Suben los costes en el 4º trimestre de 2020 pero bajan los precios y la actividad


El Ministerio de Transportes ha hecho público los resultados de los Observatorios de costes, precios y actividad del transporte de mercancías por carretera correspondientes al cuarto trimestre de 2020.

En lo referente a los costes de explotación de la actividad del transporte de mercancías por carretera, en el cuarto trimestre de 2020 se produce un incremento de los costes. Así en el cuarto trimestre el precio del carburante aumenta un 6’8% en el trimestre y también se produce un aumento de los costes financieros del 9’0%. Así el coste unitario por kilómetro para un vehículo articulado de carga general queda establecido en 1’07 €/km, habiéndose producido un incremento medio de los costes en un +2’3%, que se incrementa al 2’6% en el caso del vehículo articulado frigorífico y un incremento del 0’8% en el caso de la furgoneta. En dicho trimestre la partida del combustible ha ganado algo de peso en la estructura de costes, al representar en el 26’5% del total de los costes de explotación para un vehículo articulado de carga general, superado por la partida de personal y dietas, que representa un 35’6% del total de los costes.

En lo que se refiere a los precios percibidos por las empresas transportistas, en el cuarto trimestre de 2020 se observa un incremento respecto al trimestre anterior para transportes de largas distancias, superiores a 200 km y disminuyeron para los inferiores a 200 km. Sobre el precio del mismo trimestre de 2019, la variación fue de ‑1,1% para todas las distancias y de ‑0,3% para “las distancias en carga de más de 300 kilómetros«.

En cuanto a la actividad desarrollada, tomando como base la encuesta permanente que semanalmente hace el Ministerio de Transportes a 1.000 transportistas de todos los sectores y especialidades, son significativos los datos correspondientes a la actividad de las empresas transportistas durante el cuarto trimestre de 2020, teniendo en cuenta que el sector sufrió una muy importante disminución de la actividad en el segundo trimestre, en concreto del –11’3% de las toneladas transportadas y del -3’5% en el tercer trimestre.

Así en el cuarto trimestre, en tasas interanuales continúa la reducción de la actividad en toneladas transportadas, en concreto del 4’2%, siendo especialmente significativo en transporte de corto recorrido (-4%) y del transporte internacional (-5’5%).

¿Conoces el consumo de diésel de un camión por km?


Pese a la mala fama del diésel y el descenso de ventas de turismo con este combustible, en el mundo del camión el gasóleo sigue siendo el rey.

Las razones son varias, aunque quizá la más importante es que un vehículo industrial que tiene que mover decenas de toneladas en la carretera necesita potencia, mucha potencia. Y esto es algo en lo que, de momento, ganan los motores diésel.

Dejando a un lado el coste del combustible y los kilómetros que puede hacer un diésel frente a un gasolina con los mismos litros en su tanque (algo en lo que también gana el gasóleo), estos vehículos son, además, más longevos y permiten una vida útil más larga, lo que supone una gran ventaja para las empresas con flotas de camiones – hablamos de hasta un millón de kilómetros más respecto a un motor de gasolina.

Aunque en un futuro quizá otras opciones, como el gas natural licuado, acaben dejando atrás al diésel, la realidad es que, hoy en día, las empresas con vehículos industriales se siguen decantando por este sistema. También los fabricantes, que apenas ofrecen alternativas.

Datos de consumo

Pero, ¿cuánto consume un camión? Como es lógico, depende de las dimensiones del mismo y de la carga, así como si realiza sus recorridos por entornos urbanos o interurbanos. Podemos establecer una media de unos 30 o 40 litros cada 100 km.

Según el Observatorio de Costes del Transporte de Mercancías por Carretera publicado el pasado mes de octubre por el Ministerio de Fomento, un vehículo articulado de 25.000 kilogramos de carga útil que recorra unos 120.000 km anuales tendría un gasto en combustible de más de 40.700 euros.  Gastaría 35 litros cada 100 kilómetros. Hoy en día, esto supone aproximadamente el 30% del coste total del vehículo.

¿Y qué pasa con los trenes de carretera?

En este caso, al ser mayores las dimensiones del vehículo, también aumenta el consumo, hasta los 38 litros cada 100 kilómetros, para una carga útil de 23.500 kg.

Los vehículos con menor tamaño y menor carga también consumen menos. Es el caso de un camión con 16.000 kg de carga útil, cuyo consumo es de alrededor de 25 litros cada 100 km.

¿Y las furgonetas?

Las furgonetas son un caso aparte, ya que aquí hay más posibilidades de elección e incluso ya hay modelos eléctricos para abordar el reparto de mercancía dentro de las ciudades. En todo caso, y teniendo en cuenta que su tamaño y su carga es menor, su consumo diésel también lo es, limitándose a una media de 11 litros cada 100 km.