La DGT limita al máximo el uso de patinetes: más restricciones que las bicicletas


El real decreto aprobado el martes por el Consejo de Ministros, entre otras cosas, regula el uso de los vehículos de movilidad personal (VMP) que, en opinión de FEVEMP (Federación Española de Vehículos de Movilidad Personal), “anula” el potencial de los patinetes eléctricos como alternativa de movilidad sostenible.

El real decreto, que limita la velocidad máxima de los VMP a 25 km/h, también prohíbe su circulación por vías interurbanas, travesías, aceras, zonas peatonales, túneles urbanos y autovías o autopistas que transcurran dentro de poblado. En la práctica, esto significa reducir su uso única y exclusivamente a vías urbanas, lo que supone un tremendo varapalo para las asociaciones de usuarios de VMP, que llevan años reclamando a la DGT la equiparación de los patinetes eléctricos a las bicicletas.

A partir del 2 de enero de 2021, los VMP tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos que circulen por vías urbanas, lo que significa que los usuarios de patinetes eléctricos también estarán obligados a someterse a pruebas de alcoholemia, conducir sin utilizar dispositivos de telefonía móvil, auriculares, etc. Además, se les exigirá el correspondiente certificado de circulación, aunque esta medida concreta no entrará en vigor hasta 24 meses después de la publicación del manual de características de los VMP en el Boletín Oficial del Estado.

“Esta regulación se ha elaborado sin contar con los usuarios, ignorando las necesidades que venimos reclamando desde hace dos años en forma de alegaciones a la que no se nos ha dado respuesta”, ha denunciado FEVEMP a través de un comunicado. “Esta reforma busca restringir en lugar de fomentar una alternativa de movilidad sostenible, en un momento donde (los VMP) son más necesarios que nunca. Es inconcebible que en lugar de una equiparación total a las bicicletas, se dicten restricciones que pretenden anular su potencial como alternativa al coche”, añade el escrito.

Según la Federación de usuarios de VMP, “la prohibición de circulación en vías interurbanas y travesías es desproporcionada y limita mucho el uso de estos vehículos fuera de los grandes núcleos urbanos, especialmente en la España vaciada, que es donde menos alternativas al coche privado existen”.

Los patinetes, prohibidos en carriles bici

Además, FEVEMP considera “injustificada la prohibición de la circulación por vías interurbanas (que también incluye vías ciclistas, carriles bici, vías verdes o carreteras rurales) ya que no suponen un riesgo mayor para la seguridad vial que otros vehículos sí permitidos como las bicicletas (incluyendo niños), tractores, animales de carga, tiro o silla o incluso peatones”.

“Tampoco creemos que esté justificado prohibir la circulación de VMP en todos los túneles urbanos, cuando muchos de ellos están limitados a 30 km/h o incluyen vías ciclistas. Pensamos que esto debe analizarse caso por caso mediante señalización específica”, propone FEVEMP.

Además, la Federación de usuarios de VMP critica uno de los puntos más importantes del real decreto que modifica el Reglamento General Circulación, el que redefine los límites de velocidad en vías urbanas. “Consideramos que la limitación de velocidad en las vías urbanas es insuficiente para la reducción de los accidentes, ya que no se abordan las vías de varios carriles por sentido que es donde mayor número de accidentes ocurren. En estas vías, tal y como recomienda la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), se debe reducir a 30 km/h en el carril más próximo a la acera”, apunta el comunicado de FEVEMP.

Según el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la regulación de los vehículos de movilidad personal supone dar “un paso más para construir ciudades más humanas, más razonables y más sostenibles”.

Aprobada por Real Decreto la rebaja a 18 años de la edad para conducir camiones


El Consejo de Ministros, en su reunión de este martes, 10 de noviembre, ha aprobado un real decreto que reforma el Reglamento General de Conductores para incorporar, de manera parcial, la Directiva (UE) 2018/645 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de abril de 2018, relativa a la cualificación inicial y la formación continua de los conductores de vehículos destinados al transporte de mercancías o de viajeros por carretera, y la Directiva 2006/126/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre, sobre el permiso de conducción.  La medida entrará en vigor al día siguiente de la publicación del Real Decreto en el BOE.

También entre las medidas más directamente relacionadas con el sector del transporte de mercancías por carretera, se prevé el acceso on line al registro de Conductores a las empresas de transporte de personas y de mercancías para que puedan conocer si el permiso de conducir de sus trabajadores está vigente o no. Solo se informará en rojo o verde según si está vigente o no.

Esta medida forma parte del anteproyecto de ley que reforma el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en todo lo relacionado con el permiso y la licencia de conducción por puntos.

El anteproyecto, que ya ha superado el trámite de consulta e información pública, ha sido también informado por el Consejo Superior de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible; la  Oficina de Coordinación y Calidad Normativa; la  Agencia Española de Protección de Datos, y el actual Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Tras su aprobación en primera vuelta por el Consejo de Ministros, el anteproyecto deberá ahora ser informado por los ministerios de Hacienda, Asuntos Económicos y Transformación Digital, Trabajo y Economía Social y Política Territorial y Función Pública.

Volviendo sobre la reforma el Reglamento General de Conductores aprobada por Real Decreto, sus principales puntos son:

  • Se reduce la edad mínima exigible para conducir camiones a los 18 años habiendo aprobado el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) de 280 horas de duración. Hasta ahora la edad establecida eran los 21 años.
  • Se reduce también la edad mínima exigible para conducir autocares a 18 años, pero solo sin pasajeros y en un radio máximo de 50 km. Solo será a partir de los 21 años y con el CAP de 280 horas cuando podrán llevar pasajeros.
  • Ambas modificaciones dan respuesta a la adecuación de la edad para la obtención del permiso de conducir con la edad establecida a la que se puede realizar el CAP. Además, «es una petición realizada por el sector de transportes por carretera debido a la escasez de conductores profesionales y abre la posibilidad a los jóvenes de acceder al mercado laboral», explican desde el Ejecutivo.
  • Amplía de 3.500 kg a 4.250 kg el peso de las furgonetas que se pueden conducir en territorio nacional con el permiso B para el transporte de mercancías, solamente cuando el incremento de la masa se deba a los nuevos sistemas de propulsión. «Es una medida que favorece el uso de combustibles alternativos no contaminantes», destacan desde el Ministerio del Interior.

Además, el Consejo de Ministros, ha aprobado a propuesta del Ministerio del Interior un paquete de reformas legales que, en su conjunto, modifican de manera sustancial la legislación en materia de tráfico y circulación. «El objetivo de estos cambios legislativos es generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la política de la Unión Europea y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para reducir, durante la próxima década, un 50% el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico», apuntan.

Así, el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley que reforma el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en todo lo relacionado con el permiso y la licencia de conducción por puntos. La modificación aumenta los puntos a detraer por aquellos comportamientos que generan mayor riesgo para la conducción e impulsa el mecanismo de los cursos de conducción segura como fórmula para mejorar la formación vial de los conductores.

El objetivo último del anteproyecto es aumentar los comportamientos seguros al volante, para lo que incluye, entre otras, las siguientes medidas:

  • Aumenta de tres a seis los puntos a detraer por conducir sujetando con la mano dispositivos de telefonía móvil.
  • Eleva de tres a cuatro los puntos que se detraen por no utilizar el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección. Además, incorpora explícitamente como causa de sanción el mal uso de estos elementos (por ejemplo, llevar el casco de protección o el cinturón de seguridad sin abrochar) porque las consecuencias negativas para la seguridad del conductor son las mismas.
  • Tipifica como infracción grave “llevar en el vehículo” mecanismos de detección de radares o cinemómetros, lo que supondrá la sanción de 500 euros y la pérdida de tres puntos. En la actualidad solo está sancionado el uso de dichos dispositivos durante la conducción, «pero la experiencia ha demostrado que, ante un control vial, los conductores los desactivan para impedir que los agentes de Tráfico puedan acreditar su utilización, por lo que una vez aprobada la reforma se sancionará su mera tenencia», advierten.
  • La reforma suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos. La supresión de esta medida, que ya había sido eliminada en el resto de países de la Unión Europea, refuerza el mensaje de que la maniobra de adelantamiento conlleva un riesgo de colisión frontal.
  • Introduce la posibilidad de recuperar dos puntos del carné por la realización de los cursos de conducción segura certificados por la Dirección General de Tráfico. Una orden ministerial desarrollará los requisitos necesarios y las condiciones que deben cumplir.
  • La reforma unifica en dos años el plazo que habrá de transcurrir sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de puntos, periodo que ahora varía en función de la gravedad de la infracción cometida.
  • Incluye una nueva infracción muy grave, cometer fraude en los exámenes de conducir utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados. La sanción será de 500 euros y penalización de seis meses sin poder presentarse al examen.

Movilidad urbana

En segundo lugar, el Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto que modifica tanto el Reglamento General Circulación como el Reglamento General de Vehículos en materia de medidas reguladoras del tráfico urbano. El Real Decreto redefine los límites generales de velocidad en vías urbanas (artículo 50) en función de su distinta clasificación:

  • En las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, el límite será de 20 km/h.
  • En las vías de un único carril por sentido de circulación, el límite será de 30 km/h.
  • En las vías de dos o más carriles por sentido de circulación, el límite seguirá siendo de 50 km/h.

Estos límites no se aplicarán hasta pasados seis meses de la publicación de este proyecto en el Boletín Oficial del Estado.

Movilidad personal

El segundo gran área de incidencia de este Real Decreto es la regulación de los vehículos de movilidad personal, definidos como vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima comprendida entre 6 y 25 km/h.

Esta definición, que excluye a los vehículos para personas con movilidad reducida, conlleva que queda prohibida su circulación por las aceras y por las zonas peatonales. Tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos y queda también vedada su circulación en vías interurbanas, travesías, así como autopistas y autovías que transcurran  dentro de poblado ni en túneles urbanos.

Para poder circular, los vehículos de movilidad personal deberán disponer del correspondiente certificado de circulación que acredite que cumplen con los requisitos técnicos contemplados en el manual de características que se aprobará mediante resolución del Director General de Tráfico.

El Real Decreto también introduce algunas mejoras en las pruebas de capacitación necesarias para obtener el permiso de conducción. Entre otras:

  • Especifica los equipos de protección obligatorios que tienen que llevar los aspirantes en las pruebas de destreza y de circulación para la obtención de los permisos de moto.
  • Establece la posibilidad de que, en determinados casos y previa valoración médica y mecánica individualizada, se puedan autorizar el acceso a los permisos de conducción de camiones y autobuses de personas con problemas asociados al sistema locomotor. Los avances en prótesis y vehículos hacen posible que estas personas puedan obtener dichos permisos. 

Entradas en vigor

Las modificaciones relativas al Reglamento de Circulación y Vehículos entrarán en vigor el 2 de enero de 2021. No obstante, la modificación del artículo 50 del Reglamento General de Circulación (velocidades en zonas urbanas) entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización.

La obligación de disponer de certificado para la circulación y su identificación, conforme a lo establecido en el Manual de características de los vehículos de movilidad personal, será de aplicación a los veinticuatro meses de la publicación del manual de características de los vehículos de movilidad personal en el “Boletín Oficial del Estado”, tal y como se establece en la disposición transitoria única. Régimen Transitorio del RD

Las modificaciones relativas al Reglamento de Conductores entrarán en vigor al día siguiente de la publicación del Real Decreto en el BOE.

Real Decreto 970/2020, de 10 de noviembre, por el que se modifican el Reglamento General de Circulación, aprobado por Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre y el Reglamento General de Vehículos, aprobado por Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, en materia de medidas urbanas de tráfico.

Nuevo modelo de seguridad vial para reducir los accidentes de tráfico


El Consejo de Ministros ha modificado de manera sustancial la legislación vial con el objetivo de reducir un 50 % el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico. Entre las medidas destacan que aumenta el número de puntos que se pierden por conducir con una mano en el móvil y se reduce la velocidad para circular dentro de las ciudades.

El Gobierno pretende “salvar vidas”, según ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la política de la Unión Europea (UE) y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lo que reforma el texto refundido de la Ley sobre Tráfico. 

La norma sanciona más los comportamientos de riesgo e impulsa los cursos de conducción segura que permitirán recuperar 2 puntos. En la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, Marlaska ha insistido en que es necesario modificar el carné con puntos “para mantener su eficacia”, dado que desde 2006 las distracciones son la principal causa de los accidentes.

Móvil al volante

Con estos cambios legislativos, conducir sujetando con la mano un móvil implica perder 6 puntos (antes eran 3). 

Casco y cinturón de seguridad

No hacer uso del cinturón, el casco o el sistema de retención infantil supone restar 4 puntos (antes se perdían 3). Además, es sancionable el mal uso de estos elementos (por ejemplo, llevar el casco o el cinturón de seguridad sin abrochar) porque las consecuencias negativas para la seguridad del conductor son las mismas.

Detectores de radares

Llevar en el vehículo mecanismos de detección de radares o cinemómetros ahora es una infracción grave que conlleva 500 euros de multa y la pérdida de tres puntos. Hasta ahora solo se sancionaba por su uso, pero ahora se multará por su mera tenencia porque muchos conductores los desactivaban ante un control de tráfico.

Velocidad en las ciudades

La velocidad del tráfico en las ciudades se limita entre 20 y 50 kilómetros por hora. El Reglamento General de Circulación fija la velocidad en 30 km/h en vías urbanas de un único carril por sentido de circulación, cifra que baja hasta 20 km/h en las que dispongan de plataforma única de calzada como las calles peatonales donde el pavimento es homogéneo sin diferenciar aceras. La velocidad puede elevarse a 50 km/h en calles o avenidas de dos o más carriles por sentido.

Estos límites no se aplicarán hasta pasados seis meses de la publicación en el Boletín Oficial del Estado, para que los ciudadanos los conozcan y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización.

Patinetes con certificado

La norma regula los llamados “vehículos de movilidad personal”, definidos como vehículos de una o más ruedas dotadas de una única plaza y propulsados por motores eléctricos con una velocidad máxima entre 6 y 25 km/h, esto es, los patinetes y similares. 

Así, tienen prohibido circular por las aceras y zonas peatonales. Tampoco podrán hacerlo por vías interurbanas, travesías, túneles urbanos, autopistas y autovías. Tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos.

Deberán disponer de un certificado de circulación que acredite que cumplen con los requisitos técnicos contemplados en el manual de características que se aprobará mediante resolución del Director General de Tráfico.

Esta definición excluye a los vehículos para personas con movilidad reducida.

Cuidado al adelantar

La reforma suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos. La supresión de esta medida, que ya había sido eliminada en el resto de países de la UE “refuerza el mensaje de que la maniobra de adelantamiento conlleva un riesgo de colisión frontal”, según Interior.

Recuperar los puntos

La reforma da la posibilidad de recuperar 2 puntos del carné por realizar los cursos de conducción segura certificados por la Dirección General de Tráfico. Una orden ministerial desarrollará sus requisitos y condiciones.

Para recuperar el saldo inicial de puntos, habrán de transcurrir dos años sin cometer infracciones, hasta ahora el periodo variaba en función de la gravedad de la infracción.

Sin copiar en el examen de conducir

Cometer fraude en los exámenes de conducir utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados se considera una infracción muy grave. La sanción será de 500 euros y penalización de 6 meses sin poder presentarse al examen.

Carné de moto

La nueva norma especifica los equipos de protección obligatorios que tienen que llevar los aspirantes en las pruebas de destreza y de circulación para la obtención de los permisos de moto.

Transportistas

Las empresas de transporte de personas y de mercancías tendrán acceso online al registro de conductores para que puedan conocer si el permiso de conducir de sus trabajadores está vigente o no. Solo se informará en rojo o verde según si está vigente o no.

La reforma del Reglamento General de Conductores rebaja a 18 años la edad exigible para poder conducir camiones. En cualquier caso, deberán aprobar el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) con 280 horas de formación.

En el caso de los autocares, se reduce a 18 años solo en el caso de transporte sin pasajeros y en un radio máximo de 50 kilómetros. Para el transporte de pasajeros será necesario tener al menos 21 años y el CAP con 280 horas de formación. 

Establece la posibilidad de que personas con problemas asociados al sistema locomotor puedan acceder a dichos permisos de conducción, tras una valoración individualizada.

Furgonetas

Se amplía de 3.500 kg a 4.250 kg el peso de las furgonetas que se pueden conducir en territorio nacional con el permiso B para el transporte de mercancías, solamente cuando el incremento de la masa se deba a los nuevos sistemas de propulsión.

¿Cuándo entrarán en vigor los cambios?

Por lo general, lo harán a partir del 2 de enero de 2021, aunque con algunas excepciones.

La modificación de las velocidades en zonas urbanas estarán vigentes a los seis meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas tengan tiempo para adaptar la señalización. 

La obligación de los patinetes de disponer de un certificado será de aplicación a los veinticuatro meses de la publicación del manual que detalle las características en el BOE. 

Difusión: Club Autoescuela

La formación en competencias digitales


Los Centros de Competencias Digitales (CCD), telecentros o centros de alfabetización digital, según algunas de sus denominaciones, comenzaron a desplegarse en España en la década de los 90.

Los telecentros surgieron en un contexto social y económico particular, en el albor de unas tecnologías que cambiaron por completo la sociedad, como los ordenadores personales, Internet y las comunicaciones móviles. La mayor parte de ellos se instalaron en zonas rurales con el objetivo de impulsar y acelerar la conectividad a Internet de banda ancha en esas áreas, así como reducir la brecha digital de la ciudadanía, en especial, de aquellos colectivos con mayores dificultades para el acceso a las nuevas tecnologías.

Podemos definir los telecentros como centros públicos de acceso, sensibilización y formación en el uso de Internet y las tecnologías. Disponen de aulas de formación equipadas tecnológicamente, siendo su aspecto diferenciador el hecho de estar dinamizados por profesionales que se encargan del asesoramiento tecnológico a los ciudadanos y la impartición de acciones formativas para que los distintos beneficiarios accedan a los servicios de la Sociedad de la Información.

A lo largo de estos años, los telecentros han evolucionado, pasando de ser centros de acceso gratuito a Internet y formación básica en herramientas tecnológicas, a ser centros de referencia para el impulso de las competencias digitales y la transformación digital de la ciudadanía, constituyéndose como instrumentos clave para desarrollar las políticas de Sociedad de la Información y Agenda Digital de los Gobiernos regionales y locales.

En estos centros se genera un importante volumen de innovación ciudadana ligada al uso de la tecnología: facilitan el acceso y asimilación de los cambios tecnológicos, son conectores de recursos locales, y sus dinamizadores son agentes especializados en la gestión del cambio en el entorno local que promueven el uso inteligente de las tecnologías por parte de la ciudadanía, emprendedores y pymes, suponiendo un gran valor social e impacto económico a nivel local.

Tras una época marcada por una fuerte crisis económica, los Centros de Competencias Digitales vuelven a coger fuerza, siendo hoy más necesarios que nunca. Los Centros de Competencias Digitales han madurado hasta constituir varias redes de ámbito local, regional, nacional y europeo que adquieren mayor valor al conectarse y coordinarse entre sí. Actualmente en España existen Redes de Centros de Competencias Digitales en casi todas las Comunidades Autónomas, y se estima que existen en torno a 2.500 centros repartidos por todo el territorio nacional. La mayoría de estas redes se agrupan a nivel nacional a través de la Asociación Somos Digital, y a nivel europeo mediante la Asociación All Digital.

Hoy, aproximadamente veinte años más tarde, el proceso de transformación digital se sigue extendiendo y, además, lo hace con mayor intensidad y velocidad. Al mismo aparecen factores sociodemográficos nuevos, como la urbanización, el “vaciado” rural, la migración o la longevidad.

Numerosos estudios e investigaciones anticipan los cambios provocados por tecnologías como la conectividad 5G, la Inteligencia Artificial, la robotización de procesos, la ciberseguridad o el Blockchain, entre otras, y que afectarán al mercado de trabajo en todo tipo de ocupaciones, a la desaparición o transformación de trabajos existentes y a la creación de nuevos perfiles profesionales.

A su vez, en Europa cada vez se pone más énfasis en la necesidad e importancia de impulsar las competencias digitales de la ciudadanía, como se desprende de la creación de un Modelo Europeo de Competencias Digitales para la Ciudadanía por parte de la Comisión Europa, conocido como marco DigComp , la puesta en marcha de una nueva línea de ayuda para el desarrollo de iniciativas de impulso de las competencias digitales, denominada “Europa Digital”, así como la apuesta por el fomento de las mismas a través del Manifiesto de la asociación europea ALL DIGITAL para la mejora de las competencias digitales en Europa , al que cada vez se suman más entidades europeas.

La transformación digital en la que está inmersa toda la sociedad hace necesario un cambio de enfoque y evolución de los servicios ofrecidos por los Centros de Competencias Digitales. En este nuevo contexto y futuro inmediato, se requiere una ciudadanía mejor formada digitalmente, capaz de participar de diferentes modos en un mundo donde estas tecnologías no sólo son omnipresentes, sino que están provocando una profunda transformación tanto en las relaciones sociales como en el mundo laboral.

Los Centros de Competencias Digitales deberán ser capaces de anticiparse y reaccionar para identificar cuáles son las nuevas necesidades y qué nuevos servicios pueden ofrecer a la ciudadanía, tanto desde la perspectiva social como laboral. En definitiva, tendrán que adaptarse y ofrecer nuevos servicios para responder a los nuevos retos socioeconómicos que se prevén como consecuencia de la transformación digital.

Accede al artículo completo desde el siguiente enlace:

Los-Centros-de-Competencias-Digitales-del-Futuro

Difusión: Club Autoescuela