A qué velocidad multan los radares


Los radares de velocidad utilizados por la DGT poseen un margen de error antes de sancionar a los conductores, que puede variar en función de vía.

Son muchas las leyendas urbanas sobre los radares de velocidad de la DGT que circulan por internet. Y una de las más extendidas es la velocidad a la que realmente multan estos cinemómetros. Bien es cierto que la ley apunta que sólo 1 kilómetro por hora por encima del límite, ya es sancionable. Sin embargo estos radares poseen un margen de error de algunos kilómetros por hora, que les impide medir con total precisión la velocidad en todas circunstancias, como por ejemplo, lluvia o niebla…

Últimamente han salido a la luz algunos casos de multas anuladas a algunos conductores por una incorrecta aplicación de este margen. Estos casos han afectado a diferentes tipos de radares, entre los que se incluyen, por ejemplo, los «foto-rojo» instalados en los semáforos. Y eso que, en este caso, los radares utilizan el tiempo que transcurre desde que el semáforo pasa de verde, a ámbar y posteriormente rojo para calcular la sanción.

¿Qué margen de error tienen los radares móviles?

En los situados en vías con velocidad máxima inferior a 100 km/h, se aplicará un margen de 7 km/h ‘extras’ respecto al límite de velocidad en caso de que el instrumento sancionador sea un radar móvil. Por ejemplo, en carreteras con un límite de 50 kilómetros por hora, los radares no comenzarán a multar hasta los 58 km/h ‘reales’, para garantizar que se ha cumplido con el margen de error. En carreteras con un límite de 80 km/h multarían desde 88 km/h.

A partir de este punto, se aplica un margen de error de un 7%, pasando de un límite de error por velocidad a porcentaje. Lo que calculando, nos lleva a que en vías con el límite situado en 110 km/h, la sanción se hará efectiva a partir de los 117,7 km/h, y para los de 120 km/h será a partir de 128,4 km/h, siempre hablando de velocidad real, ya que el marcador de los vehículos también incluye un margen de error de algunos kilómetros por hora.

El por qué de estos márgenes es debido a que a bajas velocidades, al radar le cuesta más detectar la velocidad mientras se circula. Mientras que, el porcentaje para mayores velocidades, se establece por que los radares actuales tienen un error máximo permitido de entre el 3% y el 7% de los más antiguos, lo cual beneficia claramente al conductor sancionado.

¿Qué margen de error tienen los radares fijos y el Pegasus?

La legislación vigente establece que en caso de los radares fijos, con funcionamiento a través de ondas o láser, el margen se sitúa en 5 km/h para velocidades inferiores a 100 km/h, y de un 5% por encima de esta. Por contrario, para el radar utilizado por el conocido helicóptero Pegasus, el margen de error se situará en un 10%

Difusión: Club Autoescuela

Encuentro digital sobre velocidad 30


A partir del próximo 11 de mayo, entran en vigor los nuevos límites de velocidad en ciudad, entre ellos el que reduce la velocidad a 30 km/h en determinados casos. Esta medida, que forma parte del paquete de reformas legales en materia de tráfico y circulación aprobadas por el Gobierno en noviembre del año pasado, tiene el objetivo de reducir la accidentalidad en las vías urbanas, especialmente entre los usuarios más vulnerables.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, responderá a todas las dudas de nuestros lectores sobre este tema, en un encuentro digital que se celebrará el martes 11 de mayo, de 11 a 12 horas. 

Puedes enviar tu pregunta pinchando en este enlace. Se ruega que no superen las 50 palabras.

El encuentro digital aún no ha comenzado

Fecha de comienzo: 11/05/2021

Hora de comienzo: 11:00

Hora de finalización: 12:00

Divulgación: Club Autoescuela

Tráfico limita la duración de las bajas temporales de los vehículos


El nuevo Reglamento General de Vehículos, que entró en vigor este 15 de abril, prevé entre otras medidas la limitación a un año de las bajas temporales en Tráfico de los vehículos que se encuentre inactivos.

Pasado ese plazo, si el interesado no solicita una prórroga de dicha baja, automáticamente el vehículo volverá a estar en situación activa, generando las obligaciones administrativas y fiscales que corresponda, tales como el impuesto de vehículos de tracción mecánica.

Hasta ahora, no existía límite temporal alguno para las bajas temporales de los vehículos en Tráfico, lo que a opinión de la DGT fomentaba el uso abusivo de la baja temporal que algunos talleres realizaban con el objetivo de evadir la obligación de llevar un vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento de desguace al final de su vida útil. Sin embargo, no es menos cierto que en el sector del transporte profesional, tanto de mercancías como de viajeros, era un instrumento legal que se usa con cierta frecuencia para dejar inactivos temporalmente a aquellos vehículos que por diferentes motivos se mantenían retirados de la circulación, a fin de ahorrarse tanto el pago de los impuestos locales y estatales como del seguro del vehículo.

¿Qué sucede con los vehículos dados de baja temporal durante la pandemia?

Como consecuencia de la pandemia causada por el covid, en la actualidad miles de camiones y de autobuses inactivos se encuentran acogidos a dicha figura administrativa hasta que se recupere la normalidad y la actividad económica anterior a la pandemia.

Por ello, de aplicarse la nueva previsión recogida en el Reglamento de Vehículos obligaría a darles de alta de nuevo al haber transcurrido más de un año desde que su situación de baja, lo que ocasionaría un importante quebranto económico añadido a la actual situación excepcional.

La Dirección General de Tráfico ha confirmado a Fenadismer que dicha regulación no tendrá carácter retroactivo, por lo que las bajas tramitadas antes de la entrada en vigor del nuevo Reglamento General seguirán teniendo “carácter indefinido”, por lo que no habrá necesidad de solicitar una prórroga de dichas bajas temporales aunque lleven más de una año en dicha situación.

ITV obligatoria si se venden fuera de España

Otra de las novedades que se incluyen en el nuevo Reglamento de Vehículos es la obligación de hacer una inspección ITV en aquellos vehículos que hayan sido declarados siniestro total por las compañías aseguradoras y en los que, posteriormente, su titular pretenda continuar circulando con él o ser transferidos a otro titular. Esta inspección debe superarla con fecha posterior a la declaración del siniestro. El objetivo que se persigue con esta medida es dar transparencia en el mercado de segunda mano o de vehículo de ocasión, especialmente entre particulares, facilitando el historial técnico del vehículo a cualquier interesado en su compra.

Además, como novedad en el caso de que se pretenda vender un vehículo usado matriculado en España en el extranjero, práctica cada vez más habitual entre los transportistas, se exigirá que antes de ser dados de baja definitiva por traslado a otro país superen una inspección técnica para verificar que el vehículo que sigue cumpliendo los requisitos para circular por las vías públicas.

Divulgación: Club Autoescuela

Multas de la DGT en tiempo de COVID


Ya están disponibles los datos referentes a la recaudación y tipo de multa impuestas por la DGT en 2020 y fueron más de tres millones. En concreto 3,87, muchas, pero un 17,25% menos con respecto a 2019 debido a las restricciones de movilidad (rondaron el 25%) provocadas por la pandemia del coronavirus.

Según los datos a los que ha tenido acceso AEA, Automovilistas Europeos Asociados, y que han permitido realizar un informe, esto supone 10.000 multas al día.

Ranking de multas

A pesar del descenso en el número de denuncias el exceso de velocidad sigue liderando el ranking de las sanciones impuestas por la DGT, con 2.430.056 denuncias. El listado completo es este:

    1. Exceso de velocidad: 2.430.056 denuncias
    2. No haber pasado la ITV, o ser desfavorable: 434.479
    3. Conducir utilizando el móvil: 96.181
    4. Conducir sin carnet: 94.457
    5. No utilizar el cinturón de seguridad (94.417)

El análisis de los datos muestra un llamativo descenso muy significativo de las denuncias por alcoholemia y drogas, con un –55,4% y un -48,9%, respectivamente, así como las formuladas a transportistas por no respetar los tiempos de conducción y descanso (-40,%) y los excesos de velocidad captados por radares móviles de la Guardia Civil con detención “in situ” de los infractores (-44,6).

Por el contrario, aumentaron las denuncias por excesos de velocidad captados por radares móviles de la Guardia Civil sin detención de los infractores (14,4%); por conducción negligente (2,6%); y por no utilizar el casco (17%).

Multas sin descuentos

Desde AEA califican como “muy sospechoso” el incremento de un 27,6% en el número de denuncias formuladas durante el estado de alarma por la negativa de los titulares de los vehículos a identificar a los conductores que han cometido las infracciones, lo que supone tener que hacer frente al pago duplicado o triplicado del importe de las multas, en lugar de poderlas pagar con descuento del 50%.

Desde esta asociación señalan que este hecho puede tener su explicación en las dificultades de los servicios de correos para poder notificar fehacientemente las denuncias en los domicilios de los interesados, así como en la dificultad de los ciudadanos para poder presentar escritos con la identificación del conductor en los registros administrativos, por cuanto el requisito de obtener una “cita previa” en cualquier organismo oficial convierte este trámite en un “acto heroico” y casi imposible de cumplir.

Por comunidades autónomas, se han reducido las denuncias en todas las autonomías, excepto en Aragón y Castilla y León, que han experimentado incrementos del 25,6% y 23,5%, respectivamente.

A pesar de ello, en Andalucía es donde más denuncias se formularon (858.631), si bien fue en Madrid donde se detectó el mayor número de infracciones en función de la extensión de su red de carreteras (143 denuncias por kilómetro), y en La Rioja, en relación a su parque de vehículos (0,21 denuncias por vehículo).

Por el contrario, en Ceuta y Melilla fue donde se contabilizaron menos sanciones, tanto en términos absolutos (8.372), como en función del parque de vehículos (0,06 denuncias por vehículo). Castilla y León y Extremadura fueron las comunidades con menos por kilómetro de carretera (11).

Para el presidente de AEA, Mario Arnaldo “la reducción de los desplazamientos por carretera debido a las limitaciones a la movilidad impuestas para frenar su propagación han sido, sin duda, la causa fundamental de que en España se hayan formulado menos denuncias. Sin embargo, nos preocupa que en este contexto hayan aumentado muy significativamente las infracciones relacionadas con los peatones (15,5%) y con los ciclistas (66,5%), por lo que creemos muy necesaria y urgente la realización de campañas dirigidas hacia la protección de estos usuarios vulnerables.”


Divulgación: Club Autoescuela