Un juez condena a la DGT a pagar 400 euros por no garantizar el correcto funcionamiento de sus radares


El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 22 de Madrid ha condena a la Dirección General de Tráfico (DGT) a pagar 400 euros por no garantizar “la aptitud del soporte donde instala sus radares”.

Así consta en una sentencia en el que se estima un recurso promovido por los servicios jurídicos de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) en defensa de uno de sus socios, anulando una multa de 300 euros y la detracción de dos puntos impuesta por un supuesto exceso de velocidad.

La nulidad se produce porque “al no constar el correcto estado del soporte del radar utilizado” no puede garantizarse su correcto funcionamiento. La sentencia condena, además, a la DGT al pago de 400 euros en costas.

Los hechos ahora enjuiciados se iniciaron por una denuncia formulada el pasado año por el radar que la DGT tiene situado en el km. 59,2 de la N-VI. Curiosamente, este cinemómetro ostentaba ya en el 2017 el récord de ser el radar más activo de toda España, con 55.119 denuncias formuladas, según un informe elaborado por AEA.

En un comunicado en su página web, AEA ha recalcado que ahora la justicia ha estimado íntegramente los argumentos jurídicos invocados por los letrados de AEA en defensa de los legítimos derechos de uno de sus miembros al cuestionar la medición efectuada por un radar del que no constaba “el correcto estado del soporte del mismo”.

Medición de los radares

Según el fundamento de derecho primero de la sentencia “en la Orden ITC (3123/2010) se regula la verificación periódica, no sólo de los propios aparatos cinemómetros, sino también de las cabinas que constituyen su alojamiento, soporte o protección, como deriva del artículo 12 de la misma Orden, antes transcrito, pero en el expediente administrativo no consta ningún certificado o documento que garantice la obligatoria verificación de la cabina”.

Según los últimos datos facilitados por su director general en una reciente comparecencia ante la comisión de presupuestos del Congreso de los Diputados, la DGT dispone en la actualidad de 2.300 radares, que se incrementarán en 75 más el año que viene. Durante 2019 se formularon 4,6 millones denuncias, con una recaudación próxima a los 500 millones de euros.

Divulgación: Club Autoescuela

Obligaciones de un conductor profesional que resulte positivo en la prueba de antígenos para cruzar la frontera en Reino Unido


La IRU ha publicado una guía con el Protocolo de actuación para cualquier transportista que se encuentre en el Reino Unido y de positivo en la prueba de antígenos que se realiza para cruzar la frontera, ahora que el país no pertenece a la UE y es, a todos los efectos, un tercer país.

En este aspecto el primer paso a seguir por parte de los conductores teóricamente positivos es someterse a una PRC que les obligará a esperar entre 24 y 36 horas para recibir el resultado definitivo.

Esta espera al resultado de la prueba PCR, supondrá que el conductor permanezca totalmente aislado en la cabina de su camión, sin contacto con ninguna otra persona.

Finalmente, si la PCR es negativa, el chófer podrá retomar su camino hacia la frontera sin ningún tipo de requisito adicional, mientras que si se confirma el positivo, el conductor será escoltado hasta uno de los hoteles habilitados para cumplir la cuarentena obligatoria.

En este caso, el chófer debería guardar diez días de aislamiento obligatorio a la espera de superar la enfermedad y realizar nuevo test que deberá confirmar si sigue enfermo o se ha curado.

Así mismo, el Gobierno del Reino Unido asume los gastos de alojamiento y alimentación del conductor e incluso está pautado que también asuma los gastos sanitarios en algunos casos.

Divulgación: Club Autoescuela

¿Puede ser condenada penalmente una persona como cooperador en el delito de conducción sin carnet o por el contrario no cabe dicha condena?


Vamos a analizar algunas sentencias sobre la figura del cooperador en el delito de conducción sin carnet o permiso de conducir.

Antes de nada recordemos DOS cuestiones IMPORTANTES:

1ª.-  El cooperador necesario (art. 28 C. Penal)  sería aquella persona que participa con actos relevantes en la comisión de un delito, pero no es la persona que ejecuta directamente el delito, que sería el AUTOR del delito.

2ª.-  El delito por conducir un vehículo sin carnet o permiso está tipificado en el Código Penal Español en el artículo 384, párrafo 2:  Se impondrá la pena de PRISIÓN de 3 a 6 MESES  o con la de MULTA de 12 a 24 MESES o con la de TRABAJOS EN BENEFICIO DE LA COMUNIDAD  de 31 a 90 DIAS al que realizare la conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial y al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.

Trasladamos los anteriores conceptos a un EJEMPLO:

Una persona deja o permite que otra persona conduzca un vehículo careciendo de carnet o permiso de conducir. El conductor habrá podido incurrir en un delito de conducción sin carnet del citado art. 348 C. Penal.

La pregunta que hacemos es : ¿Podrá ser considerado cooperador necesario del delito la persona que lo ha consentido?

Sobre la cuestión de si puede ser condenado como cooperador en el delito de conducción sin carnet la inmensa mayoría de los Tribunales considera que será condenado como cooperador del citado delito «aquella persona (la mayor parte de las veces propietaria de un vehículo), que permite la conducción a otra a sabiendas de que carece del correspondiente permiso».

No obstante hay algunas Audiencias Provinciales que consideran la imposibilidad legal de condenar al cooperador en estas situaciones.

¿Puede entonces ser condenada penalmente una persona como cooperador en el delito de conducción sin carnet o por el contrario no cabe dicha condena?

Veamos 2 sentencias diferentes:

A) SENTENCIA que considera que NO PUEDE condenarse como cooperador en el delito de conducción sin carnet

–  Audiencia Provincial de Madrid ( Sección 3ª), sentencia de 17.09.2015:

Sin desconocer que la jurisprudencia ha admitido la cooperación necesaria en supuestos de omisión, de comisión por omisión, por la no evitación de un delito, y que unas Audiencias consideran pudiera ser de aplicación a este delito, a ello se refiere la Audiencia Provincial de Badajoz, de 29-3-2010, en la que no se rechaza, desde luego y en sede teórica, la posibilidad de autoría en forma de cooperación necesaria en el delito de conducción de vehículo de motor sin el correspondiente permiso o licencia del art. 384 del C. Penal a quien es propietario del vehículo no conductor, pero sí que estima que el principio de personalidad de la responsabilidad criminal obliga a descender en cada caso concreto el estudio de las específicas circunstancias que permitan individualizar e identificar la conducta que se reprocha penalmente al acusado, y otras como la Audiencia Provincial de Toledo, Sección 1ª, 9-3-2010, no lo ve posible al indicar «que tales comportamientos de coejecución no son predicables de este tipo delictivo, de ejecución de propia mano y que se consuma por la sola circunstancia de que el sujeto delincuencial realiza el acto de conducir un vehículo a motor sin estar en posesión de la correspondiente autorización administrativa, lo que no es extrapolable a que exista un coadyuvante, pues se está en posesión del permiso o no, y es esa sola circunstancia la que integra el tipo, sin que la conducta típica pueda desplazarse a otro para que proceda la ejecución conjunta», en todo caso en el caso de autos no parece que la conducta omisiva llevada a cabo por el acusado, integre propiamente un contribución a la comisión del delito por un tercero.

Para determinar el alcance de la omisión en que incurrió el acusado, al permitir la conducción de su esposa, no puede obviarse que esa conducta ha sido contemplada expresamente como una infracción grave por la legislación de tráfico, así en el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, en el Art. 65 relativo a las infracciones graves, se establece que constituye la misma «v) Incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente», cuando no sean constitutivas de delito. Así lo señala la Audiencia Provincial de Pamplona sentencia de 22 de octubre de 2011 en un supuesto similar al presente donde concluye: » Pues bien en el Código Penal y a diferencia de otros supuestos en él contemplados en que se sanciona expresamente como delito omisiones propias o puras, no se ha incorporado como tal esa acción, la de «incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente«. 

Si ello es así, en ausencia de otros datos que nos permitan concluir que en la omisión de esa conducta concurría en el acusado una conducta dolosa, dirigida inexcusablemente a violentar la seguridad vial, ante esa dualidad, y a falta de concreción de un elemento doloso más allá de la propia omisión, la conclusión no puede ser otra que la no catalogación de la acción como delito, sin perjuicio de su sanción como una falta administrativa.  Por lo tanto se dicta sentencia absolutoria a favor del acusado.»

SENTENCIA que considera que PUEDE CONDENARSE como cooperador en el delito de conducción sin carnet

–  Audiencia Provincial de Madrid (Sección 15ª), sentencia de 1.02.2016:

» Se dice por el acusado que dejó que su hija, que no tenía permiso de conducir, cogiese el coche de su propiedad por causa de necesidad, en este caso por su enfermedad que era el que normalmente conducía.

Según el Tribunal Supremo existe cooperación necesaria cuando se colabora con el ejecutor directo aportando una conducta sin la cual el delito no se habría cometido (teoría de la conditio sine qua non), cuando se colabora mediante la aportación de algo que no es fácil obtener de otro modo (teoría de los bienes escasos) o cuando el que colabora puede impedir la comisión del delito retirando su concurso (teoría del dominio del hecho).

El reproche penal en el ámbito de la cooperación necesaria en el supuesto que estamos analizando se centra en la acción positiva de ceder o prestar el vehículo para su conducción inmediata o cercana en el tiempo a quien nunca ha obtenido permiso o licencia, con plena consciencia de dicha carencia.

La cooperación necesaria del artículo 28, párrafo segundo b) del C.P no la determina el que el cooperador tenga una posición de garante de la actuación del autor material del hecho, sino el contribuir a la ejecución del hecho delictivo mediante un acto sin el cual no se habría efectuado, que fue lo que aquí ocurrió.»

Incidimos con el presente artículo en la importancia de reflexionar sobre este tema a muchos progenitores, que con la intención de disminuir su inversión económica en la obtención del correspondiente derecho a conducir vehículos automóviles por las vías públicas en cuanto a sus hijos, deciden en desconocimiento de la legislación y jurisprudencias vigentes impartir clases prácticas a sus hijos en sus propios vehículos, generalmente en zonas alejadas del tráfico rodado (polígonos industriales, zonas de estacionamiento público, etc.), que en definitiva son vías públicas.

El desconocimiento de la norma (penal o administrativa) no exime de su cumplimiento y comporta las sanciones o condenas correspondientes.

Divulgación: Club Autoescuela

CityQ, el coche-bicicleta eléctrica


CityQ es otra forma de entender la movilidad urbana. Se trata de una bicicleta eléctrica desarrollada por una startup noruega, CityQ AS. La bicicleta evita las inclemencias del tiempo y tiene mayores posibilidades de carga que una e-bike, de ahí que sus creadores la llamen “Car-eBike”. Cuenta con un motor de 250 W para asistir al pedaleo. Sin embargo, los pedales no están directamente conectados al tren de tracción.

Aunque el vehículo parezca un automóvil pequeño, no ocupa más espacio que un scooter. Al igual que con la bicicleta eléctrica, el conductor tiene que pedalear; sin embargo, carece de cadena, engranajes, o cambio, porque las funciones correspondientes las realiza un tren de transmisión controlado por software. Como parte de esta plataforma de software, CityQ incluye una aplicación para abrir, bloquear o ubicar la e-bike.

El caso es que el vehículo sí puede aportar beneficios a la movilidad urbana. Según explica la propia compañía, la micro movilidad inteligente cambiará el transporte urbano en los próximos 10 años. Es la forma para que las ciudades reduzcan el tráfico de automóviles contaminantes. El transporte urbano será más limpio con vehículos eléctricos ecológicos, con un mayor enfoque en la conectividad y con servicios en la nube.

Es innegable que en los países nórdicos el tiempo no favorece a los ciclistas, de donde es originaria CityQ. Las consignas de la propia empresa, sobre la “Car-eBike“, van en ese sentido, como el resto de sus beneficios en cuestión de logística. Así lo explican:

  • “Creemos en la libertad de ciclismo durante todo el año;
  • CityQ te hace repensar lo que puede ser una bicicleta: combinando la comodidad de un automóvil y los beneficios de una bicicleta;
  • Estamos reinventando la movilidad urbana con una e-bike con capacidad y comodidad similares a las de un automóvil;
  • Entendemos lo frustrante que puede ser pasar tiempo entre el tráfico de los automóviles, los autobuses y el metro abarrotado;
  • CityQ: está desarrollado para hacer que el ciclismo sea cómodo para todos, independientemente del clima, el tráfico de automóviles y las regulaciones de estacionamiento”.

CityQ ofrece comodidad y tecnología similares a las de un automóvil. Está pensada para para los desplazamientos urbanos diarios y cumple con las regulaciones europeas para e-bikes. Se puede conducir tanto en carriles para automóviles como para bicicletas y no requiere permiso de conducir.

El precio total de CityQ es 7450 euros, sin IVA

La bicicleta incorpora un potente motor de 250 W que permite alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h. Además, cuenta con dos baterías, que se pueden cargar en casa, y que dan una autonomía de entre 70 y 100 km. El vehículo mide 87 cm de ancho, 155 cm de alto y 222 cm de largo. Su peso es de unos 70 kg y puede soportar hasta 300 kg de carga.

La bici tiene capacidad para transportar niños de manera segura, incluso equipaje adicional. Pero también ofrece las ventajas de su personalización: se puede configurar para transportar 2 adultos; un adulto y dos niños; o carga.

Divulgación: Club Autoescuela