Usar la tarjeta de otro conductor es manipulación del tacógrafo y delito


La Audiencia Provincial de Tarragona ha desestimado el recurso presentado por los representantes legales de un conductor, contra el que se ha iniciado un procedimiento penal por falsificación en documento oficial al conducir utilizando la tarjeta del tacógrafo de otro conductor.

Los representantes legales de un conductor, contra el que se inició el año pasado un procedimiento penal por llevar insertada en el tacógrafo la tarjeta digital de otro conductor, presentaron un recurso ante la Audiencia Provincial de Tarragona solicitando el sobreseimiento libre y el archivo de la causa. La petición se basaba en que la conducción con la tarjeta de tacógrafo de otro conductor no supone una forma de manipulación o modificación de los datos, y, en segundo lugar, que el tacógrafo es un documento privado, no oficial o público, por lo que esta acción no tiene relevancia penal.

Sin embargo, los argumentos de la defensa no han sido aceptados por los magistrados de la Audiencia Provincial de Tarragona, que han desestimado el recurso, por lo que el procedimiento sigue adelante. Según consta en el auto de la Audiencia de Tarragona, de febrero de 2021, la desestimación del recurso se basa en la Sentencia 94/2020 de 15 de enero del Tribunal Supremo, con la que se fijó un criterio definitivo de interpretación frente a las sentencias contradictorias que hasta entonces habían emitido las Audiencias Provinciales sobre las denuncias por manipulación del tacógrafo y su consideración como delito.

Con la sentencia del Supremo de enero del año pasado se estableció que una de las modalidades de falsificación corresponde a los supuestos en los que “la formación de un documento parezca provenir de un autor diferente del efectivo (falta de autenticidad subjetiva o genuinidad)”, que es lo que ocurre cuando se conduce utilizando la tarjeta del tacógrafo de otro conductor.

Recordamos que el delito de falsedad documental se castiga con penas de entre seis meses y tres años de prisión y una multa económica de seis a doce meses. Además, la condena puede incluir una pena de inhabilitación especial que impida el ejercicio de las profesiones de transportista, de intermediario en la contratación de transportes o de gestor de transporte, ya que al tener antecedentes penales se puede perder la honorabilidad.

Difusión: Club Autoescuela

Alegaciones de sanciones del tacógrafo


La rigidez de la normativa de transportes supone que las sanciones no sean desconocidas para los profesionales del sector. Esto se ve acrecentado por el elemento de vigilancia que es el tacógrafo. Sin embargo, precisamente el aparato de control puede ser de gran ayuda a la hora de presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo, y de transporte en general.

Sanciones de tráfico y sanciones de transportes: diferencias y similitudes

En algunos casos, las sanciones de tráfico y las de transportes pueden confundirse. En caso de deberse a controles de carretera, la propuesta de sanción proviene de los mismos cuerpos del orden. Además, hay hechos sancionables parecidos, como es el caso de los excesos de velocidad, que también pueden ser sancionados por transportes por exceder el máximo marcado por el tacógrafo.

Sin embargo, no hay que olvidar que ambos tipos de sanciones provienen de normativa diferente. Por un lado, las sanciones de tráfico están recogidas en el Reglamento General de Conductores. Por su parte, las sanciones de transporte y en específico las del tacógrafo provienen de la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre.

De cara a las diferencias, la más conocida entre sanciones de tráfico y de transportes es la económica: las sanciones de transportes son mucho más cuantiosas que las habituales de tráfico. El baremo sancionador vinculado a la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre recoge sanciones de hasta 6.000€. Esta suma puede llegar a triplicarse para las empresas reincidentes.

Ambas categorías de sanción pueden tener graves consecuencias para la persona física o jurídica sancionada. Así, varias sanciones de tráfico acumuladas pueden suponer la retirada del permiso de conducción. De la misma forma, la reincidencia al cometer infracciones de transporte supone la pérdida del requisito de honorabilidad. Este hecho impediría a la empresa de transportes operar durante, al menos, 1 año.

Qué hacer tras una sanción de transportes

Además de estas diferencias y similitudes, existe otro parecido entre ambos tipos de infracciones: ambas sanciones pueden tener un descuento por pronto pago, o la opción de recurrirlas mediante la presentación de alegaciones.

Es habitual optar por el pronto pago para reducir el desembolso que supone la sanción, normalmente en un plazo de entre 10 y 15 días desde la notificación de la sanción. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pronto pago supone renunciar a posibles alegaciones. En este caso, todavía sería posible presentar un recurso judicial, pero este es más costoso, tanto económicamente como por el proceso en sí.

Alegaciones de sanciones del tacógrafo

Vemos, pues, que existe la posibilidad de presentar alegaciones. Sin embargo, el proceso es muy específico, y la ventana temporal para hacerlo es limitada. Es importante que la empresa de transporte sancionada empiece el proceso de alegación lo antes posible, y que lo haga con un pleno conocimiento de la información recogida por su tacógrafo para asegurar que la alegación llegue a buen puerto.

Proceso de las alegaciones de sanciones de tacógrafo

El proceso para presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo en particular, y de transportes en general, tiene unas fases y tiempos muy marcados. Son los siguientes:

  • Inicio del expediente sancionador. Comienza el proceso de la sanción, motivado por una posible infracción de la empresa de transporte e identificado por inspección o por un control de carretera.
  • Notificación del inicio del proceso sancionador y de la sanción propuesta. Existe la creencia popular de que, si no se recibe la notificación, es posible evitar el pago de la sanción. Esto no es cierto, ya que pasado cierto plazo, las propuestas de sanción son publicadas en el BOE y consideradas notificadas. Esto juega en contra de la empresa, ya que puede suponerle agotar el plazo para presentar alegaciones.
  • Presentación de alegaciones. Este es el momento clave para la empresa sancionada. Las alegaciones pueden deberse tanto a cuestiones de forma (datos incorrectos en la propuesta de sanción), que la sanción sea injusta, etc. Mediante la presentación de un escrito de alegación que vaya acompañado de las pruebas pertinentes, la empresa puede esquivar la sanción con facilidad.
  • Resolución definitiva. Se decide si efectivamente habrá sanción o las alegaciones han sido aceptadas.
  • Notificación definitiva, pago por parte del sancionado, inicio del proceso de recurso contra la administración. Llegados a este punto, habrá que recurrir la sanción por vía legal.

¿Cómo saber si corresponde hacer alegaciones de sanciones del tacógrafo?

De cara a presenciar alegaciones de sanciones del tacógrafo, el análisis de la información del aparato de control es esencial. Por eso es importante contar con un servicio de gestión y análisis del tacógrafo, preferentemente que incluya asesoramiento en caso de sanciones. De esta forma, personal experto en la materia podrá ayudarnos a presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo injustas. Esto supone no sólo un importante ahorro para la empresa, sino que además garantiza poder seguir operando, sin miedo a posibles pérdidas de la honorabilidad u otras sanciones.

La protección contra sanciones injustas será total si, además, el servicio vigila la publicación de sanciones en el BOE. De esta forma nos aseguraremos de no agotar plazos en ningún caso, y poder presentar alegaciones de sanciones del tacógrafo con seguridad.

Roadpol, la red de cuerpos de seguridad de tráfico europea, efectúa de forma bianual su campaña Truck & Bus, en la que también participa la Guardia Civil. Esta acción tiene por objetivo reforzar la vigilancia de los vehículos profesionales, así como estimar las infracciones más frecuentes.

Todos los años, las sanciones más habituales son debidas a tiempos de conducción y al tacógrafo, con gran protagonismo también para las sanciones administrativas (vigencia de permisos y certificados). En todos estos casos, el tacógrafo juega un importante papel en el proceso sancionador. Por tanto, es importante conocer sus registros no sólo para evitar sanciones, sino para tener la posibilidad de recurrirlas.

Divulgación: Club Autoescuela

Interpretación de ficheros del tacógrafo digital


Al hacer las descargas obligatorias del tacógrafo y la tarjeta de conductor, seguro que alguna vez te has fijado los archivos resultantes. A simple vista, son unos archivos con un conjunto de letras y números que no significan nada y que no se pueden abrir, pero en realidad la interpretación de estos ficheros es fácil. Sus nombres cumplen con una estructura específica que pide la administración y no son esos por casualidad.

Es importante saber identificar los ficheros para, en caso de inspección, presentar sólo lo que nos han pedido. A continuación, te explicamos cómo distinguirlos, interpretar qué información contiene cada fichero, y distinguir los ficheros de tacógrafos españoles de los del resto de Europa.

Interpretación de ficheros de tacógrafo digital del vehículo

Los ficheros de vehículo extraídos del tacógrafo digital en España tendrán siempre esta estructura:

V_MMMMMMM_PPP_YYYYMMDD_HHmm.TGD

  • V. Este primer dígito identifica si el fichero es de vehículo o de conductor. Los ficheros de vehículo empiezan siempre con la letra V.
  • MMMMMMM. La matrícula del vehículo.
  • PPP. Código de identificación de país, asignado por la Unión Europea en el Reglamento CEE 3821/85, apartado 2.71. En el caso de España, será E.
  • YYYYMMDD_HHmm. Esta es la información de la fecha y hora en la que se descargó el fichero. Los dígitos corresponden a:
    • YYYY. Año.
    • MM. Mes.
    • DD. Día.
    • HH. Hora, en formato 24 horas.
    • mm. Minutos.
  • TGD. Esta es la extensión del fichero. Será la misma para todos los ficheros de tacógrafos españoles, tanto de vehículo como de conductor.

Ficheros de vehículos extranjeros

Los nombres de los ficheros cambian un poco en función del país de matriculación del vehículo. A saber:

  • Los ficheros de vehículos franceses tienen una extensión diferente en función de si son de conductor o de vehículo. En el caso de los ficheros de vehículo, la extensión es V1B. Además, el código de país (que, en este caso, será F) va delante de la matrícula. La hora a la que se descargó el fichero no aparece en el nombre de archivo:

PPPMMMMMYYYYMMDD.V1B

  • Los ficheros del resto de países de la Comunidad Europea, con extensión DDD, distinguen el fichero de vehículo con una M, en lugar de con una V. También cambia el orden de los valores, e incluyen el número de bastidor del vehículo:

M_YYYYMMDD_HHmm_MMMMMMM_BBBBBBBBBBBBBBBBB.DDD

Interpretación de ficheros de tacógrafo digital del conductor

La estructura de los ficheros de conductor, procedentes de la descarga de la tarjeta, es la siguiente:

C_NNNNNNNNNNNNNNNN_PPP_YYYYMMDD_HHmm.TGD

  • C. El primer dígito identifica si el fichero es de vehículo o de conductor. Los ficheros de conductor empiezan con la letra C.
  • NNNNNNNNNNNNNNNN. Este número de 16 dígitos es el identificador de la tarjeta de conductor. Para conductores españoles, los 13 primeros dígitos serán la letra E y su DNI ó NIE.
  • PPP. El código de identificación de país, asignado en el Reglamento CEE 3821/85, apartado 2.71. En el caso de España, es E.
  • YYYYMMDD_HHmmFecha y hora en la que se ha descargado el fichero. El desglose es:
    • YYYY. Año.
    • MM. Mes.
    • DD. Día.
    • HH. Hora, en formato 24 horas.
    • hh. Minutos.
  • TGD. Extensión del fichero. Es la misma para archivos de vehículo y de conductor.

Ficheros de conductor extranjeros

Con los ficheros de conductores de nacionalidad diferente a la española, ocurre como con los ficheros de vehículo:

  • Ficheros de conductor franceses. La extensión, diferente para ficheros de vehículo y de conductor, en este caso es C1B. Además, el código de país (que, en el caso de Francia, es F) va delante del número de tarjeta de conductor.

PPPNNNNNNNNNNNNNNNNYYYYMMDD.C1B

  • Ficheros de conductor del resto de la Comunidad Europea. Igual que para los ficheros de vehículo, la extensión es DDD. En este caso, cambia el orden de los valores e incluye la inicial y apellidos del conductor, además del número de tarjeta. La hora a la que se descargó el fichero no aparece en el nombre de archivo:

C_YYYYMMDD_HHmm_I_AAAAAAAAAAAA_NNNNNNNNNNNNNNNN.DDD

Leer el contenido de los ficheros del tacógrafo digital

Al hablar de “interpretar” los ficheros del tacógrafo digital nos referimos, tanto a identificar cada fichero, como a leer la información que contiene. Lo primero es fácil, pero lo segundo es un poco más complicado.

El software necesario para interpretar los ficheros del tacógrafo digital no es de dominio público. Los desarrolladores de este tipo de programas cobran licencias por su uso. Estas licencias tienen un tiempo de validez determinado, normalmente de un año. De esta forma, cuando se agota este plazo, hay que pagar de nuevo para activarlos. Y, en el supuesto de que no haga falta renovar, la trampa estará en las actualizaciones, que dejaremos de recibir al cabo del tiempo. Esto hará que el programa quede obsoleto rápidamente y nos veremos obligados a pagar de nuevo.

Este modelo supone un problema, ya que el nuevo aparato de control se propuso como una mejor forma de gestionar los datos. Sin embargo, sin una forma de interpretar los ficheros del tacógrafo digital, estos sólo ocupan espacio de almacenamiento en el ordenador.

Divulgación: Club Autoescuela