Incremento durante 2020 en la contratación de conductores de camión autónomos


Durante el pasado 2020 se han suscrito un total de 222.645 contratos de trabajo para conductores profesionales de camión en España.

El registro implica un retroceso de un 14,85% con respecto a 2019. En principio, cabría achacarle esta negativa evolución a la pandemia, pero lo cierto es que el volumen de contratación en este colectivo también retrocedió ya en 2019.

Cae la contratación de conductores asalariados

Con más detalle, 212.302 contratos corresponden a conductores asalariados de camión, con un descenso anual de un 15,73%.

Así mismo, un 46,79% de estos contratos ha ido a parar a mayores de 45 años de edad, mientras que otro 21,51% ha sido para ciudadanos extranjeros y un 10,17% para jóvenes.

Andalucía, con 60.169 contratos y un retroceso anual de un 10,87%, lidera la contratación de conductores asalariados de camión en 2020.

Tras ella se colocan la Comunidad Valenciana, con 26.154 contratos (-11,74% anual), Cataluña, con 23.061 contratos (-16,52%), Madrid, con 14.702 (-17,87%), Castilla-La Mancha, con 14.117 (-16,48%) y Murcia, con 13.487 contratos (-12,18%).

Destaca, de igual modo, la alta temporalidad, con 168.806 contratos temporales para conductores asalariados de camión, frente a 43.496 de duración indefinida, así como el incremento de la movilidad de estos profesionales en un 15,89% anual, con lo que tasa de movilidad en el colectivo queda al final de 2020 en un 15,93%.

Crece la contratación de conductores autónomos

Por otra parte, destaca el incremento que se ha producido durante 2020 en la contratación de conductores de camión autónomos, tendencia que sigue la estela ya apuntada en 2019.

En concreto, el año pasado se han suscrito 10.343 contratos para este colectivo profesional, un 8,54% más que durante 2019.

De todos ellos, un 24,21% ha sido para mayores de 45 años de edad, mientras que otro 12,52% ha ido a parar a jóvenes, con solo un 3,95% para ciudadanos extranjeros.

Al igual que entre los conductores asalariados, la temporalidad es la norma, toda vez que 10.110 contratos suscritos el año pasado en este ámbito han sido temporales y solo 233 tenían duración indefinida.

Galicia ha sido la comunidad autónoma con más contratos para conductores autónomos de camión durante 2020 con un total de 5.057 y un incremento anual de un 127,28%.

Le siguen Cantabria, con 1.684 y un descenso de un 9,9% con respecto a 2019, así como Andalucía, con un total anual de 1.085 contratos, registro que implica un retroceso anual de un 30,23%.

En este colectivo también ha aumentado la movilidad un 5,36%, con lo que la tasa termina 2020 en un 2,64%.

Divulgación: Club Autoescuela

La empleabilidad de los conductores de transporte por carretera


En la mayor parte de los países desarrollados hay una acuciante falta de conductores de camión, que no cesan en sus peticiones de un reconocimiento que contemple la conciliación de una dura vida laboral con la familiar.

Una encuesta llevada a cabo entre 965 empresas del sector en diez países del Viejo Continente refleja que la escasez de conductores pasará del 23% registrado el año pasado a suponer un 36% este 2021.

La tendencia implica un aumento en las plazas de conductor sin cubrir de un 13% en solo un ejercicio, una evolución que, al parecer, se dejará sentir especialmente en Polonia y Rumanía, países con un peso creciente en el mercado europeo de transporte de mercancías por carretera.

Concretamente, se espera que este año en el transporte polaco la escasez de estos profesionales aumente en 15 puntos porcentuales hasta alcanzar un 37%, mientras que en Rumanía se disparará hasta el 62%.

Además, la IRU enlaza este problema de falta de profesionales con el envejecimiento de un colectivo sin relevo a la vista, toda vez que la edad media de los chóferes en el Viejo Continente se coloca en los 45 años de edad.

Al tiempo, solo un 7% del total de conductores profesionales europeos tiene menos de 25 años de edad, cifra que refleja a las claras, según la organización empresarial internacional que hay mucho por hacer para acercar la profesión a la juventud.

La IRU cifra la escasez actual de conductores en España en el 20%, lo que significa que en la actualidad uno de cada cinco puestos está sin cubrir, en una tendencia similar a la que ya se da en otros países europeos como el Reino Unido, Alemania, Bélgica, Noruega y Rumanía.

Además, la falta de conductores en España subirá un 18% para este año, e incluso podría alcanzar hasta el 30% en el plazo de un año, a la vista del parón registrado en la contratación si no se toman medidas con carácter inmediato.

En busca de relevo generacional

La IRU apuesta por abrir la entrada al colectivo de conductores profesionales a jóvenes y mujeres apostando por la rebaja de la edad mínima para poder obtener permisos de conducir profesionales.

Se han analizado oferta y demanda para hacer estimaciones econométricas y predicciones sobre escenarios futuros. Entre los factores que restan atractivo a la profesión, destacan las diferencias salariales, las condiciones laborales, el tiempo que se pasa fuera de casa, la dificultad para la conciliación familiar o el elevado coste de entrada a la profesión.

La solución que se adopte debe tener en cuenta todas las dimensiones del problema y coordinar medidas que aporten soluciones salariales, de condiciones laborales y encaminadas a atraer a más estratos de la población, como jóvenes, mujeres y candidatos con un nivel educativo más alto.

Motivos del deterioro

Mucho se ha hablado sobre las causas de la escasez que, al fin y al cabo, se debe a una serie de motivos que actúan en conjunto.

En este sentido, las condiciones de trabajo se han ido degradando, según los sindicatos, al igual que los salarios, terreno en el que se mantienen grandes diferencias entre provincias que tampoco facilitan una solución para la escasez de profesionales.

De igual manera, el transporte de mercancías no tiene buena imagen en la sociedad. De manera transitoria, la crisis sanitaria ha servido para poner de relieve el importante papel que lleva a cabo un sector olvidado y castigado.

El sector no sabe hacer valer su capacidad como segmento de actividad con una tasa de paro baja si se compara con la que tienen otros segmentos, algo de especial interés para jóvenes que buscan un primer empleo, aunque el alto coste del carnet de conducir y de la capacitación dificultan el acceso a la profesión.

Por otro lado, el transporte también tiene que poner en valor la alta cualificación necesaria para conducir un camión, especialmente en algunos segmentos como el de transportes especiales o de mercancías peligrosas, así como la responsabilidad que implica llevar un vehículo cada vez más tecnológico y una carga de alto valor.

Como profesión esencial debe proporcionar niveles salariales y de conciliación acordes, algo que cada vez más empresas tienen en cuenta en unos procesos de selección en los que se ofrecen facilidades para la vuelta a casa, especialmente en el transporte internacional, o la posibilidad de desarrollar una carrera profesional, algo que muchos profesionales tienen muy en cuenta a la hora de elegir sus empleos. Un conductor joven convenientemente preparado comienza a ser un valor importante que la gran empresa comienza a preparar y retener.

Diagnóstico ligado a la tecnología

El presente liga cada vez mas esta profesión a un perfil tecnológico altamente desarrollado.

Un 44,69% de todos los contratos corresponde a personas mayores de 45 años de edad, mientras que otro 20,61% ha sido para ciudadanos extranjeros. Al mismo tiempo, solo un 10,5% de los contratos del colectivo han sido para jóvenes y un residual 1,86% para mujeres.

Por otra parte, en 2019 también se han registrado 9.529 contratos para 2.869 personas como conductores autónomos de camión. De manera similar al caso de los asalariados, un 26,44% de los contratos ha sido para mayores de 45 años y un 15,32% para jóvenes.

Por detrás quedan los trabajadores foráneos, con un 7,21%, y las mujeres, con un 4,7%.

La tendencias al alza de contrataciones en plena crisis refleja que sigue existiendo una demanda pujante de conductores de camión, buena parte del futuro del sector depende de la calidad del relevo, de su capacidad digital y de la necesidad de remunerar adecuadamente las nuevas cualidades exigibles al conductor profesional en el desarrollo de un transporte de calidad, difícilmente van a poder competir las cadenas de suministro del país en un marco globalizado, de alta incertidumbre y en un entorno de crisis sin esta evolución imprescindible.

Divulgación: Club Autoescuiela

El perfil tipo del conductor profesional que buscan las empresas de transporte


Un estudio oficial analiza las ofertas de empleo para conductores profesionales para dar con las competencias del perfil que buscan las empresas de transporte.

El Ministerio de Trabajo ha llevado a cabo un análisis de diversos perfiles profesionales y de las competencias que requieren las empresas para cubrir sus puestos de trabajo.

Entre estos puestos se encuentra el de conductor de camión, una categoría profesional que, según el análisis, ha visto cómo el pasado 2019 se interrumpía la tendencia al alza en la contratación que se habían mantenido desde 2013.

Así pues, el informe oficial dibuja un perfil en el que la mitad de los contratos que se ofertan son temporales y en el que solo una quinta parte de las ofertas con contratos temporales oferta la posibilidad de continuar en el puesto de trabajo.

De igual manera, el 54% de las ofertas de trabajo para conductores de camión mencionan el salario ofertado, de tal modo que de este porcentaje, el 52% se sitúa entre una y dos veces el salario mínimo interprofesional, mientras que un 18 % propone una remuneración según convenio.

Competencias específicas de las ofertas de trabajo para conductores

Adicionalmente, entre las competencias especificas para la mayor parte de las ofertas de conductor para el transporte de mercancías es frecuente que lleven asociado el reparto, la carga y descarga, lo que supone en algunas casos el manejo de carretilla elevadora.

En relación con los candidatos, el análisis de Trabajo refleja que se suele recalcar la disponibilidad del candidato para el transporte internacional, así como la actitud ante el trabajo, por lo que se insiste en capacidades personales como responsabilidad, adaptabilidad, aprendizaje continuo, comunicación, orientación al cliente y al logro de resultados.

En este mismo sentido, las empresas requieren personas comprometidas y responsables con la imagen de la marca, con buena presencia y puntualidad.

Además, valores como la polivalencia, flexibilidad, iniciativa y dinamismo vienen a completar el perfil requerido de los candidatos para una ocupación que presenta buenas perspectivas de empleo, a corto y medio plazo.

Sin embargo, el informe también destaca que no suele solicitarse una titulación o estudios determinados para estos empleos, aunque, en cambio, suele requerirse experiencia previa de manera expresa en el 70% de las ofertas, principalmente con entre uno y dos años de experiencia.

Por otra parte, cada vez mas se requiere que el conductor profesional tenga un saldo de puntos del carnet de conducir razonable, al menos en relación a los trayectos que le corresponda cubrir.

¿Qué opción le queda a la empresa si un vehículo con 25 Tm de carga útil al completo, queda inmovilizado a 400 Km de su destino o de su origen si un control detecta que el conductor ha perdido su saldo de puntos  y el vehículo queda inmovilizado?. De poco le valen 30 años de experiencia al conductor profesional y un saldo de puntos precario.

El art. 384 del código penal castiga al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa económica de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, formando parte del título del mencionado código dedicado a los delitos contra la seguridad colectiva.

Así pues, el permiso correspondiente en vigor, el certificado CAP y el ADR (en su caso) son requisitos esenciales, la experiencia dilatada con un saludable saldo de puntos del permiso de conducir son elementos fundamentales en el momento de realizar la selección del conductor en quién delegar la responsabilidad del vehículo de la empresa. En transporte internacional se valoran las nociones de inglés y las competencias digitales en cuanto a la gestión de la documentación digital, cada vez mas frecuente, y de los nuevos tacógrafos inteligentes de segunda generación, que también deberán equipar los vehículos ligeros a partir de Julio de 2026.

Divulgación: Club Autoescuela