en una situación de peligro.

» Mantén las dos manos en el volante para una postura correcta, evitando sobrecargas asimétricas y mejorando la respuesta en la conducción.Esperamos que estos consejos sean de gran ayuda para todos los conductores profesionales de camión, y recordamos realizar las paradas pertinentes para caminar, hidratarse, y descansar.

3.3 (PRL) PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

El propósito de la ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales es introducir la prevención de Riesgos en todos los centros de trabajo.

Prevenir los riesgos laborales es una labor que nos interesa a todos.

La colaboración de todos los trabajadores en las labores preventivas es fundamental para conseguir unas condiciones de trabajo idóneas. Los accidentes no se deben al azar sino que obedecen a causas naturales y previsibles.

No se producirán en tanto que seamos capaces de identificar y eliminar esas causas. Actualmente se reconoce que la evaluación de riesgos es la base para una gestión activa de la seguridad y la salud en el trabajo.

De hecho la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que traspone la Directiva Marco 89/391/CEE, establece como una obligación del empresario:

» Planificar la acción preventiva a partir de de riesgos una evaluación inicial

» Evaluar los riesgos a la hora de elegir los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo.

1.1 A qué me da derecho la Ley:

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, y ello supone el correlativo deber del empresario, de protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales. El empresario aplicará las medidas de prevención con arreglo a los siguientes principios:

• Evitar los riesgos

• Evaluar los riesgos que no se puedan evitar

• Combatir los riesgos en su origen

• Adaptar el trabajo a la persona, eligiendo los equipos y métodos de trabajo

• Tener en cuenta la evolución de la tecnología

• Sustituir o evitar lo peligroso • Planificar la prevención

• Anteponer las medidas colectivas a las individuales

• Informar y formar a los trabajadores

• Utilizar las medidas que prevean las posibles distracciones del trabajador

1.2. ¿Qué obligaciones adquiero como trabajador?

Los trabajadores, con arreglo a su formación y siguiendo las Instrucciones del empresario, deberán:

• Usar adecuadamente máquinas, aparatos, herramientas, etc., con los que desarrolla su actividad.

• Utilizar correctamente los medios y equipos de protección individual facilitados por el empresario (EPI)

• No inutilizar los mecanismos de seguridad.

• Informar de inmediato a su superior jerárquico de cualquier riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores.

• Cooperar con el empresario a garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

• Velar por su seguridad y salud, y por las demás personas que puedan verse afectadas por su actividad laboral.

1.3. La ley establece unas definiciones

La ley establece definiciones que debemos tener en cuenta

PREVENCIÓN

{Art.4.1LPRL) El conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

RIESGO LABORAL

Posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo.

RIESGO LABORAL GRAVE E INMINENTE

Aquel que resulte probable racionalmente, que se materialice en un futuro inmediato y pueda suponer un daño grave para la sal los trabajadores.

DAÑOS DERIVADOS DEL TRABAJO

Recordemos que la ley General de la Seguridad Social establece la definición de Accidente de Trabajo diciendo que es toda lesión corporal que sufre el trabajador con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecuta por cuenta ajena. Tanto en el centro de trabajo com en itinere (Trayecto habitual y normal del trabajo a casa y de casa al trabajo).

EQUIPO DE TRABAJO

Cualquier máquina, aparato, instrumento o Instalación utilizada en el trabajo.

1.4. La participación del trabajador en la prevención.

El empresario deberá consultar a los trabajadores con la debida antelación, las decisiones relativas a:

    • Planificación, organización de la s condiciones de trabajo Designación de los trabajadores encargados de las actividades de protección
    • Designación de los trabajadores encargados de las medidas de emergencia
    • Procedimientos de información y documentación para que los trabajadores reciban tod as las informaciones en relación con:
      • Riesgos generales y específicos de los puestos de trabajo
      • Medidas y actividades de prevención y protección
      • Medidas para aplicar en situaciones de emergencia
      • El proyecto de organización de la formación en materia preventiva.

Todas estas consultas serán llevadas a cabo a través de los representantes de los trabajadores en caso de existir éstos en la empresa.

Enfermedades que afectan a los Conductores Profesionales

Los conductores profesionales pasan la mayor parte del día conduciendo, lo que les hace más propensos a padecer ciertas enfermedades, aunque no siempre en el mismo grado.

Hay conductores que tienen malos hábitos a la hora de realizar su trabajo y no siguen ninguna medida de prevención, lo que a la larga conlleva sufrir algunos de estos problemas.

Una de las afecciones que más incidencia tiene es la ‘sordera’, afectando más al oído izquierdo por la costumbre de llevar la ventanilla abierta. El nivel de ruido al que se someten los conductores es tan elevado durante todo el día que puede hacer perder una buena parte de la audición fácilmente.

La incidencia de enfermedades ‘cardiovasculares’ y de ‘hipertensión’, supera ampliamente la incidencia que tiene en el resto de la población, aunque la tendencia de estas enfermedades es al alza en términos generales en los últimos años.

El sedentarismo al que se enfrentan los conductores profesionales implica también tener más ‘problemas de sueño’, por lo que no descansan correctamente, lo que conlleva con el tiempo que su estado de ánimo sea peor y que desarrollen fuertes picos de estrés.

Otras enfermedades menos comunes son las ‘úlceras estomacales’ y las ‘varices en las piernas’, cuestiones que podrían controlarse mejorando los hábitos diarios en su trabajo, y siguiendo las recomendaciones en cuanto al tiempo trabajado.

Para prevenir este tipo de enfermedades, es conveniente cambiar los hábitos respetando los tiempos de conducción y descanso, dormir el tiempo necesario para rendir en el trabajo y aprovechar las pausas para estirar las piernas.

También es necesario el ejercicio diario y llevar una alimentación sana y equilibrada para evitar problemas a corto y largo plazo. El desempeño laboral responsable es el primer paso para cuidar de la salud y evitar en la medida de lo posible que aparezcan estos problemas.

Se recomienda pedir la opinión de un profesional de la salud siempre que se sienta algún malestar, para poner remedio cuanto antes.

3.3 Manipulación de Cargas

Manutención o manipulación manual de cargas:

Cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, entendiendo por operación el conjunto de acciones de levantamiento, colocación, empuje, tracción, transporte o desplazamiento, pudiendo considerar el almacenamiento como fin de este proceso.

Manutención o manipulación mecánica de cargas:

Conjunto de operaciones de manutención (levantamiento, transporte, descarga) o cambio de lugar de cualquier material por métodos mecánicos, es decir, mediante equipos de manutención, tales como carretillas automotoras, puentes-grúa, accesorios y transportadores.

Riesgos de la manipulación manual de cargas

Es responsable, en muchos casos, de la aparición de:

• Fatiga física.

• Lesiones que se pueden producir de una forma inmediata.

• Acumulación de pequeños traumatismos, aparentemente sin importancia, hasta producir lesiones crónicas.

Las lesiones más frecuentes son:

    1. • Contusiones.
    2. • Cortes y heridas.
    3. • Fracturas
    4. • Lesiones músculo-esqueléticas.

Se pueden producir en cualquier zona del cuerpo, pero son más sensibles los miembros superiores, y la espalda, en especial en la zona dorso-lumbar.

El rango de las lesiones dorso-lumbares puede variar desde un lumbago a alteraciones de los discos intervertebrales (hernias discales) o incluso fracturas vertebrales por sobreesfuerzo.

También se pueden producir lesiones:

» En los miembros superiores (hombros, brazos y manos)

» Quemaduras producidas por encontrase las cargas a altas temperaturas

» Heridas o arañazos producidos por esquinas demasiado afiladas, superficies demasiado rugosas, clavos, etc.

» Contusiones por caídas de la carga debido a superficies resbaladizas (por aceites, grasas u otras sustancias); problemas circulatorios o hernias inguinales, y otros daños producidos por derramamiento de sustancias peligrosas.

Estas lesiones, aunque no son lesiones mortales, pueden tener larga y difícil curación, y en muchos casos requieren un largo período de rehabilitación.

La Unión Europea elaboró la Directiva 90/269/CEE, transpuesta al derecho español por medio del R.D . 487/1997 , de 14 de abril sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumbares , para los trabajadores.

El INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) ha elaborado una Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la Manipulación manual de cargas, proporcionando criterios y recomendaciones para facilitar la interpretación y aplicación del citado Real Decreto.

Factores de riesgo en la manipulación manual de cargas

1. Características de la carga

La manipulación manual de una carga puede presentar un riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

• Si la carga es demasiado pesada o demasiado grande. A modo de indicación general, el peso máximo que se recomienda no sobrepasar (en condiciones ideales de manipulación) es de 25 kg . No obstante, si la población expuesta son mujeres, trabajadores jóvenes o mayores, o si se quiere proteger a la mayoría de la población, no se deberían manejar cargas superiores a 15 kg .

• Si es voluminosa o difícil de sujetar.

• Si está en equilibrio inestable o su contenido corre el riesgo de desplazarse.

• Si está colocada de tal modo que debe sostenerse o manipularse a distancia del tronco o con torsión o inclinación del mismo.

• Si la carga, debido a su aspecto exterior o a su consistencia, puede ocasionar lesiones al trabajador, en particular en caso de golpe.

  1. Esfuerzo físico necesario para mover la carga

Un esfuerzo físico puede entrañar un riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

• Si es demasiado intenso.

• Si no puede realizarse más que por un movimiento de torsión o de flexión del tronco.

• Si puede acarrear un movimiento brusco de la carga.

• Si se realiza mientras el cuerpo está en posición inestable.

• Si se trata de alzar o descender la carga con necesidad de modificar el agarre.

  1. Exigencias de la actividad

La actividad puede entrañar riesgo, en particular dorsolumbar , cuando implique una o varias de las exigencias siguientes:

• Esfuerzos físicos demasiado frecuentes o prolongados en los que intervenga en particular la columna vertebral.

• Período insuficiente de reposo fisiológico o de recuperación. • Distancias demasiado grandes de elevación, descenso o transporte.

• Ritmo impuesto por un proceso que el trabajador no pueda modular.

  1. Factores individuales

Constituyen factores individuales de riesgo:

• La falta de aptitud física para realizar las tareas en cuestión.

• La inadecuación de las ropas, el calzado u otros efectos personales que lleve el trabajador.

• La insuficiencia o inadaptación de los conocimientos o de la formación.

• La existencia previa de patología dorsolumbar.

  1. Características del medio de trabajo

Las características del medio de trabajo pueden aumentar el riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

• Si el espacio libre, especialmente vertical, resulta insuficiente para el ejercicio de la actividad de que se trate.

• Si el suelo es irregular y, por tanto, pueda dar lugar a tropiezos o bien es resbaladizo para el calzado que lleve el trabajador.

• Si la situación o el medio de trabajo no permiten al trabajador la manipulación manual de cargas a una altura segura y en una postura correcta.

• Si el suelo o el plano de trabajo presentan desniveles que implican la manipulación de la carga en niveles diferentes.

• Si el suelo o el punto de apoyo son inestables.

• Si la temperatura, humedad o circulación del aire son inadecuadas.

• Si la iluminación no sea adecuada.

• Si exista exposición a vibraciones.

Obligaciones generales del empresario.

El empresario deberá adoptar las medidas técnicas u organizativas necesarias para evitar la manipulación manual de las cargas, especialmente mediante la utilización de equipos para su manejo mecánico.

Cuando esto no pueda evitarse, tomará las medidas adecuadas para reducir el riesgo que entrañe dicha manipulación. Entre estas medidas está la evaluación de riesgos (pdf)

Formación e información

Los riesgos de lesiones debidos a la manipulación manual de cargas aumentan cuando los trabajadores no tienen la formación e información adecuadas para la realización de estas actividades de una forma segura.

El empresario debe proporcionar los medios apropiados para que los trabajadores reciban esta formación e información, por medio de “Programas de entrenamiento” que incluyan:

• El uso correcto de las ayudas mecánicas y la utilización segura de las mismas.

• Factores que están presentes en la manipulación y de la forma de prevenir los riesgos debidos a ellos.

• Uso correcto del equipo de protección individual. En el caso que sea necesario su uso durante la tarea.

• Formación y entrenamiento en técnicas seguras para la manipulación de las cargas. La consulta y participación de los trabajadores.

Vigilancia de la salud

El empresario garantizará el derecho de los trabajadores a una vigilancia adecuada de su salud. Tal vigilancia sea realizada por personal sanitario competente, según determinen las autoridades sanitarias en las pautas y protocolos que se elaboren, de conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 37 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.

Método para levantar una carga

Como norma general, es preferible manipular las cargas cerca del cuerpo, a una altura comprendida entre la altura de los codos y los nudillos, ya que de esta forma disminuye la tensión en la zona lumbar.

Si las cargas que se van a manipular se encuentran en el suelo o cerca del mismo, se utilizarán las técnicas de manejo de cargas que permitan utilizar los músculos de las piernas más que los de la espalda.

Para levantar una carga se pueden seguir los siguientes pasos generales:

  1. Planificar el levantamiento:
    • Utilizar las ayudas mecánicas precisas, siempre que sea posible.
    • Seguir las indicaciones que aparezcan en el embalaje acerca de los posibles riesgos de la carga, como pueden ser un centro de gravedad inestable, materiales corrosivos, etc.
    • Si no aparecen indicaciones en el embalaje, observar bien la carga, prestando especial atención a su forma y tamaño, posible peso, zonas de agarre, posibles puntos peligrosos, etc.
    • Solicitar ayuda de otras personas si el peso de la carga es excesivo o se deben adoptar posturas incómodas durante el levantamiento.
    • Tener prevista la ruta de transporte y el punto de destino final del levantamiento, retirando los materiales que entorpezcan el paso.
  1. Colocar los pies en una postura estable y equilibrada para el levantamiento abriendo los pies a una anchura similar a la de los hombros.

  2. Postura de levantamiento:

    • Doblar las piernas manteniendo en todo momento la espalda derecha, y mantener el mentón metido. No flexionar demasiado las rodillas.
    • No girar el tronco ni adoptar posturas forzadas.
    • Agarre firme.

4. Levantamiento:

    • Levantamiento suave, sin dar tirones bruscos
    • Evitar giros.
    • Carga pegada al cuerpo.
  1. Depositar la carga
    • Si el levantamiento es desde el suelo hasta una altura importante, por ejemplo la altura de los hombros o más, apoyar la carga a medio camino para poder cambiar el agarre.
    • Depositar la carga y después ajustarla si es necesario.
    • Realizar levantamientos espaciados.

3.3 c) EPIS

Certificación y requisitos de comercialización EPIS

    • ¿Crees que cualquier empresa puede poner en el mercado un EPI a la venta?
    • ¿Podrá asignarle la categoría que estime oportuna?
    • ¿Los equipos han de cumplir algún requisito antes de su comercialización?

La re spuesta está en el EPI han de cumpli RD 1407/1992 . Para su comercialización, los r con la reglamentación que les afecta referente al diseño y fabricación, a fin de garantizar las exigencias técnicas que se requieren.

Para que los EPI puedan ser comercializados en el seno de la Unión Europea, el fabricante de los Equipos de Protección I ndividual ha de hacer que sus productos satisfagan una serie de requisitos que garanticen la seguridad y la salud del usuario.

Estos requisitos son distintos dependiendo de la categoría a la que pertenezcan los EPI:

  • Así en el caso de los EPI de Categoría I el fabricante puede certificar directamente el cumplimiento de las exigencias esenciales de salud y seguridad.
  • Para los EPI de Categoría II los requisitos ya son más rigurosos. Antes de certificar el cumplimiento de las exigencias, el fabricante debe superar un control denominado “superación del examen CE de tipo”. Para ello debe someter un prototipo del equipo a ese control, que será realizado por un “organismo notificado” con competencia en la materia, y que mediant e la realización de pruebas preestablecidas, determina o no el cumplimiento de las exigencias requeridas.
  • En el caso de los EPI de Categoría III, el proceso de certificación de las exigencias esenciales de salud y seguridad es análogo al descrito para los equipos de Categoría II, pero algo más riguroso ( han de proteger a los trabajadores de peligros mortales o que le puedan dañar de forma grave o irreversible). En este caso el fabricante ha de someterse además a uno de los procedimientos de “as calidad de su producción” aseguramiento de la establecidos en el RD 1407 /92 citado. El control de este procedimiento de aseguramiento también será llevado a cabo por un organismo notificado a la Unión Europea. Una vez asegurado el cumplimiento de todo lo anteriormente explicado, el fabricante ya puede poner su producto en el mercado.
  • Tendrá que estampar en su producto una marca que signifique que su producto es conforme con las exigencias esenciales de salud y seguridad . de los siguientes elementos: • Este marcado se compone Las siglas “CE” para los equipos de las categorías I y II. • Marcado Las siglas “CE” seguidas de un número de cuatro dígitos para los equipos de categoría III.

Marcado CE

El número de cuatro dígitos es un código de identificación, en el ámbito de la Unión Europea, del organismo que lleva a cabo el control del procedimiento de aseguramiento de la calid producción seleccionado por el fabricante.

  • Elaborará una “Declaración”, a fin de poderla presentar a la Administración competente, en la que certifique que el EPI comercializado cumple la legislación aplicable.
  • El RD Proporcionará, junto con el equipo, un “folleto informativo” en el que se darán las referencias y se explicarán claramente los niveles de protección ofrecidos por el equipo, los riesgos de los que nos protegen, cuáles son sus limitaciones, los complementos que incluye; las tareas de mantenim iento que requiere el equipo durante la vida útil del mismo y, en su caso, las sustituciones necesarias, etc. Esta información es pues de vital importancia para hacer una correcta selección del equipo.

El RD 1407/1992 establece que este folleto será “entregado obligatoriamente por el fabricante junto con los EPI comercializados”

No se debe adquirir ningún EPI que no cumpla las anteriores condiciones:

  • Marcado “CE”
  • Folleto informativo. El folleto va destinado, al empresario, al técnico de PRL y al trabajador: a todos ellos, pero en especial al trabajador, puesto que si no es el EPI adecuado o no conoce sus limitaciones será él quien sufra las consecuencias.

Se puede dar la situación de que al adquirir un lote de varios EPI, sólo venga un folleto, en este caso el empresario ha de fotocopiarlo y entregarlo con cada unidad de protección que se suministre a los trabajadores.

El marcado CE significa que el producto que lo lleva es conforme con las “exigencias esenciales de salud y seguridad”.

EPIS FOLLETO CERTIFICADO

Organizaciones Europeas para la certificación de EPIS

Tipos de mascarillas EPI y certificación europea

3.3 Tipos de Retrovisores para vehículos de Transporte por Carretera

Descarga el documento sobre tipos de retrovisores