La Administración es clave para impulsar el uso de la documentación electrónica de transporte


Aún existe un gran falta de información respecto a las características, funcionamiento y ventajas de la documentación electrónica.

El sector vería positivo que el uso de la documentación electrónica fuera obligatorio, pero necesitan ayudas para su implantación.

El Grupo de Trabajo constituido en julio para impulsar el uso de los Documentos Electrónicos de Transporte, en el que participan entre otros Aeutransmer y CETM, ha difundido un cuestionario disponible a través de este enlace, para detectar dónde residen las causas de la falta de digitalización en el sector.

Si bien es evidente que su implantación tiene numerosas ventajas en términos de eficiencia operativa y ahorro de costes, de momento no está teniendo el desarrollo esperado. Por ello, resulta imprescindible identificar los factores de freno para cada colectivo y para cada empresa.

En este sentido, un gran porcentaje de los encuestados cree que el principal motivo que está frenando la digitalización es la falta de implicación por parte de la Administración.

En general, el sector vería positivo que el uso de la documentación electrónica fuera obligatorio, pero necesitan ayudas para su implantación. Además, se quejan de que no se ha dado a conocer la metodología de inspección y en algunos casos, desconfían de la equivalencia jurídica de estos documentos frente al papel.

Acuerdos y falta de información

Otro factor de ralentización reside en que estas plataformas no solo se implantan en el seno de una empresa, sino que implican acuerdos de procedimiento entre empresas independientes.

En este contexto, es preciso contar con la implicación de los operadores logísticos, a lo que se añade la dificultad de promover su uso entre los destinatarios, que aún siguen reclamando en gran medida la firma en papel.

Por último, destaca la falta de información respecto a las características, funcionamiento y ventajas de la documentación electrónica de transporte, que fue precisamente lo que impulsó la constitución del grupo de trabajo.

Muchas empresas conocen sus beneficios, pero creen que no son suficientes para dar el paso, mientras otras reconocen no conocer en detalle las prestaciones de una plataforma de documentación electrónica o creen que los procesos pueden resultar complicados para sus conductores.

El uso de la documentación electrónica frente al formato en papel supone un ahorro de hasta el 70%, estimando la Comisión Europea que el uso de documentos digitales permitirá a las empresas ahorrar hasta 27 000 millones de euros en los próximos 20 años. En España, un Grupo de Trabajo formado por asociaciones de empresas cargadoras, operadores logísticos y de transporte, entre las que se encuentra Fenadismer, tiene como objetivo fomentar su utilización por las indudables ventajas que la documentación electrónica aporta para el transporte por carretera.

Entre las medidas incluidas en el Paquete de Movilidad aprobado por la Unión Europea el pasado mes de julio se encuentra el nuevo Reglamento sobre información electrónica en el transporte de mercancías, que si bien entró en vigor el pasado 20 de agosto, comenzará a tener efectos concretos en 2024, una vez que la Comisión Europea desarrolle a partir de 2022 las especificaciones técnicas para las plataformas electrónicas de intercambio de información, previéndose que en Agosto de 2024 las empresas de transporte de los diferentes modos de transporte, incluido el transporte por carretera, podrán enviar información electrónica utilizando un formato armonizado en todos los Estados miembros de la UE.

El Reglamento establece un marco jurídico para que los operadores de transporte por carretera, ferroviario, marítimo y aéreo compartan, en formato electrónico, la información relativa al transporte de mercancías en la UE (incluidas las mercancías en tránsito), que un operador económico debe poner a disposición por las autoridades competentes con el fin de certificar el cumplimiento del envío con la legislación vigente, lo que aportará importantes beneficios al transporte de mercancías por carretera de la UE.

Debe quedar claro que el nuevo Reglamento europeo no impone ninguna obligación al operador económico de facilitar información en formato electrónico, pero establece que en el caso de que decida utilizar el modo digital podrá hacerlo y las autoridades competentes de los Estados miembros están obligadas a aceptar la información electrónica.

Actualmente, se utilizan varias soluciones de información electrónica en toda Europa para intercambiar información sobre el transporte, pero su incompatibilidad a menudo lleva a los conductores a preferir documentos en papel, un proceso costoso y que requiere mucho tiempo.

El nuevo Reglamento precisamente tiene como objetivo estandarizar el uso de información electrónica, lo que fomentará entre las empresas de transporte el uso de las soluciones digitales. El Reglamento es solo un punto de partida para una mayor digitalización del transporte, ya que aún está pendiente de ratificación por parte de todos los Estados miembros de la UE la convención e-CMR (CMR electrónico). El uso del e-CMR en lugar de su alternativa en papel ya ha demostrado ser siete veces más barato.

La nueva regulación aprobada por la UE aumentará la eficiencia de todos los tipos de transporte, reduciendo los costos para los operadores, simplificando la aplicación y eliminando las barreras del idioma. Esto mejorará significativamente la eficiencia del transporte en el mercado único de la UE. De hecho, la Comisión Europea estima que la reducción de la carga administrativa resultante del uso de documentos digitales permitirá a las empresas ahorrar hasta 27 000 millones de euros en los próximos 20 años.

El Reglamento regula la información digitalizable que el transportista / operador logístico debe proporcionar sobre la base de normas comunitarias específicas y actos de ejecución relacionados de la Comisión y de los Estados miembros individuales.

Así, la información afectada por el proceso de digitalización previsto en el Reglamento se refiere, entre otras, a los siguientes aspectos:

Los elementos que debe contener el documento de transporte si se realiza una operación combinada por cuenta de terceros.

Los datos que deben proporcionarse como prueba que acredite la conformidad de un transporte de cabotaje.

La información que debe estar contenida en el documento de transporte en caso de que se manipulen mercancías peligrosas de acuerdo con acuerdos internacionales (ADR para transporte por carretera, RID para transporte ferroviario y ADN para transporte por vías navegables interiores).

La información que debe acompañar al transporte de residuos de conformidad con la regulación europea relativa a los traslados de residuos.

Los requisitos de información establecidos en las Directivas europeas sobre la interoperabilidad del sistema ferroviario de la UE.

Los requisitos de información establecidos en la Reglamentación europea sobre normas comunes para la seguridad de la aviación civil.

Por último cabe recordar que en España diferentes asociaciones de empresas cargadoras, de operadores logísticos y del transporte han constituido un Grupo de Trabajo con el objetivo de fomentar el uso de la Documentación Electrónica en el transporte por carretera, por las indudables ventajas de ahorro de costes, eficiencia, transparencia y trazabilidad que representa frente a la documentación en formato papel.

Descarga en el presente enlace el REGLAMENTO (UE) 2020/1056 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 15 de julio de 2020 sobre información electrónica relativa al transporte de mercancías (Texto pertinente a efectos del EEE)

iInformación-electrónica-relativa-al-transporte-mercancías-15-06-2020

Las entregas programadas ganan interés en el mercado de última milla


El mercado de última milla comienza a considerar esta solución como una cada vez más interesante en los tiempos que corren.

La última milla se está transformando en algo así como una obsesión para muchas de las empresas de transporte y logística en España, considerando las dificultades que plantea tanto el creciente tráfico, más allá del confinamiento, como las nuevas normativas en pos de proteger el medio ambiente.

Es por eso que, en los últimos tiempos, hemos visto a algunas de ellas incorporando vehículos específicos como drones, y hasta a WagonGo presentar un triciclo eléctrico específico para tales tareas.

Pues bien, en este contexto en el que llegar a los puntos de entrega se está volviendo una cuestión algo complicada, y con el porcentaje de repartos fallidos en pleno aumento, muchas de las compañías del sector están comenzando a prestar más atención a las entregas programadas.

Una de las primeras en hacerlo, de hecho, fue Decathlon, que cuenta con un servicio ofrecido a través de Paack, con sus entregas en franjas máximas de dos horas que ya se encuentran disponibles en más de la mitad de sus tiendas en la Península Ibérica, y pronto llegarán también al resto de ellas.

Por supuesto, una de las indudables ventajas de esta solución es que es el cliente el que establece el horario de reparto en el que se encontrará en el domicilio indicado, lo que reduce notablemente la tasa de error. Esto, por lo general a cambio de algún sistema de suscripción de coste mensual.

Fnac y Mediamarkt son otras de las grandes cadenas que han decidido ponerse en manos de Paack, mientras que El Corte Inglés, en su intento de competir directamente con Amazon, también ha presentado su propia tarifa plana, El Corte Inglés Plus, con una propuesta similar.

Más de 1.159 personas se encuentran en prisión por delitos contra la seguridad vial


El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presentado el primer informe integral sobre delitos de seguridad vial y su incidencia en el ámbito penitenciario, que refleja que hay 4.542 personas privadas de libertad con algún tipo de delito relacionado con la seguridad vial (9% de la población penitenciaria). De ellos, 1.159 tenían como delito principal la seguridad vial (un 2,3% de las personas en prisión).

“El estudio nos devela que los delitos relacionados con la conducción de vehículos a motor llevan a prisión a un número cada vez más elevado de conductores. Tenemos que frenar esta tendencia, porque no debemos olvidar que, detrás de estas frías cifras hay personas con nombre y apellidos que en un momento dado incumplieron las normas y sufren las consecuencias ellos y sus familias”, ha señalado Grande-Marlaska.

El informe señala que el 97,3% de las personas en prisión son hombres, frente al 2,7% de mujeres. Así, la radiografía de este tipo delictivo determina que se trata de un varón con una edad media de 40 años (39,8), con condenas inferiores a tres años por conducir sin permiso o sin vigencia del mismo (54,4%), de forma temeraria (16,7%) y bajo influencia de bebidas o análogas (16,7%) y de nacionalidad española.

Además, 9 de cada 10 personas tienen condenas inferiores a tres años y la condena media se sitúa en los 667 días (1,8 años). En cuanto al ámbito geográfico, las provincias de residencia de los condenados más frecuentes son Madrid, Málaga, Sevilla, A Coruña y Pontevedra.

Homicidio imprudente

El informe recoge que de estos penados, 26 personas se encuentran en la cárcel por estar acusadas o condenadas por homicidio imprudente con vehículo a motor. Este delito representa el 0,7% del total de delitos por homicidio, el 20% de los homicidios imprudentes y el 2,4% del total de internos contra la seguridad vial. Es decir, uno de cada cinco homicidios imprudentes se produce con un vehículo a motor.

El perfil del homicida imprudente en prisión, según se desprende del estudio, es hombre de edad comprendida entre 26 y 60 años, con una condena media de 4 años y de nacionalidad española. El análisis del ámbito geográfico indica que los delitos se producen tanto en grandes zonas urbanas como en rurales, costeras o del interior de la península.

De los 26 condenados por homicidio imprudente con vehículo a motor, dos de los infractores acumulan 6 y 7 condenas relacionadas con la seguridad vial. Únicamente dos de las 26 personas son mujeres. Lo que vendría a determinar que 1 de cada 10 personas condenadas por este delito son hombres.

El ministro del Interior ha señalado que “quienes cometen infracciones que les conducen a prisión lo hacen porque incurren en un doble error”. “Por un lado, no perciben el riesgo de las imprudencias que cometen pese a que, como hemos visto, las consecuencias son gravísimas y muy costosas. Por otro lado, muestran una equivocada sensación de impunidad cuando, según nos muestran las estadísticas, el grado de represión de estas conductas lesivas es muy alto”, ha indicado.

Tratamiento en centros penitenciarios

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha explicado que desde el 2010 está implantado un programa de intervención que lleva por título ‘Universalización de la educación vial en los centros penitenciarios’. El objetivo del mismo es sensibilizar a los internos de la importancia que tiene el comportamiento cívico y respetuoso con las normas a la hora de ponerse ante un volante. Asimismo, facilita la preparación para la obtención del permiso de conducir, permisos profesionales o la recuperación de puntos. A lo largo de estos diez años, 1.675 internos e internas han sido aptos para sacarse el teórico del carnet de conducir de los 2.501 que se han presentado.

Con relación a los aptos del examen práctico, los datos se refieren al período 2010-2016 ya que en años posteriores no se desarrolló el programa. Durante esos seis años, un total de 494 han conseguido el permiso de conducir, 463 eran hombres y 31 mujeres. El informe concluye que el número de internos que aprueban el examen práctico de conducir supera al de los aprobados del examen teórico.

Penas y medidas alternativas a la prisión

El informe también analiza la incidencia de estos delitos sobre las penas y medidas alternativas, que no implican penas privativas de libertad sino que obligan a las personas, bien a realizar talleres o programas de reeducación conductual, bien tareas de utilidad pública con el fin de reparar el daño causado, son los conocidos trabajos en beneficio de la comunidad (TBC). En 2019 el número de mandamientos recibidos por los servicios de Gestión de Penas y Medidas Alternativas ascendió a 80.935, de los que un 30% responden a delitos contra la seguridad vial (24.487).

En cuanto a las tareas de utilidad pública, 10.683 personas realizaron trabajos en beneficio de la comunidad.

En resumen, en 2019 la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias gestionó la situación de alrededor de 30.000 personas condenadas por delitos contra la seguridad vial.

La música al volante ¿facilita la conducción o estresa?


Desde el silencio absoluto al apabullante ritmo del reguetón (a veces perceptible desde fuera del vehículo, incluso llevando este las ventanillas subidas). En el interior de los habitáculos de los coches, hay tantos ambientes sonoros como conductores existen. Pero ¿es seguro escuchar música mientras se conduce? Y, de serlo, ¿qué tipo de música es más recomendable? 

Como explica la neuróloga Mónika Curtis, pese a lo cotidiano y común de la cuestión, hay pocos estudios que la hayan abordado. «Es un tema complejo y difícil de investigar, debido a la cantidad de variables que se barajan. La mayoría de los estudios utilizan simuladores de conducción para controlar todas las situaciones posibles: recorrido sencillo, con muchas curvas, más o menos luz, escuchando música… Música rápida, música lenta, prácticamente inaudible, a tope…», explica Curtis.

Una de las más recientes investigaciones al respecto fue la realizada, a pequeña escala, el pasado año en la Universidad Estatal de São Paulo, en colaboración con la Universidad Oxford Brookes y la Universidad de Parma. Su principal conclusión reveló que escuchar música clásica o instrumental mientras se conduce reduce el nivel de estrés del conductor.

El estudio se basó en un experimento realizado con la colaboración de cinco conductoras brasileñas de edades, condiciones físicas y experiencias al volante similares. Todas ellas tuvieron que circular, en dos ocasiones, con un coche que no era de su propiedad por una carretera con bastante densidad de tráfico.

Primero, condujeron en silencio. Después con música clásica de fondo. Durante ambas pruebas, todas ellas estuvieron monitorizadas. El resultado concluía que conducir con música propiciaba que la variabilidad de la frecuencia cardíaca aumentara entre las conductoras, lo que supone un mayor nivel de actividad del sistema nervioso parasimpático y una reducción de la actividad del sistema nervioso simpático.

En definitiva, la música, en este caso instrumental o clásica, «atenúa la sobrecarga de estrés moderada que experimentaron los voluntarios mientras conducen», en palabras de uno de los investigadores.

Pero ¿qué ocurre con otro tipo de música? ¿Por ejemplo, el rock? ¿O el heavy metal? En estos caso, la cosa cambia. Según un estudio de la universidad St. John’s de Newfoundland (Canadá), realizado entre varios voluntarios que escucharon distintos tipos de música entre 53 y 95 decibelios, el riesgo de sufrir un accidente de circulación era de hasta un 20% entre aquellos que se exponían a música con ritmos más acelerados. La razón: cuanto más alto es el ritmo, más lento es el tiempo de reacción del oyente.

En Neomotor se hacen eco de otro estudio, esta vez de la empresa Populus, que recoge otro aspecto de la relación rock y conducción: hasta un 76% de los que suelen escuchar este tipo de música en el coche reconoce haber insultado o gritado en alguna ocasión a otros conductores y un 31% había sufrido algún percance vial leve.

Tampoco el jazz es muy recomendable puesto que, según la misma investigación, su complejidad hace que el conductor se centre más en la música que en la conducción. Lo contrario ocurre con el pop que, según la psicóloga Vicky Williamson, al ser un tipo de música «simple y repetitiva», de la que solemos conocer la letra y ritmo de memoria, esto hace que «ocupe menos espacio en la mente del oyente».

Ninguno de estos estudios dice nada respecto de quienes aprovechan sus desplazamientos en coche para escuchar un partido de fútbol, ponerse al día sobre la actualidad a través de las tertulias radiofónicas o mejorar su listening con un podcast en inglés. Pero ya lo decimos nosotros: lo importante, se escuche lo que se escuche, es que lo que centre la atención del conductor sea lo que ocurre en la carretera.  

Difusión: Club Autoescuela