Más de 1.159 personas se encuentran en prisión por delitos contra la seguridad vial


El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presentado el primer informe integral sobre delitos de seguridad vial y su incidencia en el ámbito penitenciario, que refleja que hay 4.542 personas privadas de libertad con algún tipo de delito relacionado con la seguridad vial (9% de la población penitenciaria). De ellos, 1.159 tenían como delito principal la seguridad vial (un 2,3% de las personas en prisión).

“El estudio nos devela que los delitos relacionados con la conducción de vehículos a motor llevan a prisión a un número cada vez más elevado de conductores. Tenemos que frenar esta tendencia, porque no debemos olvidar que, detrás de estas frías cifras hay personas con nombre y apellidos que en un momento dado incumplieron las normas y sufren las consecuencias ellos y sus familias”, ha señalado Grande-Marlaska.

El informe señala que el 97,3% de las personas en prisión son hombres, frente al 2,7% de mujeres. Así, la radiografía de este tipo delictivo determina que se trata de un varón con una edad media de 40 años (39,8), con condenas inferiores a tres años por conducir sin permiso o sin vigencia del mismo (54,4%), de forma temeraria (16,7%) y bajo influencia de bebidas o análogas (16,7%) y de nacionalidad española.

Además, 9 de cada 10 personas tienen condenas inferiores a tres años y la condena media se sitúa en los 667 días (1,8 años). En cuanto al ámbito geográfico, las provincias de residencia de los condenados más frecuentes son Madrid, Málaga, Sevilla, A Coruña y Pontevedra.

Homicidio imprudente

El informe recoge que de estos penados, 26 personas se encuentran en la cárcel por estar acusadas o condenadas por homicidio imprudente con vehículo a motor. Este delito representa el 0,7% del total de delitos por homicidio, el 20% de los homicidios imprudentes y el 2,4% del total de internos contra la seguridad vial. Es decir, uno de cada cinco homicidios imprudentes se produce con un vehículo a motor.

El perfil del homicida imprudente en prisión, según se desprende del estudio, es hombre de edad comprendida entre 26 y 60 años, con una condena media de 4 años y de nacionalidad española. El análisis del ámbito geográfico indica que los delitos se producen tanto en grandes zonas urbanas como en rurales, costeras o del interior de la península.

De los 26 condenados por homicidio imprudente con vehículo a motor, dos de los infractores acumulan 6 y 7 condenas relacionadas con la seguridad vial. Únicamente dos de las 26 personas son mujeres. Lo que vendría a determinar que 1 de cada 10 personas condenadas por este delito son hombres.

El ministro del Interior ha señalado que “quienes cometen infracciones que les conducen a prisión lo hacen porque incurren en un doble error”. “Por un lado, no perciben el riesgo de las imprudencias que cometen pese a que, como hemos visto, las consecuencias son gravísimas y muy costosas. Por otro lado, muestran una equivocada sensación de impunidad cuando, según nos muestran las estadísticas, el grado de represión de estas conductas lesivas es muy alto”, ha indicado.

Tratamiento en centros penitenciarios

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha explicado que desde el 2010 está implantado un programa de intervención que lleva por título ‘Universalización de la educación vial en los centros penitenciarios’. El objetivo del mismo es sensibilizar a los internos de la importancia que tiene el comportamiento cívico y respetuoso con las normas a la hora de ponerse ante un volante. Asimismo, facilita la preparación para la obtención del permiso de conducir, permisos profesionales o la recuperación de puntos. A lo largo de estos diez años, 1.675 internos e internas han sido aptos para sacarse el teórico del carnet de conducir de los 2.501 que se han presentado.

Con relación a los aptos del examen práctico, los datos se refieren al período 2010-2016 ya que en años posteriores no se desarrolló el programa. Durante esos seis años, un total de 494 han conseguido el permiso de conducir, 463 eran hombres y 31 mujeres. El informe concluye que el número de internos que aprueban el examen práctico de conducir supera al de los aprobados del examen teórico.

Penas y medidas alternativas a la prisión

El informe también analiza la incidencia de estos delitos sobre las penas y medidas alternativas, que no implican penas privativas de libertad sino que obligan a las personas, bien a realizar talleres o programas de reeducación conductual, bien tareas de utilidad pública con el fin de reparar el daño causado, son los conocidos trabajos en beneficio de la comunidad (TBC). En 2019 el número de mandamientos recibidos por los servicios de Gestión de Penas y Medidas Alternativas ascendió a 80.935, de los que un 30% responden a delitos contra la seguridad vial (24.487).

En cuanto a las tareas de utilidad pública, 10.683 personas realizaron trabajos en beneficio de la comunidad.

En resumen, en 2019 la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias gestionó la situación de alrededor de 30.000 personas condenadas por delitos contra la seguridad vial.

Nuevo modelo de seguridad vial para reducir los accidentes de tráfico


El Consejo de Ministros ha modificado de manera sustancial la legislación vial con el objetivo de reducir un 50 % el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico. Entre las medidas destacan que aumenta el número de puntos que se pierden por conducir con una mano en el móvil y se reduce la velocidad para circular dentro de las ciudades.

El Gobierno pretende “salvar vidas”, según ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la política de la Unión Europea (UE) y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lo que reforma el texto refundido de la Ley sobre Tráfico. 

La norma sanciona más los comportamientos de riesgo e impulsa los cursos de conducción segura que permitirán recuperar 2 puntos. En la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, Marlaska ha insistido en que es necesario modificar el carné con puntos “para mantener su eficacia”, dado que desde 2006 las distracciones son la principal causa de los accidentes.

Móvil al volante

Con estos cambios legislativos, conducir sujetando con la mano un móvil implica perder 6 puntos (antes eran 3). 

Casco y cinturón de seguridad

No hacer uso del cinturón, el casco o el sistema de retención infantil supone restar 4 puntos (antes se perdían 3). Además, es sancionable el mal uso de estos elementos (por ejemplo, llevar el casco o el cinturón de seguridad sin abrochar) porque las consecuencias negativas para la seguridad del conductor son las mismas.

Detectores de radares

Llevar en el vehículo mecanismos de detección de radares o cinemómetros ahora es una infracción grave que conlleva 500 euros de multa y la pérdida de tres puntos. Hasta ahora solo se sancionaba por su uso, pero ahora se multará por su mera tenencia porque muchos conductores los desactivaban ante un control de tráfico.

Velocidad en las ciudades

La velocidad del tráfico en las ciudades se limita entre 20 y 50 kilómetros por hora. El Reglamento General de Circulación fija la velocidad en 30 km/h en vías urbanas de un único carril por sentido de circulación, cifra que baja hasta 20 km/h en las que dispongan de plataforma única de calzada como las calles peatonales donde el pavimento es homogéneo sin diferenciar aceras. La velocidad puede elevarse a 50 km/h en calles o avenidas de dos o más carriles por sentido.

Estos límites no se aplicarán hasta pasados seis meses de la publicación en el Boletín Oficial del Estado, para que los ciudadanos los conozcan y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización.

Patinetes con certificado

La norma regula los llamados “vehículos de movilidad personal”, definidos como vehículos de una o más ruedas dotadas de una única plaza y propulsados por motores eléctricos con una velocidad máxima entre 6 y 25 km/h, esto es, los patinetes y similares. 

Así, tienen prohibido circular por las aceras y zonas peatonales. Tampoco podrán hacerlo por vías interurbanas, travesías, túneles urbanos, autopistas y autovías. Tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos.

Deberán disponer de un certificado de circulación que acredite que cumplen con los requisitos técnicos contemplados en el manual de características que se aprobará mediante resolución del Director General de Tráfico.

Esta definición excluye a los vehículos para personas con movilidad reducida.

Cuidado al adelantar

La reforma suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos. La supresión de esta medida, que ya había sido eliminada en el resto de países de la UE “refuerza el mensaje de que la maniobra de adelantamiento conlleva un riesgo de colisión frontal”, según Interior.

Recuperar los puntos

La reforma da la posibilidad de recuperar 2 puntos del carné por realizar los cursos de conducción segura certificados por la Dirección General de Tráfico. Una orden ministerial desarrollará sus requisitos y condiciones.

Para recuperar el saldo inicial de puntos, habrán de transcurrir dos años sin cometer infracciones, hasta ahora el periodo variaba en función de la gravedad de la infracción.

Sin copiar en el examen de conducir

Cometer fraude en los exámenes de conducir utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados se considera una infracción muy grave. La sanción será de 500 euros y penalización de 6 meses sin poder presentarse al examen.

Carné de moto

La nueva norma especifica los equipos de protección obligatorios que tienen que llevar los aspirantes en las pruebas de destreza y de circulación para la obtención de los permisos de moto.

Transportistas

Las empresas de transporte de personas y de mercancías tendrán acceso online al registro de conductores para que puedan conocer si el permiso de conducir de sus trabajadores está vigente o no. Solo se informará en rojo o verde según si está vigente o no.

La reforma del Reglamento General de Conductores rebaja a 18 años la edad exigible para poder conducir camiones. En cualquier caso, deberán aprobar el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) con 280 horas de formación.

En el caso de los autocares, se reduce a 18 años solo en el caso de transporte sin pasajeros y en un radio máximo de 50 kilómetros. Para el transporte de pasajeros será necesario tener al menos 21 años y el CAP con 280 horas de formación. 

Establece la posibilidad de que personas con problemas asociados al sistema locomotor puedan acceder a dichos permisos de conducción, tras una valoración individualizada.

Furgonetas

Se amplía de 3.500 kg a 4.250 kg el peso de las furgonetas que se pueden conducir en territorio nacional con el permiso B para el transporte de mercancías, solamente cuando el incremento de la masa se deba a los nuevos sistemas de propulsión.

¿Cuándo entrarán en vigor los cambios?

Por lo general, lo harán a partir del 2 de enero de 2021, aunque con algunas excepciones.

La modificación de las velocidades en zonas urbanas estarán vigentes a los seis meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas tengan tiempo para adaptar la señalización. 

La obligación de los patinetes de disponer de un certificado será de aplicación a los veinticuatro meses de la publicación del manual que detalle las características en el BOE. 

Difusión: Club Autoescuela